Cada vez son más los desafíos que el gigante de las búsquedas debe enfrentar en el viejo continente. El más reciente proviene de un poderoso bufete de abogados.

 

Por Abigail Tracy

PUBLICIDAD

Google no tiene el mejor historial de aceptación en Europa, y los obstáculos para la compañía siguen apilándose. ¿El desafío más reciente para Google? La Redress and Integrity Platform (GRIP), una nueva iniciativa puesta en marcha el martes para ayudar a las empresas que afirman haber sido perjudicadas por las prácticas de negocios de Google en Europa.

GRIP se anuncia a sí misma como una plataforma independiente con el objetivo de proporcionar información y servicios legales de representación a empresas que buscan reparación de daños contra Google. La iniciativa está respaldada por la firma de abogados Hausfeld & Co. y la empresa de relaciones públicas Avisa, que al parecer presentó una denuncia contra Google en 2010.

Según el sitio web de la iniciativa, Avisa evalúa primero las reclamaciones de los individuos y las empresas en contra de Google. Las que se sostengan serán referidas a Hausfeld y el equipo de la firma de abogados evaluará además las denuncias y determinará el próximo curso de acción. El Wall Street Journal informó que la revisión legal del Hausfeld podría costar entre 10,000 y 50,000 euros (entre 11,230 y 56,150 dólares).

El objetivo del GRIP es descrito con bastante claridad en su sitio web: “Podemos ver que el número de empresas y consumidores afectados por la conducta anticompetitiva de Google crece rápidamente en Europa. GRIP tiene como objetivo conseguir la reparación de daños adecuada para las víctimas de Google.”

Estas afirmaciones no son nada nuevo para Google en Europa, pero sí el más reciente de una serie de dolores de cabeza que la compañía ha enfrentado del otro lado del Atlántico. El lanzamiento de GRIP llega en un momento en el que Google enfrenta a cargos antimonopolio formales como parte de una investigación iniciada a principios de este año por la Comisión Europea sobre las prácticas comerciales de la compañía. Además, el año pasado la Unión Europea obligó al gigante de las búsquedas a eliminar resultados de búsqueda a petición de las personas cuando el debate sobre el “derecho al olvido” de la gente llegó a un punto crítico.

Puedes ver un video de GRIP a continuación:

 

Siguientes artículos

Las 3 claves para el futuro de negocios de Twitter
Por

Puede que las acciones de la red social de microblogging pasen por un pronunciado bache, pero los expertos ven una luz a...