Gas y Petroquímica de Occidente (GPO) dijo que la planta que busca construir en Topolobampo, Sinaloa, con una inversión de 100,000 millones de pesos, producirá fertilizantes de manera sustentable.

La compañía agregó, en un comunicado, que además colaborará en revertir el daño a la bahía de Ohuira, previamente impactada por descargas agrícolas y deshechos urbanos.

De acuerdo con la compañía, liderada en México por Arturo Moya Hurtado, en 2014 comenzó a realizar los estudios de línea base para conocer el estado de la laguna y elaborar un plan para obtener ganancias de biodiversidad y continuó en 2016 y 2017 con los trabajos en apego al Plan de Manejo Ambiental acordado con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Ya en 2018, dijo, integraron un equipo multidisciplinario de 25 investigadores, en su mayoría del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, de la UNAM, así como del campus Mazatlán, Ciudad del Carmen y Ciudad de México, con quienes se diseñó la estrategia de mejora y cuidado ambiental, a implementar en las lagunas de Ohuira, Topolobampo y Santa María, que conforman el sistema hídrico de la zona.

Tras el estudio, agregó GPO, las soluciones se establecieron en dos vías, mismas que se perfeccionaron a consecuencia de una nueva convocatoria de los participantes en febrero del año pasado, fue así que el primer eje de acción se enfoca en mejorar la calidad del agua con la restauración del ecosistema lagunar; mientras que el segundo se centra en la repoblación de larva de camarón para incentivar la pesca.

“Al limpiar Ohuira, vamos a tener un ejemplo, probablemente el primero a nivel mundial, donde se pueden hacer bien las cosas y donde una planta que va a producir fertilizantes, va a demostrar cómo usar menos fertilizantes en la agricultura, cómo hacerlo de manera correcta, pero además cómo, en conjunto con la academia, pueden hacer círculos virtuosos”, explicó Valeria Souza, doctora del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), citada en el comunicado.

Para lograr el objetivo, Souza Saldívar detalló que los laboratorios del Centro del Mar 13 (CETMAR) y del Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario 81 (CBTA) serán equipados para que los alumnos de niveles básicos se apropien de la tecnología, además que se les permita interactuar con los bioprocesos que se desencadenarán.

La investigadora de nivel III del SNI precisó que Topolobampo carece de drenaje, por lo que en caso que el proyecto de GPO arranque, se acudiría a los hogares para que se explique a la población cómo aprovechar las fosas sépticas mediante los humedales, para que obtengan fertilizantes gratis para sus jardines.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

“Si queremos que la zona de Los Mochis y Topolobampo tenga un futuro, la acción va a ser inmediata, antes de que se toque la campana de que ya no hay marcha atrás. Yo creo que este esfuerzo se va a multiplicar antes de que toque la campana, porque va a ser muy exitoso, no tengo la menor duda”, aseguró.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado