Por Alan Ohnsman 

Con miles de millones de dólares invertidos en la investigación y pruebas de vehículos manejados ​​por inteligencia artificial en lugar de humanos, lo último que los fabricantes de automóviles y empresas de tecnología desean son regulaciones fragmentadas que varíen de estado a estado o que estén fuera de la legislación nacional de esta tecnología de rápido desarrollo.

Por lo tanto, los fabricantes de autos General Motors, Toyota, Volvo y el servicio de transporte privado Lyft enviaron este martes un mensaje unificado a los miembros del Congreso de EU: Establecer, pronto, una legislación nacional para las pruebas y desarrollo de los vehículos autónomos.

También puedes leer: Mobileye quiere enseñarle a los vehículos autónomos a romper las reglas

PUBLICIDAD

“Uno de los desafíos más importantes que enfrentamos hoy en día con respecto a la prueba de tecnología de vehículos autónomos es el ajuste a las iniciativas de políticas a nivel estatal”, dijo Gill Pratt, CEO del Toyota Reserach Institute, ubicado en Silicon Valley, durante su comparecencia ante la subcomisión de Comercio Digital y Protección al Consumidor del Congreso de EU. “Cada vez más estados están desarrollando su propia legislación y regulaciones que, lamentablemente, están creando impedimentos para el desarrollo de la tecnología de los vehículos autónomos”.

Aunque en septiembre pasado el Departamento de Transporte publicó un conjunto de directrices generales y nacionales para los vehículos autónomos, el lenguaje dentro de la Federal Automated Vehicle Policy “proporciona una dirección confusa o incluso conflictiva” para los estados, sobre su papel en la regulación de esta tecnología de próxima generación, dijo Pratt.

Por ejemplo, Toyota prueba sus vehículos autónomos en Michigan, pero no en California o Massachusetts, donde la compañía tiene instalaciones de investigación, pero esos estados tienen reglas más restrictivas. Michigan aprobó las pruebas de automóviles autónomos sin conductor al volante el año pasado en las carreteras públicas, aunque California requiere que en el vehículo vaya un técnico para que pueda tomar el control en caso de una emergencia.

“Un número significativo de marcos regulatorios estatales están entrando en el territorio que tradicionalmente era jurisdicción del gobierno federal —llámese, estándares de seguridad de los vehículos—”.

Los beneficios de los automóviles equipados con inteligencia artificial van desde la conveniencia y reducción de tránsito, hasta el ahorro y eficiencia de combustible, pero las empresas de tecnología y compañías automotrices también prometen a largo plazo la reducción dramática de accidentes de tránsito y las muertes relacionadas, cifra que alcanzó los 35,000 durante 2015.

Además de GM, Toyota y Volvo, otras compañías como Alphabet Inc., Waymo, Delphi, Tesla, BMW, Nissan, Volkswagen, Ford, Audi, Baidu, Bosch y Honda han comenzado a probar la tecnología de vehículos autónomos o se están preparando para hacerlo, igual que las startups Faraday Future, el servicio robotizado de movilidad autónoma Zoox y Drive.ai.

Lee más sobre el tema aquí: Nissan probará sus vehículos autónomos el próximo mes en calles europeas

Cuando se trata de la responsabilidad en caso de un accidente causado por un vehículo autónomo, Volvo Cars está listo para asumir esa responsabilidad dada la rapidez con que se está haciendo, dijo a la subcomisión Anders Karrberg, vicepresidente de asuntos gubernamentales de la empresa. “A pesar de estos importantes desarrollos y grandes avances tecnológicos, Estados Unidos carece de una legislación nacional consistente y crítico para avanzar en estas tecnologías que salvan vidas”, añadió.

Mike Ableson, vicepresidente de estrategia global de GM, señaló que la Federal Motor Vehicle Safety Standars (FMVSS), que rige lo que los fabricantes de automóviles deben hacer para los autos convencionales, tiene que estar actualizada para incluir a los vehículos sin conductores humanos. Dado que las pruebas a gran escala de las flotas de vehículos autónomos acelerarán el ritmo del desarrollo tecnológico, Ableson pidió que se permitiese a la Secretaria de Transporte “conceder exenciones específicas” para esas pruebas antes de los cambios formales en FMVSS.

Lyft, el gran rival de Uber, tiene como objetivo a largo plazo la transición a flotas de vehículos autónomos que proporcionen transporte de bajo costo en todo el país. Para acelerar esto, el Congreso debe instruir a la National Highway Traffic Safety Administration para iniciar con la regulación necesaria para actualizarse. “Los estándares de FMVSS deben ajustarse para el desarrollo, despliegue e introducción de los vehículos autónomos en la escala comercial”, dijo al Congreso Joseph Okpaku, vicepresidente de relaciones gubernamentales de Lyft.

Junto con las normas unificadas, los legisladores federales también deberán retomar el tema de la ausencia de estándares de prueba claros para los automóviles de conducción autónoma, informó al Congreso el científico Nidhi Kalra, principal investigador de RAND Corporation.”Actualmente no existe una forma comprobada y práctica de probar la seguridad de los vehículos autónomos antes del uso generalizado”, dijo Kalra.

Abogó por un “esfuerzo inmediato y concertado ” para abordar esa cuestión y “desarrollar dichos métodos en un marco regulatorio que equilibre la necesidad de desarrollo y despliegue de la tecnología, con los niveles adecuados de seguridad en cada etapa”. Ese es un punto particularmente importante, dado que Elon Musk ha dicho que en cuestión de meses comenzará a introducir niveles cada vez mayores de capacidad de conducción autónoma en los vehículos eléctricos de Tesla, más allá del actual sistema de conducción semiautomático de la compañía.

El CEO de Tesla también dijo que está dispuesto a seguir adelante con este plan a través de actualizaciones inalámbricas de software, anticipándose a las nuevas directrices establecidas, ya que cree que mejorará la seguridad general del vehículo. Mientras que la administración de Obama mantuvo las discusiones sobre la política federal de vehículos autónomos, la administración Trump tendrá un papel mucho más importante en la gestión de la tecnología mientras el mercado de los vehículos autónomos está listo. La audiencia del martes subrayó la necesidad de que tanto el Congreso como el presidente se pongan en movimiento.

Te interesa leer: Elon Musk hará a sus Tesla completamente autónomos en 6 meses

 

Siguientes artículos

Cómo generar Resiliencia Corporativa
Por

¿Qué es la resiliencia corporativa?, algunos números en voz de los colaboradores y ocho formas de generarla… Visión posi...