Por Clement Thibault | Investing.com

El precio de las acciones de General Electric (NYSE:GE) lleva en una histórica caída libre trascendental más de un año, pues el en su día todopoderoso conglomerado internacional sigue viendo cómo se desmorona su negocio.

GE Daily

La que fuera una vez venerada por sus extensas líneas de negocio y exigentes prácticas de gestión, GE se ha visto últimamente envuelta en una gran agitación. Casi la totalidad de sus altos ejecutivos han dimitido durante el último año y medio, incluido el CEO Jeff Immelt que se fue en agosto de 2017, el director financiero Jeff Bornstein que partió en octubre de 2017 y el máximo ejecutivo internacional John Rice que se marchó de la empresa en diciembre de 2017. A medida que la compañía y sus acciones se desplomaban, las divisiones, incluida GE Capital, se vendieron para contener parte del desastre y su hasta entonces fiable dividendo se vio recortado a la mitad por segunda vez desde la Gran Depresión.

El veterano conglomerado experimentó una lenta recuperación de la crisis de 2008. Nunca consiguió recuperar sus máximos previos a la crisis (42 dólares). De hecho, GE tardó siete años en volver a su umbral de 30 dólares. A partir de ahí, en el espacio de medio año, las ganancias de la compañía después de la crisis se evaporaron. General Electric ahora cotiza a unos tristes 13.30 dólares al cierre del viernes, y podría seguir bajando.

PUBLICIDAD

 

¿Días contados como un componente del Dow 30?

Los últimos fundamentos de la empresa nos hacen preguntarnos: ¿es el momento de que el Dow Jones de Industriales saque a General Electric del índice? Después de todo, el tan consultado Dow, creado por Charles Dow en 1896, pretende ser una representación del poder de la economía de Estados Unidos. Se compone de 30 empresas de megacapitalización bursátil que operan en el NYSE o el NASDAQ.

Para poder responder a la pregunta anterior, es importante entender cómo funciona el índice. El Dow se mueve en función del precio, lo que significa que cuanto más caras sean las acciones de una empresa, más afectará al precio del índice en general. Boeing (NYSE:BA), actualmente la más cara del Dow, cotiza a 357 dólares por acción y representa el 9.8% del índice. GE, la más barata en poco más de 13 dólares, tiene un peso de apenas el 0.36%. En comparación, la siguiente más barata es Pfizer (NYSE:PFE), que opera actualmente a 36 dólares por acción; con un peso del 1.0%. GE tendría que subir nada menos que un 176% sólo para dejar de ser la empresa más barata del índice. Ahora mismo eso parece totalmente imposible.

El Comité que administra el Dow tiene como objetivo mantener el equilibrio del índice. En el pasado ya dijeron que una proporción de 10:1 entre las acciones más y menos costosas seria lo óptimo. Ahora mismo, la relación de precio entre Boeing y GE es un poco más amplia, 27.5:1 —muy por encima de la relación máxima fijada por la Comisión del Dow.

La última gran restructuración del Dow ocurrió en 2013, cuando la comisión del Dow se deshizo de Bank of America (NYSE:BAC), Hewlett-Packard (NYSE:HPQ) y Alcoa (NYSE:AA), reemplazándolos con Goldman Sachs (NYSE:GS), Visa (NYSE:V) y Nike (NYSE:NKE).

En ese momento, la comisión dijo que los cambios “fueron motivados por el bajo precio de las acciones de las tres empresas”. Cuando abandonó el Dow, BAC estaba en 14 dólares por acción, HPQ en 22 dólares, y Alcoa en 8 dólares. La restructuración del Dow tenía sentido en ese momento desde luego.

Teniendo en cuenta la cotización actual de 13 dólares por acción de GE, y su escasa ponderación de apenas 0.36%, hay un precedente histórico para retirarlo del Dow.

Sin embargo, las cosas no son siempre tan sencillas. General Electric es el único miembro original que queda del primer índice del Dow (que tenía sólo 12 componentes en aquel momento). Podría decirse que la empresa y el índice tienen una historia. Es posible que la comisión del Dow no quiera deshacerse de ella tan fácilmente.

