Los gobiernos federal y capitalino anunciaron que serán cuatro tipos diferentes de créditos con tasas de interés y condiciones de pago flexibles, los que integrarán para apoyar a las personas cuyas viviendas en la Ciudad de México resultaron afectadas por el sismo del pasado 19 de septiembre.

Ante medios de comunicación, José Antonio Meade Kuribreña, secretario de Hacienda y Crédito Público; y Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la CDMX, firmaron el Convenio de Colaboración para el apoyo a los damnificados.

El convenio tiene como propósito coordinar los esfuerzos para implementar un esquema financiero mediante la aportación y potenciación de recursos, así como el otorgamiento de créditos que apoyen la reconstrucción de viviendas inhabitables o con daño estructural, y esos afectados tengan acceso a financiamiento para la adquisición, reparación y reconstrucción en la capital del país, respaldado por los recursos potenciados.

El jefe de gobierno capitalino indicó que se destinarán 1,669 millones de pesos del Fondo Nacional de Desastres (Fonden) para la reestructuración de áreas de educación, forestal, hidráulica, salud y deportes.

PUBLICIDAD

“Ésta es una primera cantidad que se tiene ya segura para efectos de poder realizar estas tareas. Quiero aclarar que estas cantidades no llegarán al Gobierno de la Ciudad de México, sino que será el fonden quien entregue directamente a los proveedores que van a realizar todas estas tareas”, señaló.

Agregó que esto tendrá una disposición para cubrir 3,624 daños parciales y 2,350 daños clasificados como totales en el inventario de dicho fideicomiso para la CDMX, cuyo apoyo será de 15,000 pesos para las afectaciones parciales, mientras que para las totales será 120,000 pesos, de los cuales 90,000 provendrán de las arcas federales y 30,000 de las capitalinas.

Respecto a los créditos flexibles, se indicó que las acciones que contemplan este instrumento se llevarán a cabo con la participación de la Banca de Desarrollo, el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) y la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), como fiduciaria del Fondo de Operación y Financiamiento Bancario a la Vivienda (FOVI), así como la Secretaría de Finanzas de la CDMX.

Los créditos están orientados a atender a los propietarios cuyas viviendas, de acuerdo con el censo de la Ciudad de México, fueron catalogadas como inhabitables o con daño estructural.

El crédito hipotecario será a 20 años, sin enganche, destinado a la adquisición de vivienda nueva o usada, o reconstrucción en lote propio; el acreditado pagará únicamente los intereses mensuales y el pago de capital se realizará al vencimiento con la liquidación de un Bono Cupón Cero, emitido por Banobras, instrumento mediante el cual se obtendría la potenciación de los recursos aportados por la Ciudad de México, detallaron los funcionarios.

Los créditos para reparaciones a largo plazo también serán a 20 años y estarán destinados a la reparación de inmuebles que presentan daños estructurales pero que tienen solución. El acreditado pagará únicamente los intereses mensuales y el pago de capital se realizará al vencimiento con la liquidación del referido Bono Cupón Cero.

Los créditos para reparaciones a mediano con plazos de cinco, 10 o 15 años, destinado a la reparación de inmuebles que presentan daños estructurales y puedan ser rehabilitados. Asimismo, los créditos para reconstrucción de edificios afectados en el mismo predio, mediante un crédito puente.

“Habremos de seguir trabajando en el ánimo de cooperación, de cordialidad y entendiendo que es un reto que enfrentamos la Ciudad de México y el gobierno federal, y que estaremos haciéndolo de la mano y de forma muy coordinada”, comentó Meade.

 

Siguientes artículos

congreso-eu
Republicanos quieren votar la reforma fiscal la próxima semana
Por

Mientras tanto, agencias calificadoras de riesgo prevén que los recortes de impuestos sean aprobados, pero ampliarían el...