Gene Simmons, el “demonio” de la lengua larga es mucho más que un roquero excéntrico fundador de uno de los grupos más exitosos. Es todo un empresario y un self-made-man que hoy tiene la mirada puesta en México, para inundarlo con productos Kiss.

 

Por Iván Iglesias

 

PUBLICIDAD

El “demonio” de dos metros de estatura, el roquero de la lengua larga (poco más de 13 centímetros), el que escupe fuego y sangre en el escenario, el que toca un bajo en forma de hacha (fabricado especialmente para él) y el genio de los negocios dentro de la industria musical y fuera de ella…

Él es Gene Simmons, un emprendedor que lo mismo vende su imagen, da conferencias sobre estrategias de negocios y consolida la fortuna del grupo Kiss en el mundo, es también el encargado de cerrar tratos con poco menos de 3,000 licencias de productos Kiss comercializados alrededor del mundo. ¿Un genio de los negocios o un roquero con una intuición de oro?

Hoy, este empresario ha puesto su vista y recursos en México. Para ello se alista una campaña publicitaria en anuncios exteriores y de televisión –que implicarán una inversión promedio de 3 millones de dólares (mdd)–, piensa estar presente en tres vertientes: Gene Simmons sin maquillaje, Gene Simmons con maquillaje y toda la parafernalia de Kiss. Además  sostiene negociaciones con diferentes marcas de consumo para ser su embajador y hacer endorsement en sectores tan dispares como la tecnología, los productos Hello Kitty (para combinarlos con la imagen de Kiss) en puntos de venta dentro de Walmart y Suburbia, así como impulsar una serie de televisión mexicana.

 

─ ¿México le interesa a Gene Simmons?

Quiero hacer muchas cosas. México es un gigante dormido. Tiene una enorme población. Las oportunidades son enormes y quizá gracias a Big Bang (la empresa encargada de linquear a Gene con marcas y empresas nacionales) pueda hacer una gran campaña para establecer contacto con grandes compañías.

 

Tú has hecho de todo… Has demostrado ser un genio de los negocios dentro de la industria del rock. ¿Sabes por qué?

Ser un genio es una palabra muy grande. No soy un genio. Trabajo duro y ese es el gran secreto: mientras más duro trabajes, más afortunado serás en los negocios.

 

Primero los negocios

 

Desde 1973, cuando Kiss empezaba en Nueva York, Gene se dio cuenta de que sus discos se vendían y la gente pagaba por las entradas para sus shows. Así, Gene supo que ese era un gran negocio y de inmediato patentó la marca KISS. Gracias a esto, hoy en día cuenta con casi 3,000 artículos registrados que van desde condones, gorras y figuras, hasta ataúdes marca KISS.

 

Cómo te consideras: ¿un músico de rock, un empresario o un vendedor?

Tienes que ser todo ello, porque esta cosa llamada música siempre ha sido (y siempre deberá ser considerada) el ‘negocio de la música’. También es entretenimiento, pero tú quieres que te paguen por ello. Esto no es caridad, es un negocio.

A sus casi 64 años, Gene Simmons y su grupo (cofundado con el cantante y guitarrista Paul Stanley) han vendido más de 100 millones de CD’s y DVD’s en todo el mundo, siguen haciendo conciertos con llenos totales y rompiendo records de ventas impuestos por Elvis y The Beatles. Aunado a esto, personalmente, tiene tratos comerciales con 350 marcas en el mundo (Visa, Dr. Pepper, Nike, Guitar Hero, Mille Light y el Servicio Postal de Estados Unidos); en 2009, la revista Billboard lo llamó “el hombre de los 500 mdd”.

 

─ ¿Quién te enseñó a hacer negocios?

Me enseñé a mí mismo. Me di cuenta que toda la información es gratis, ya que puedes estar en línea y enseñarte a ti mismo (ser tu propio maestro). En los negocios se dice que tú manejas tu propia responsabilidad de ser educado (estás bajo tu propia tutela). Por ejemplo, si yo voy a vivir en México me aseguraré de aprender a hablar español lo más rápido posible, porque mientras más pronto sepa la lengua local, más dinero haré.

 

Siempre estás vendiendo algo… ¿Tú nunca te detienes, verdad?