Además, muchos en Estados Unidos consideran GE un símbolo de las grandes empresas nacionales del siglo XX. Retirar el Dow sería un gran golpe para los estadounidenses nostálgicos que desearían regresar a la época del dominio manufacturero de la nación.

La comisión del Dow podría preferir mantener a GE como miembro honorario del Dow con la esperanza de días mejores. Al fin y al cabo tiene un impacto casi nulo en el precio del índice así que ¿por qué quitarlo? Podría ser más sencillo dejarlo cómo está.

Por desgracia, parece que la eliminación de General Electric del Dow podría ser inevitable, sobre todo porque muchos creen que GE ni siquiera ha tocado fondo. No se descarta en absoluto otro recorte de dividendos —algunos incluso lo están esperando, como los analistas de JP Morgan (NYSE:JPM).

 

6 posibles reemplazos

Si GE se queda realmente fuera del Dow, ¿cuáles son los probables sustitutos?

Amazon (NASDAQ:AMZN) y Alphabet (NASDAQ:GOOGL), los números dos y tres entre los más cotizados en Estados Unidos serían los candidatos ideales, pero no es probable que se incorpore al Dow ninguna empresa con un precio por acción más alto que el de Boeing. En más de 1,700 dólares por acción, en el caso de Amazon y 1,150 dólares en el de Google, sería necesaria una gran división de acciones para que se considerara su incorporación.

Facebook (NASDAQ:FB), otra de las mayores empresas del mundo, parece ser buena candidata con sus 195 dólares por acción. Sin embargo, la compañía salió a bolsa hace no mucho según los criterios del Dow (2012), y el Dow a menudo es más conservador a la hora de elegir a quién incluir en el índice.

Wells Fargo (NYSE:WFC) e Intel (NASDAQ:INTC) podrían ser buenos candidatos, con una capitalización de mercado de cerca de 300,000 millones de dólares cada una, pero ambas empresas rondan los 55 dólares, lo que no es suficiente para marcar una diferencia en el reequilibrio del Dow. Las posibilidades de MasterCard (NYSE:MA), con una capitalización de mercado de 208,000 millones de dólares, y un precio de 200 dólares por acción, probablemente se han visto perjudicadas por la incorporación de Visa hace cinco años. Añadirlo lastraría los esfuerzos de diversificación del Dow.

Como el Dow es realmente bastante diverso —con representantes de casi todos los sectores incluyendo el sector industrial (Caterpillar (NYSE:CAT), 3M (NYSE:MMM)), el tecnológico (Apple (NASDAQ:AAPL), IBM (NYSE:IBM)), el de consumo (McDonald’s (NYSE:MCD), Walmart (NYSE:WMT)) y el de petróleo y gas (Exxon (NYSE:XOM), Chevron (NYSE:CVX)) entre otros—, creemos que los dos mejores candidatos al día de hoy son NVIDIA (NASDAQ:NVDA) o Adobe (NASDAQ:ADBE).

Adobe:Nvidia Daily

Ambas son empresas crecientes en buen estado con importantes capitalizaciones de mercado (160,000 millones de dólares en el caso de NVIDIA, 124,000 millones de dólares en el de Adobe). Ambos pertenecen al sector actualmente más fuerte y más influyente de los mercados bursátiles: el tecnológico. Además, ambos tienen un precio perfecto para el Dow: 265 dólares por acción NVIDIA, y 251 dólares por acción Adobe.

El único problema: ambas empresas han subido considerablemente los últimos años y la volatilidad podría asustar a la comisión del Dow. Sin embargo, como ambas muestran unos fuertes fundamentos y son igualmente representativas de la economía estadounidense actual, una de ellas podría ganarse fácilmente un sitio en el Dow.

 

Siguientes artículos

bmv-bolsa
BMV y Wall Street caen por disputas comerciales entre China y EU
Por

El referencial índice accionario S&P/BMV IPC bajaba un 1.13% a 46,408.79 puntos.