Por Joann Muller

Maven, el servicio de automóvil compartido de General Motors en Estados Unidos, ha estado creciendo constantemente en los últimos dos años y medio, con aproximadamente 6,000 vehículos disponibles para que sus miembros puedan alquilar en 11 ciudades. Ahora quiere expandirse aún más, usando los vehículos de particulares.

“Tu auto es una de las cosas más caras que tienes. Estacionado es un activo desperdiciado”, dijo la vicepresidente de Maven, Julia Steyn, que dirige los esfuerzos de movilidad urbana de GM. “Es hora de poner tu coche a trabajar”.

Al contratar a propietarios de GM para alquilar sus vehículos personales, Maven puede complementar su inventario y seguir creciendo sin agregar más autos a su balance. “Ya no tengo que construir un mercado doble, con este modelo lo que estamos haciendo es diversificar el suministro”.

PUBLICIDAD

El concepto no es nuevo. Turo, con sede en San Francisco, ofrece autos compartidos entre 5,500 ciudades en todo el mundo y tiene alrededor de siete millones de miembros y 258,000 autos en alquiler. “Tener un gran jugador como GM invirtiendo en el espacio da validez al trabajo que estamos haciendo”, dijo Steve Webb, director de comunicaciones de Turo. “Dicho eso, creemos que tenemos una ventaja bastante buena y una gran ventaja en la construcción del mercado”.

A diferencia de Turo, cuya plataforma admite 860 marcas y modelos, Maven se limita a los vehículos Chevrolet, Buick, GMC y Cadillac de 2015 y posteriores.

Si te registras para incluir tu automóvil en el sitio, Maven lo equipará con un accesorio que le permite al suscriptor encontrarlo, abrirlo y comenzar el período de alquiler. No tienes que reunirse con el usuario en persona para entregarle las llaves, a menos que lo desees. Los propietarios de vehículos pueden llevarse el 60% de la tarifa, que oscila entre 7 y 9 dólares por hora; Maven conserva el 40%.

Y, si te preocupa que un idiota destruya tu ayuto, GM dice que asegurará tu vehículo durante el periodo de alquiler y dice que cada miembro que conduce es examinado minuciosamente antes de que se apruebe su uso.

GM confía en que las personas verán el intercambio de coches entre particulares de la misma forma en que ven a Airbnb. “Está en la misma trayectoria”, dijo Steyn, “y la mayoría de la gente está menos apegada emocionalmente a su automóvil que a su propia cama”.

Así como algunas personas compran propiedades por los ingresos de Airbnb que pueden ganar, Steyn cree que lo mismo sucederá con los automóviles.

La misma Steyn compró un nuevo Chevrolet Equinox para poner en la plataforma Maven. “Recibo 230 dólares al mes. Si lo rento durante 7 días, gano más de 530 dólares. Esta es una oportunidad para que liberes capital. Puedes cubrir el pago del automóvil y usar ese dinero para lo que más te convenga”.

El servicio ahora se está probando en Chicago, Detroit y Ann Arbor, Michigan, y hay planes de agregar más mercados a partir de este otoño, aunque aún no está claro si GM buscará pronto la expansión internacional.

 

Siguientes artículos

AdeS lanza nueva categoría de bebidas a base de semillas
Por

La Industria Mexicana de Coca Cola enriquece su gama de opciones con AdeS Almendra y AdeS Coco sin azúcares añadidos, ad...