No. Yo no trabajo de manera normal, como por ejemplo lo hace la gente que extrae carbón de las minas o las personas que recolectan la basura todos los días. Esas personas realmente trabajan duro todos los días. Pero, realmente, a ellos no les gustan lo que hacen; a mí me encanta lo que hago. Así que, para mí, no es un trabajo.

 

Amor… al dinero

 

Sus respuestas son el punto de vista de alguien considerado como uno de los gurús de los negocios y la mercadotecnia en Estados Unidos; de un personaje que acude a dar conferencias empresariales alrededor del mundo a razón de 100,000 dólares la plática. Sin embargo, el éxito lo toma como algo sin importancia.

Sin embargo, Gene Simmons presume que nunca ha tenido un verdadero fracaso comercial en su vida. “Soy socio de Stronach Group, la mayor compañía manejadora de carreras de caballos en Estados Unidos.  Soy socio de Cool Springs Life. También soy socio de Rock & Brews, una cadena de restaurantes en Tokio, Maui, Los Ángeles. Y de muchos negocios más”.

 kiss_bateria1

Abriste también un Rock & Brews en Los Cabos…

Es un restaurante diferente porque parte de la comida es local, hay platillos picantes, pero también tiene 100 marcas diferentes de cerveza. Es un lugar familiar ya que hasta puedes llevar a tu perro.

No cabe duda. Si algo lo caracteriza es no ser un businessman convencional. Por cierto, también la familia Simmons protagonizó el reality show, “Family Jewels”, por nueve temporadas que fue visto en 84 países.

 

Tú no eres una persona muy modesta al hablar de ti mismo y lo que has logrado en la vida… ¿eres un modelo a seguir para tu familia?

Un buen consejo para todos es que tú seas tratado de la manera en la que lo demandes y quieras ser tratado.

 

Desde tú perspectiva, ¿qué pasa actualmente en una industria que tiene pérdidas millonarias en la venta de CD’s?

“Nunca habrá otros Beatles o Elvis porque no existe ya la industria del disco. Pero, también, algo le pasa al rock en general. Piensa en lo siguiente: desde 1958 hasta 1983 (25 años), si nombrara a cien superestrellas de ese periodo de tiempo, podría mencionar a The Beatles, Elvis, The Stones, Jimmy Hendrix, Los Tigres del Norte… pero de 1983 hasta hoy no hay ningún superestrella que haya surgido en ese periodo de tiempo”.

 

Las nuevas bandas quieren ser como The Beatles o Kiss, pero no es posible…

Eso ocurre porque dejamos que los chicos sigan descargando música gratis. Si dejas que entre un zorro al gallinero, no te sorprendas que después no haya más gallinas y huevos. Cuando permites que los jóvenes bajen música gratis y sin medida, estás matando a la industria del disco.

Con estas respuestas lapidarias, Gene Simmons nos deja ver de manera un tanto críptica que tener una estrategia empresarial en el management de la industria del rock es algo esencial para sobrevivir. Ya lo dijo alguna vez a Money Maker: “Cuando Elvis Presley murió, el más grande icono de toda la industria del rock, su patrimonio completo valía 3.5 mdd. Él debería haber valido cien veces esa cantidad.

 

¿Pero entonces qué piensas de otros roqueros que dicen que lo suyo es sólo hacer música, no negocios?

Que están mintiendo, porque eso suena bien, a que eres un artista, pero ellos nunca fueron a una escuela musical; si les pides que escriban una canción en una hoja pautada, no lo pueden hacer. Todo mundo busca lo mismo: que nos paguen y hacer dinero. Si hay alguna banda que no quiera todo el dinero que está haciendo, no hay problema. Envíenme todo el dinero que no quieran.

Al final, algo queda claro: Gene Simmons no es el “demonio” que me imaginaba cuando era niño. Es un tipo que sabe hacer negocios a su muy particular manera.

 

Gracias por tu tiempo Gene…

Gracias a ti y espero verme en la portada de Forbes México. Yo pertenezco a la portada. Otros hombres de negocios son aburridos. ¡Yo, soy fascinante!

 

Siguientes artículos

La pasión por México que llegó de Italia
Por

Nicola Rustichelli volcó su pasión por los viajes y los paisajes que encuentra en ellos en su página Webcams de México....