La Unión Europea y el FMI se han vuelto cada vez más impacientes por el lento avance griego en la reducción de su sector público para hacerlo menos corrupto y más eficiente.

 

Reuters

Grecia espera alcanzar un acuerdo con sus prestamistas para liberar el próximo tramo de dinero de un rescate financiero,  declaró el  el ministro de Finanzas, Yannis Stournaras.

PUBLICIDAD

Los prestamistas han amenazado con congelar el pago de 8,100 millones de euros (mde) si Grecia no logra demostrar que puede mantener las promesas de reformar su sector público, mientras que funcionarios griegos han dicho que podría ser distribuido en etapas.

Ministros de Finanzas de la zona euro decidirán en una reunión el lunes si entregan o no el tramo.

Stournaras informó sobre “avances en todos los frentes” durante conversaciones entre el primer ministro Antonis Samaras e inspectores de la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo.

“Las conversaciones continuarán esta noche, mañana, el día posterior y el domingo. Nos dirigimos a un acuerdo el lunes”, aseguró Stournaras.

El ministro de Reformas Administrativas, Kyriakos Mitsotakis, dijo a la prensa que las negociaciones eran “difíciles”. “Es necesario alcanzar un acuerdo sobre temas del sector público”, destacó.

El pago programado es una de las últimas grandes inyecciones de dinero que Grecia debe recibir antes de que su rescate de 240,000 mde expire a fines del 2014.

La Unión Europea y el FMI se han vuelto cada vez más impacientes por el lento avance del país en la reducción de su abultado sector público y en hacerlo menos corrupto y más eficiente.

Además, han presionado a Atenas a garantizarles el viernes que puede cumplir con sus promesas, de modo que el tramo de ayuda pueda ser aprobado.

Atenas no cumplió con un plazo de junio para colocar a 12,500 trabajadores estatales en un esquema para transferirlos o despedirlos dentro de un año y funcionarios griegos han dicho que no pueden cumplir con metas establecidas por la troika de prestamistas sobre reformas al sector público tal como están.

Otros asuntos pendientes con la troika incluyen la reducción de la meta de un programa de privatización y tapar un agujero de 1,000 millones de euros en el fondo de salud EOPYY.

Samaras ha descartado aumentar las medidas de austeridad sobre una población que ha sufrido profundos recortes en salarios y pensiones. La profunda recesión griega ya está en su sexto año y el desempleo alcanza casi un 27%.

Grecia necesita el último tramo de ayuda para redimir cerca de 2,200 millones de euros de bonos en agosto, aunque un funcionario griego puntualizó que en el peor de los casos, Atenas podría compensar cualquier retraso en pagos mediante la venta de letras del Tesoro adicionales.

 

 

Siguientes artículos

ICA va por infraestructura en México pese a deuda
Por

Aun sin que sean licitados los proyectos considerados en el plan de infraestructura, la firma espera cerrar el 2013 con...