Uno de los acontecimientos más importantes en el mes de agosto del año pasado, fue indudablemente el regreso del golf a las olimpiadas. Dentro de las anécdotas y datos curiosos para compartir en mi columna, haré énfasis en un tema transcendental y lo que considero fue una medalla de oro al obtener la certificación GEO en sustentabilidad del campo de golf olímpico en Rio de Janeiro.

Durante la competencia olímpica, tuve la oportunidad de platicar con Benjamin Silva y Gil Zdanowski, directores de la prestigiada constructora portuguesa ProGolf, a quienes tengo la dicha de conocer desde mis tiempos en Europa. Ellos estuvieron a cargo de la construcción del diseño de Gil Hanse, un arquitecto sumamente preparado que vivió parte de su educación en las islas británicas bajo Martin Hawtree, arquitecto de abolengo y presidente de la firma más antigua del mundo de diseño de golf. En esta ocasión, fue otorgada esta comisión a un arquitecto propiamente calificado y me sorprendió que no se lo dieran a una firma de celebridad. Tanto el COI (Comité Olímpico Internacional) como la FGI (Federación de Golf Internacional) estaban decididos que el “branding” no era necesario para este reto sino, requerían de alguien con una buena preparación en las artes y ciencias de la arquitectura de golf. A raíz de esa racionalidad y toma de decisión tan acertada, este proyecto estaba destinado a grandes cosas.

El campo de golf olímpico fue reconocido por su contribución al enaltecimiento del medio ambiente. En parte debido a la intervención de la reconocida y respetada Organización Ambiental de Golf (Golf Environmental Organization) de Escocia, liderada por Jonathan Smith y un gran equipo de calidad mundial. Una organización sin fines de lucro que certifica la planeación, construcción y manejo de campos de golf. Para mi gusto y experiencia, la única certificación ecológica seria a nivel mundial.

Esta certificación y reconocimiento que tardó tres años en lograrse contribuye a la conservación de la naturaleza tomando en cuenta el impacto social y la eficacia de recursos a futuro en lo económico y ecológico. En lo personal, me queda claro que sólo bajo los mejores estándares de calidad mundial en diseño, manejo de obra, construcción y mantenimiento, se podría lograr tal reconocimiento. GEO comenta en un artículo reciente que el objetivo fue transformar el terreno degradado en un santuario para la flora y fauna endémica y, que de ahí fuera operado de tal manera que diera como resultado un impacto positivo ambiental y social. A esto le puedo agregar, por si fuera poco, que a partir del mes de septiembre el campo no tendrá costo alguno para residentes brasileños que aspiren a jugar este gran deporte.

PUBLICIDAD

Como complemento, les comparto algunas restricciones y consideraciones interesantes que Zdanowski y su equipo tuvieron que considerar al construir el campo de golf en un terreno tan sensible:

  • Solo se permitía usar arenas locales, no se importó un solo grano de arena. Lo más retador fue cribar la mezcla de los greens. Se combinaron dos tipos de arenas de la zona usando una revolvedora de concreto.
  • El paisajismo es endémico y trasplantado a mano. Primero se rescataron y se llevaron a un vivero interno para después trasladar a su nuevo lugar de acuerdo con el diseño. Con el uso de semillas, se propagaron más de 475 mil plantas alrededor del proyecto de golf.
  • La forma en el diseño (Moldeo) del campo de golf sigue las ondulaciones caprichosas y naturales del mismo terreno y no se implementó ningún tipo de drenaje, todo drena por superficie.
  • Solo se sembraron 33 hectáreas de pasto en área jugable incluyendo los 18 hoyos y academia. (Un buen diseño ecológico consiste de 35 ha aproximadamente de área jugable). En este caso, se instaló pasto tolerante a la sal tipo paspalum en los greens y zoyzia en los fairways. (Estos pastos no son muy exigentes en su mantenimiento con relación a la zona)
  • Durante el establecimiento y crecimiento del pasto, no se usó herbicida, toda manifestación de pastos ajenos fue pepenados a mano.
  • Más del 80% del personal involucrado en la construcción fue mando de obra local. Ahora colaboran en el mantenimiento.

Considerando que el terreno original no mostraba cobertura vegetal en más del 80% de su superficie, este acontecimiento es de mucho mérito para Brasil y el mundo nuevo del golf. Como arquitecto especializado y embajador del diseño sustentable, sería imperdonable no dar crédito cuando el crédito es más que merecido. ¡Parabens Golfe Olímpico!

 

 

Contacto:

Twitter: @Pizagolfdesign / @arqpiza

Facebook: Pizá-Golf-Design

Página web: Pizá Golf Design

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

Robo de medicamentos llega a Pfizer
Por

En lo que va de 2017, tres camiones del laboratorio farmacéutico fueron robados en el Estado de México, dos de los cuale...