La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció que el gobierno federal inyectará a Pemex 73,500 millones de pesos (mdp), en medio de la crisis de liquidez por la que pasa la compañía estatal, debido a la caída de los precios del petróleo y de producción de crudo.

De los 73,500 millones, 26,500 millones serán una aportación patrimonial a Petróleos Mexicanos. Este dinero vendrá del presupuesto federal y aprovechando el recorte de 100,000 millones de pesos que anunció la petrolera en febrero.

PUBLICIDAD

Por otra parte, se otorgarán 47,000 millones de pesos para el pago de pensiones y jubilaciones durante 2016, mediante el intercambio de títulos del gobierno federal, “de parte del pagaré provisional que en 2015, por ministerio de ley, el Gobierno federal otorgó a Pemex”.

La aportación patrimonial por 26,500 millones a Pemex se efectuará este viernes 15 de abril.

Otro punto a destacar es que el gobierno federal modificará el régimen fiscal de asignaciones de exploración y extracción de hidrocarburos en aguas someras y terrestres que opera Pemex.

En las condiciones actuales de precios y producción, la modificación en el pago de derechos de Pemex se reducirá en alrededor de 50,000 millones de pesos (mdp).

Hacienda agregó que la ayuda está condicionada a que Pemex reduzca su pasivo circulante, y al pago de proveedores y contratistas por la misma cantidad en la que se darán los apoyos.

 

Remanente de Banxico ayudó a aminorar impacto en finanzas

La Secretaría de Hacienda dijo que las reducciones en el pasivo circulante de Pemex se reflejarán en un mayor gasto y deterioro en los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP). Este rubro agrupa las necesidades de financiamiento de las entidades públicas para alcanzar sus metas.

No obstante, los recursos que recibió el gobierno por parte del remanente de operación del Banco de México (Banxico) por 239,000 millones de pesos, y que el 70% se usarán para pagar deuda, aminorarán el impacto.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, dio su respaldo a Pemex en la peor crisis financiera y de producción que enfrenta en décadas. Desde febrero, el titular de las finanzas públicas del país dijo que el gobierno evaluaba las formas de apoyar con liquidez a la petrolera sin deteriorar el balance fiscal.

El pasado 31 de marzo, la agencia Moody’s cambió la perspectiva de calificación a México como emisor soberano de deuda a ‘negativa’ desde ‘estable’, debido precisamente a los pasivos que se generen por apoyar financieramente a Pemex.

Dado el tamaño de las necesidades de financiación, que se pueden prolongar hasta 2018, la agencia considera que el impacto fiscal de este apoyo podría “contrarrestar con creces todos los progresos realizados en la consolidación fiscal, la estabilización de deuda pública para 2018, y que se eleve la deuda del gobierno federal por encima del 40% del PIB”, agregó Moody’s.

Jaime Reusch, analista soberano de la agencia calificadora, dijo a periodistas que tenían contemplado el posible uso del remanente de operación del banco central para que el gobierno apoye a la estatal sin deteriorar sus finanzas.

“En nuestros escenarios lo hemos contemplado y sería un apoyo positivo de liquidez, pero debido a que no es recurrente y los problemas financieros de Pemex no son temporales, también por eso las autoridades están tratando de transformar la empresa”, dijo Reusch.

 

Remanentes de Banxico, menores a los esperados

Luis Videgaray y el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, habían dejado abierta la posibilidad de que se usara parte del remanente de operación del banco central, resultado de la subasta diaria de dólares en 2015 para estabilizar el tipo de cambio, para, por un lado, pagar deuda y así aportar dinero a Pemex, el aún contribuyente más grande de las finanzas públicas de México.

El Banco de México entregó los 239,000 millones de pesos de remanente al gobierno federal el 11 de abril. Hacienda usará el 70% del monto para pagar deuda y el 30% restante a un fondo hecho para estabilizar los ingresos presupuestarios. Cabe señalar que el gobierno hará un recorte adicional de 175,ooo mdp al presupuesto de 2017.

Un análisis de Finamex Casa de Bolsa publicado ayer martes 12 señalaba que el monto del remanente de Banxico definiría el margen de maniobra del gobierno para apoyar a Pemex, pero los 239,000 mdp quedaron por debajo de los 300,000 o hasta 400,000 millones de pesos que preveían algunos analistas.

“El remanente de operación de Banxico por debajo de expectativas del mercado redujo el espacio para apoyo a Pemex, y el monto de recompra de deuda del Gobierno Federal para lo que el mercado ya se había adelantado a una cifra más alta”, dijo Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado de Finamex.

Moody’s rebajó el 31 de marzo la nota crediticia de Petróleos Mexicanos (Pemex) a Baa3 desde Baa1, con perspectiva negativa.

La agencia dijo que Pemex tiene deuda con vencimiento en 2016 por 11,700 millones de dólares (mdd). Además, espera que la empresa productiva del Estado gaste alrededor de 4,500 mdd en intereses y 12,500 millones en gastos de capital.

 

 

Siguientes artículos

Las 10 franquicias mexicanas más importantes
Por

Crisis van y crisis vienen, y este sector ha sido inmune a las tormentas económicas, afirma el gremio de las franquicias...