Seis glaciares de la Antártica occidental están perdiendo volumen desde abajo por el calentamiento de las aguas marítimas en todo el continente congelado, fluyendo rápidamente hacia el Mar de Amundsen, según un informe que en parte estuvo basado en mediciones de radares satelitales entre 1992 y 2011.

Reuters

 

OSLO – Los grandes glaciares de la Antártica occidental parecen estar condenados a un derretimiento irreversible vinculado al calentamiento global, lo que podría elevar los niveles del mar durante siglos, dijeron científicos el lunes.

Seis glaciares están perdiendo volumen desde abajo por el calentamiento de las aguas marítimas en todo el continente congelado, fluyendo rápidamente hacia el Mar de Amundsen, según un informe que en parte estuvo basado en mediciones de radares satelitales entre 1992 y 2011.

Las pruebas muestran que “un gran sector de la capa de hielo de la Antártica occidental ha entrado en un estado de repliegue irreversible”, dijo Eric Rignot, uno de los autores del informe y científico de la Universidad de California en Irvine y del Laboratorio de Propulsión Jet de la NASA en Pasadena, California.

Los extremos costeros de los glaciares descansan sobre rocas bajo el nivel del mar que sostienen un vasto peso de hielo, volviéndolo vulnerables al derretimiento, indicó Rignot, quien comparó el proceso con el de descorchar una botella de vino llena mientras se encuentra recostada de lado.

Ese sector de la Antártica sería el mayor contribuyente al crecimiento del nivel del mar en las próximas décadas y siglos, ya que los glaciares tienen hielo suficiente para elevar el nivel en 1,2 metros.

“Ha pasado el punto de no retorno”, dijo Rignot en una conferencia de prensa vía telefónica.

Radares que penetran los hielos mostraron que no existen cadenas montañosas bajo el hielo que pudiesen frenar el flujo. El retroceso más rápido fue de 34 a 37 kilómetros durante el período en el glaciar Smith/Kohler.

Aún así, los recortes en las emisiones de gases de efecto invernadero, parte de los esfuerzos para frenar el calentamiento global, podrían al menos desacelerar el retroceso de los glaciares Pine Island, Thwaites, Haynes, Pope, Smith y Kohler.

Los científicos creían que un aumento de las emisiones humanas de gases de efecto invernadero en la atmósfera estaba afectando los patrones de vientos en toda la Antártica, llevando aguas más cálidas hacia el continente.

Casi 200 países han acordado elaborar un acuerdo de Naciones Unidas antes de fines del 2015 para combatir al calentamiento global, que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC, por sus siglas en inglés) dice que provocará más inundaciones, sequías, olas de calor y mayores niveles del mar.