A nivel estatal, también existe un incremento del gasto, de 1999 hasta 2011 en 97%, aun así, los delitos del fuero común siguieron creciendo casi 100%, indicó una investigación de Fundación Ethos.

 

De 2001 a 2013, el presupuesto de México en materia de seguridad aumentó 200%; es decir, de 73,000 a 219,000 millones de pesos (mdp).

El 87% se concentró en gasto corriente y se privilegió la persecución del delito sobre la prevención, pero se desconoce para qué se usó el 18% del total en aquel gasto, de acuerdo con el estudio Gasto Inteligente en Seguridad, Diagnóstico y Propuestas, de Ethos.

PUBLICIDAD

Sólo a nivel federal, en 2013 el gasto fue de 230,000 mdp, constituyendo el 77% del total del gasto en seguridad, pero sólo el 7% de los delitos en el país son del fuero federal, indicó Ethos.

A nivel estatal, también existe un incremento del gasto, de 1999 hasta 2011 en 97%, aun así, los delitos del fuero común siguieron creciendo casi 100%, indicó Dalia Toledo, coordinadora de la investigación.

 

Datos incongruentes y complejos

La especialista indicó que, en términos de transparencia y rendición de cuentas, las fuentes del SNSP y el Inegi son oportunas, pero incompletas debido a que no se tienen programadas actualizaciones. Y son incongruentes porque se publican cifras diferentes tanto del SESNSP como del Inegi.

“Aunado a esto, identificamos que no existen lineamientos básicos para asegurar que todos los estados tengan los mismos procesos de recolección de información, y que derive en cifras mucho más reales del fenómeno delictivo”.

A nivel federal, si bien son completas las bases de datos de cuenta pública, existen algunas contradicciones y su análisis es complejo. Un ciudadano común no puede hacer un análisis de la cuenta pública para saber cuánto se está gastando en seguridad y cuánto dinero se está destinando a otros rubros, señaló Liliana Alvarado, supervisora del proyecto.

A nivel estatal, existen problemas que se agudizan más. No todos los estados hacen al mismo grado de desagregación en gasto público, tampoco existen periodos definidos de actualización. Finalmente uno de los hallazgos a nivel estatal es que existe mucha opacidad en términos del manejo de los fondos a estados y municipios, el FASP y el SUBSEMUN.

“La informalidad, la opacidad y la corrupción son primas hermanas de la violencia y la inseguridad. Es la red perfecta para las bandas criminales”, dijo por su parte José Luis Chicoma, director general de Ethos.

Uno de los peores estados con el desempeño del gasto es Michoacán, mientras que el mejor es Querétaro, según el último informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Ethos propone impulsar la descentralización del gasto en seguridad, mayor transparencia en el ejercicio de los recursos, destinar mayores recursos al fortalecimiento de los Ministerios Públicos, e impulsar políticas de prevención al delito.

“Cuando hablamos de prevención al delito nos referimos a políticas relacionadas con la salud, la educación, recuperación de espacios, policía de proximidad. Son políticas que atienden de una u otra manera el tejido social de desarrollo de las comunidades para prevenir el delito”, dijo Liliana Alvarado a Forbes México.

 

Siguientes artículos

600,000 contribuyentes deben aclarar depósitos bancarios: SAT
Por

¿Recibiste una carta invitación del SAT para acreditar la procedencia de depósitos en tus cuentas bancarias?, el plazo p...