Hace unos años tuve el orgullo y el honor de ser invitado a publicar en Forbes México desde su nacimiento. A partir de entonces, mi blog de Inteligencia Financiera Global -que ya tenía algunos años en ciertos medios locales y extranjeros- despegó en serio gracias a todos ustedes, amables lectores.

El tiempo pasa y los ciclos se van cumpliendo. Nuevos proyectos personales van naciendo y así, ha llegado la hora de despedirme de este gran espacio.

En mayo pasado inicié junto con amigos y grandes expertos en sus respectivas materias, como lo son David Morgan, el gurú de la plata; José Rodríguez, especialista en criptomonedas; Allan Ramírez y Jorge Sorcia, analistas técnicos y traders, un boletín económico-financiero que, como cualquier empresa, requiere de toda la atención y dedicación.

Ese ‘newsletter’ es en lo que ha evolucionado mi columna Inteligencia Financiera Global que, sin embargo, seguiré publicando, y para ello, ojalá encuentre nuevas invitaciones y oportunidades para seguir en contacto con nuestros seguidores. Les mantendré al tanto en mi portal personal y redes sociales, que ya muchos conocen.

PUBLICIDAD

No me queda más que agradecer a todo el equipo de Forbes México, de pies a cabeza, la oportunidad de trabajar juntos para desarrollar un trabajo periodístico que ha tenido, a veces, trascendencia internacional y generado gran polémica, en particular, con nuestro trabajo acerca del oro, las reservas del Banco de México, las estafas piramidales, el sistema monetario, el salario mínimo y la Escuela Austríaca de Economía, por mencionar algunos temas.

Les envío un saludo muy cordial. De nuevo, muchas gracias a todos.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @memobarba

Facebook: Inteligencia Financiera Global

Página web: GuillermoBarba.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

lozoya-pemex
Emilio Lozoya rechaza haber recibido sobornos de Odebrecht
Por

Lozoya comentó que los exdirectivos de Odebrecht pueden decir cualquier cosa para reducir sus condenas.