La industria de salud y bienestar en México enfrenta grandes retos como el sedentarismo y malos hábitos alimenticios entre la población;  sin embargo, es un sector que cada año genera  en promedio 1,479 millones de dólares en el país.

 

 

Sólo 2.5% de la población acude a un gimnasio en México. Pese a ello, el número de estos establecimientos se incrementó 300% de 2010 a 2012.

PUBLICIDAD

Este nicho de negocio es una oportunidad ante un mercado cuyo valor alcanza 1,479 millones de dólares; sin embargo, que haya 48.6 millones que padecen obesidad y sobrepeso no sólo implica un mercado con potencial, sino también un reto cultural.

Un informe de International Health Racquet & Sportsclub Association (HIRSA, por sus siglas en inglés) revela que en México el número de gimnasios pasó de 2,200 en 2010 a 7,826 en 2012, cifra que va en aumento y que este año podría crecer 40%.

José Antonio Mársico, director general de Mercado Fitness México, cuenta a Forbes México: “En los últimos años, la industria de fitness ha crecido vertiginosamente, ya que marcas internacionales y pequeñas firmas han entrado al mercado, a través de franquicias y establecimientos. Hoy estamos viendo una expansión que se refleja en la nueva apertura de clubes y gimnasios.”

Para el directivo, la tendencia es positiva, pues cada vez son más los mexicanos que están incorporando un estilo de vida saludable a su rutina diaria, ya sea por cuidar su aspecto físico o por enfermedades derivadas del estrés laboral u obesidad, y aun cuando sólo 2.7 millones de mexicanos asisten a  algún gimnasio, el país se ubica como el segundo mayor en América Latina, sólo por debajo de Brasil.

No obstante, el reto persiste, pues la penetración en el mercado (2.5%)  sigue siendo muy baja, en contraste con otros países de América Latina, como Brasil y Argentina, donde el nivel de penetración alcanza 6 y 7%, respectivamente.

 

El imperio de los gimnasios  

El directivo expone que en los últimos cuatro años se ha observado un fortalecimiento del mercado, apoyado en las grandes cadenas, que han incrementado el número de sucursales al interior de la República Mexicana, pero sobre todo en la tendencia que se ha visto en los gimnasios que van dirigidos al segmento de medio y bajo costo.

A nivel macroeconómico, la acelerada expansión de la industria se sustenta en el crecimiento de las clases medias y la necesidad de los trabajadores de mantenerse activos.

Hasta hace unos años, Sports World y Sport City eran las dos cadenas que dominaban la industria de México, las cuales estaban enfocadas en la población con un nivel adquisitivo mayor al promedio.

Sin embargo, desde la llegada en 2010 de los gimnasios de bajo costo y dirigidos a toda clase de bolsillos, la industria se ha fortalecido.

Por tamaño, Sports World encabeza la lista como la mayor cadena de gimnasios en México, además de ser la única en América Latina que es pública y cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

En la actualidad, esta firma cuenta con 40 clubes en operación y hace unos días realizó la apertura de su más reciente unidad en la Ciudad de México, con una inversión de 40 millones de pesos y que contribuirá a la generación de más de 50 empleos directos, según información proporcionada por la empresa en un comunicado a la BMV.

Sport City comenzó con 10 clubes y ahora cuenta con 39, igual número de  establecimientos con que cuenta la cadena Snap Fitness.

Asimismo, Mársico detalla que en el segmento de los gimnasios de bajo costo destaca la expansión de Smart Fit, con 26 establecimientos y mensualidades desde 399 pesos; Anytime Fitness, con 25 unidades y que da servicio las 24 horas del día los 365 días del año por una tarifa de entre 700 y 800 pesos; Zona Fitness, con 10 establecimientos, y Sportium, con nueve.

Además, la lista se complementa con Energy, que ha inaugurado nueve clubes; Exersite, cuatro; Gold’s Gym, uno, y Hard Candy, uno también, en tanto que el modelo de franquicia adoptado por Curves le ha permitido inaugurar 81 gimnasios en México.

 

Millennials, generación clave

José Antonio Mársico revela que la generación Y ha representado un mercado fundamental para el crecimiento de la industria del fitness en México, ya que una de las principales preocupaciones de los millennials es verse bien.

Muchos de los gimnasios han rediseñado sus instalaciones y renovado sus actividades, con el propósito de atender las necesidades de sus clientes, que comparten sus experiencias con el uso de aplicaciones para teléfonos y dispositivos móviles, que miden el rendimiento físico como Nike+ Running, Moves, Cardio Trainer, Runtastic, entre otras.

César Hoyos Márquez, quien trabaja en AdQuem, consultoría especializada en servicios de TI, comenta en entrevista que la primera vez que acudió a un gimnasio fue a los 16 años por cuestiones de salud.

A sus 26 años, este miembro de la generación Millennial mantiene un estilo de vida saludable a base de una alimentación balanceada y entrenamiento físico en un gimnasio ubicado en pleno corazón de la Ciudad de México, lo que le ha permitido controlar el estrés laboral y llevar una vida más competitiva a nivel personal y familiar.

“Para mí, el aspecto físico es importante, ya que me da seguridad, autoestima y motivación, pero también son fundamentales los beneficios que me brinda a la salud. Cuando mis alimentos no son los más nutritivos, no me siento cómodo con las actividades que realizo fuera del gimnasio; por eso trato de mantener ese equilibrio entre ejercicio y alimentación.”

Otro de los aspectos por los que los millennials han reinventado las rutinas de ejercicios y las han fusionado con otras modalidades como el SoulCycle y el CrossFit, son los beneficios que les aportan no sólo a su salud sino a su estado de ánimo, principal señal de bienestar.

Al respecto, Hoyos Márquez asegura: “Creo que las profesiones de la generación de la que soy parte nos mantienen con altos niveles de estrés. Por eso lo que más me gusta cuando salgo del gimnasio es sentir mi mente despejada y mi cuerpo relajado.”

El ingeniero egresado del Instituto Politécnico Nacional (IPN) asegura que en promedio invierte 1,500 pesos mensuales entre gimnasio y suplementos alimenticios, que utiliza para ejercitarse durante casi dos horas por cinco días a la semana.

Mársico declara que las cadenas deben poner especial atención a las demandas de los millennials, pues en un par de años ellos llevarán a México a competir frente a países líderes en el segmento como Estados Unidos y Canadá.

“El mercado del futuro es el de los millennials; por eso es importante que las empresas busquen medios y cambien completamente su fuerza de valor, así como los tipos de programas que están implementando, con el propósito de apuntalar a la industria mexicana del fitness a nivel global a través de ellos.”

 

Recomendaciones previas al ejercicio

José Antonio Mársico compartió con Forbes México tres recomendaciones esenciales al momento de acudir a un gimnasio o club.

1. Conoce: Cuando vayas a un gimnasio por primera vez, siempre pide avales en que se acredite su nivel de profesionalismo, así como los certificados y educación de los instructores que te darán el entrenamiento.

2. Sé constante: No esperes ver resultados en un par de semanas. No existen fórmulas mágicas que te garanticen resultados inmediatos, pero lo que sí notarás serán los cambios en tu estado de humor.

3. Aliméntate bien: La clave para llevar una vida equilibrada, además de hacer ejercicio, es complementar esta rutina con una buena alimentación. No olvides que el bienestar se compone de tres partes: ejercicio, alimentación y tu disposición.

 

Siguientes artículos

La clave para un reordenamiento territorial
Por

El problema no es que la gente viva lejos del centro de la ciudad; el problema clave es que vive lejos de su trabajo....