El mercado del entretenimiento, y especialmente de los videojuegos, experimenta tendencias bastante claras. No es que esto sea algo malo en sí mismo, sino que las expectativas por un tipo de experiencia afecta la clase de producto final que estará disponible para los usuarios en un momento determinado. Por ahora, PS VR es sin duda la plataforma de Realidad Virtual más accesible y completa para los videojuegos, y uno de sus títulos disponibles más originales es GNOG, creado por el estudio canadiense KO_OP, y publicado por Double Fine Productions, la afamada compañía que fundó la leyenda del mundo de los videojuegos Tim Schafer.

GNOG es una aventura de puzzles en el que el jugador debe descifrar la manera de abrir una serie cabezas de monstruos, que en realidad son intrínsecas cajas que funcionan con botones, switches, perillas, palancas y otros elementos regidos por una lógica que el jugador debe descubrir. El mundo de GNOG es colorido y extravagante, presentándose de una forma constantemente inesperada, y con un diseño altamente estilizado.

En el juego, el usuario es colocado frente a una de estas cajas virtuales sin recibir alguna instrucción particular, esperando que éste pueda descifrar lo que debe hacer y cómo. GNOG se puede correr en un PlayStation 4 jugando en una televisión, como cualquier otro juego, o mediante el sistema de Realidad Virtual de Sony llamado PS VR, para una inmersión total dentro de este brillante y psicodélico mundo.

Cada nivel representa un desafío único, ya que la lógica y reglas que aplican en las distintas cabezas son distintas. La forma en que el jugador irá descifrando el camino es ensayo y error. No hay un límite de tiempo o una forma de perder o ser castigado. Simplemente somos puestos en medio de este mundo para intentar resolverlo a nuestro paso y a nuestra manera, de forma más bien relajante y casi terapéutica.

PUBLICIDAD

Aunque no sea un elemento necesario para terminar el juego, GNOG cuenta con una narrativa bastante críptica que se encuentra esparcida a lo largo del juego. Ésta se puede intentar descifrar a partir de jeroglíficos en el particular estilo del juego, así como en algunas de las acciones que se van desencadenando a través de nuestra exploración.

Cuando intento describir el mundo de GNOG, la primera palabra que me viene a la mente es “esotérico”. No sabemos con claridad qué es lo que sucede en su historia ni por qué, pero podemos entender que nada de esto es esencial para disfrutar del viaje a través de sus raros espacios habitados por monstruos, juguetes, robots y demás criaturas, que parecen ilustraciones vectoriales tridimensionales. A vece nos encontrarnos en el espacio exterior, en el fondo del mar o en mundos abstractos, siempre en el psicodélico pero delicado estilo que caracteriza a GNOG.

El equipo de KO_OP se describe así mismo como un colectivo de desarrollo de videojuegos con un enfoque de artistas. GNOG es un ejemplo clarísimo de esto, ya que el juego es fundamentalmente una experiencia de inmersión en el trabajo del ilustrador Sam Boucher. Sus formas planas y minimalista, con trazos redondeados que mezclan colores pasteles y neón son los ingredientes principales que dan vida al mundo de GNOG. El estilo de Boucher es primordialmente 2D, lo que determinó la idea original del juego, que con el tiempo fue evolucionando hacia un juego cuya mejor versión se experimenta en Realidad Virtual.

Una de las razones que hacen a GNOG tan especial entre el amplio catálogo de experiencias VR disponibles es su gran valor de abstracción. Cuando estamos dentro de este mundo no se siente como una versión de la realidad que se intenta replicar mediante un headset porque sería muy difícil o complicado el vivirlo en vida real. Más bien se trata de un viaje incompatible con nuestra realidad, que se siente abrumadoramente satisfactorio ya que nuestros sentidos reconocen lo rara que es esta experiencia de color y sensaciones para las experiencias humanas.

Es importante mencionar que la música es el elemento que une de forma sorprendente las inesperadas piezas de GNOG. Tanto el soundtrack como todos los efectos de sonido fueron hechos por el productor norteamericano Marskye. El sonido es bastante importante, ya que en varios momentos la música evoluciona de forma dinámica con algunos de los mecanismos que manipulamos en el juego, además de que en los momentos más difíciles logra tranquilizar al usuario.

El nivel de dificultad no es tan alto como el de un típico juego de puzzles, debido a que su propósito en sí no es retar a los jugadores, sino darles un pretexto para experimentar este bello mundo y desenvolverlo poco a poco. GNOG es una maravillosa experiencia estética que vale la pena explorar mediante la Realidad Virtual. La forma en que sus sencillos pero estilizados modelos cobran vida en un espacio en donde nos encontramos inmersos es simplemente espectacular.

Este proyecto fue parte del programa Pub Fund de Sony Computer Entertainment, que apoya a desarrolladores independientes con financiamiento para que logren crear juegos y publicarlos en PlayStation Network. De esta forma es como PlayStation ha logrado que varios de los títulos independientes más interesantes sean exclusivos de su ecosistema, ya sea de forma permanente o temporal. Por el momento, GNOG es exclusivo para el PlayStation 4, pero se espera que pronto llegue a iOS y PC.

Por el momento, GNOG es una de las experiencias de Realidad Virtual más originales y excéntricas disponibles; es perfecto para aquellos que buscan algo fuera de la norma y que se pueda disfrutar sin presión. Aunque se trata de un juego relativamente corto, su actual precio de 15 dólares lo hace una buena opción para quienes estén buscando experiencias distintas y relajantes.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México, el más comprometido con la ciberseguridad de América Latina
Por

El Global Cybersecurity Index (GCI) 2017 lo ubica en la primera posición entre los países de América Latina y el Caribe...