Toyota anunció que sus autos incorporarán el servicio de mapeo y datos de tráfico en tiempo real del gigante de las búsquedas, con lo cual Google se acerca a Nokia y TomTom.

 

Por Joann Muller

 

PUBLICIDAD

Los grandes archivos de datos de Google nos hacen la vida más fácil en casi cualquier lugar, ya sea buscando el menú de un restaurante en una tableta o ubicando la tintorería más cercana en un teléfono inteligente. Detrás del volante, sin embargo, el acceso a la información realmente útil está bastante limitada.

Google está tratando de cambiar eso. Un número creciente de fabricantes de automóviles está incorporando tecnologías relacionadas con los mapas de Google en los sistemas de navegación de sus coches, añadiendo características ricas en datos como tráfico en tiempo real, Street view, búsqueda local y otra información relevante. Toyota Motor es el último en llevar las populares características de Google a sus coches, anunciando que añadirá imágenes de Street View y Panoramio —el servicio para compartir fotos de Google— en sus modelos de Toyota y Lexus (aunque sólo en Europa, por ahora).

Google Street View, que ofrece a los conductores fotos reales de su destino para asegurarse que han llegado al lugar correcto, ya está disponible en algunos modelos de lujo Audi y Mercedes, pero Toyota es la primera marca convencional para ofrecer el servicio. Otros fabricantes de automóviles como BMW, Hyundai y Kia ofrecen diferentes funciones relacionados a Google maps, como Google Places (puntos de información de interés) y Send to Car (enviar instrucciones para llegar a un sitio específico).

La llegada de los coches conectados —que permiten a los conductores acceder a información completa y relevante sobre la marcha— presenta enormes oportunidades para las empresas como Google, Nokia y TomTom, todas, líderes en tecnología de mapeo. Nokia, por ejemplo, anunció recientemente Nokia HERE Auto, un sistema de navegación a bordo que ofrece una visión de helicóptero cuando se está conduciendo por una carretera, vista con zoom cuando se está en la ciudad e imágenes a nivel de calle cuando se está cerca del destino. De hecho, una de las razones por las que Microsoft compró el negocio de teléfonos inteligentes de Nokia fue para tener acceso a su tecnología de mapeo con el fin de desafiar a Google. TomTom, por su parte, ha añadido advertencias de atascos a su software de enrutamiento de tráfico en tiempo real, informando a los conductores que deben reducir la velocidad si es necesario o cómo evitar bloqueos completos.

Lo que usted no encontrará en cualquiera de estos autos, sin embargo, son mapas digitales propios de Google. Nokia, y en un grado menor, TomTom, son los proveedores dominantes de la tecnología de mapeo para los sistemas de navegación de vehículos. (La única excepción es Tesla Motors, que utiliza toda la tecnología de Google en su enorme pantalla de navegación de 17 pulgadas.)

Hay una razón por la cual los fabricantes de automóviles no se basan en los mapas digitales de Google, dicen los fabricantes de autos. Los mapas de Google están basados ​​en la nube, y optimizados para computadoras y teléfonos inteligentes, no para automóviles, dijo Derek Williams, quien es el gerente general de telemática y planificación de productos multimedia para operaciones europeas de Toyota.

“Los mapas que ponen en el Internet son b-to-C (business to consumer o de negocio a consumidor)”, dijo. “Pueden cambiar el formato cuando les sirva, pero es difícil hacerlo en un coche conectado (sin una conexión de banda ancha más potente). No se puede descargar todo a través de una conexión telefónica. Ponemos el mapa en el coche y se mantiene estable durante cinco a 10 años.”

Pero los mapas cambian, y también lo hace la información sobre diversos lugares indicados en los mapas. Restaurantes van y vienen, por ejemplo, los horarios de las tiendas cambian, los edificios cambian de imagen. Y es por eso que Google argumenta que su enorme red de datos y los algoritmos que emplea para analizar esa información le dan una clara ventaja sobre otros jugadores. Su software Google Places, por ejemplo, cuenta con más de 100 millones de negocios y puntos de interés que se actualizan con frecuencia a través de los listados de propietarios y moderadores verificados. “El problema con los puntos de interés en la mayoría de los sistemas de navegación de automóviles es que la información se almacena en un DVD”, dijo Tarun Bhatnagar, director de Google Maps para negocios. “Si estás conduciendo un coche de un año de antigüedad, probablemente esos datos tengan dos años. Con Google Places los datos siempre están actualizados.”

La falta de información relevante en el coche significa que conducir “es casi como entrar en una cápsula del tiempo”, dijo. El resultado es que incluso los conductores que se han incorporado a los sistemas de navegación tienden a confiar más en sus teléfonos inteligentes para acceder a información útil sobre sus viajes, lo que es un comportamiento potencialmente peligroso, dijo Bhatnagar.

“Queremos proporcionar una experiencia perfecta y ubicua en todas las pantallas”, dijo . “La pantalla táctil del coche debe ser una extensión de todas las otras pantallas de tu vida, entendiendo que tiene que haber alguna protección de seguridad a su alrededor.”

 

Siguientes artículos

El futuro del Washington Post apunta a Yahoo!
Por

Los planes de Marissa Mayer para Yahoo coinciden más con los de Bezos para su nuevo diario de lo que podría imaginarse....