El gobierno de Venezuela ordenó la ocupación de la empresa de productos de higiene y cuidado de la salud Kimberly Clark, luego de que la firma anunciara la suspensión de sus operaciones en ese territorio.

La compañía frenó sus labores en las oficinas localizadas en Caracas, junto con la planta y el Centro de Distribución de Maracay, debido al deterioro de las condiciones económicas en el país y las afectaciones para su negocio.

De acuerdo con medios locales, Oswaldo Vera, ministro para el Trabajo en Venezuela, supervisó de forma temporal la ocupación de la planta, lo cual se realiza a petición de los miles de trabajadores de dicho complejo, así como por orden del presidente Nicolás Maduro.

“Kimberly-Clark seguirá produciendo, ahora en manos de los trabajadores”, señaló el funcionario en un mensaje por televisión estatal.

PUBLICIDAD

La empresa dueña de marcas como Kleenex, Kleen Bebé y Huggies informó que no producirá, comercializará ni venderá sus líneas de productos de consumo masivo e institucional, mientras esta suspensión esté en vigor. Sin embargo, si las condiciones cambiaran, la empresa evaluará sus opciones para operar en Venezuela.

“Esta decisión es tomada después de años en los que la compañía ha procurado hacer frente a complicadas circunstancias más allá de su control, como la inhabilidad para comprar materia prima, lo que en los últimos dos meses ha ocasionado que la mayoría de las líneas de producción cierren, así como la carencia de divisas y el rápido aumento de la inflación”, comunicó la firma.

 

Siguientes artículos

reino-unido-brexit
Más de 1,000 abogados piden a Cameron suspender el Brexit
Por

1,054 firmantes argumentaron que el resultado del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea er...