Hoy, cuando la gente piensa en corridos, piensa en narcocorridos. Y sí, hay mucho de eso. Millones de dólares invertidos ahí, en un género musical que ni siquiera nació en México, sino en Estados Unidos, en Texas, en la primera mitad de los años treinta. Pero hay un más allá de los relatos de los lujos buchones o de las exaltaciones del abuso y la violencia de los alterados. Un más allá distante incluso de las noticias musicalizadas de los intérpretes de corridos más celebrados. Es un más allá que le canta a lo cercano, a aquello que siempre podemos tener ante nosotros; un más allá, pues, que canta desde una de las tradiciones más bellas: la literatura.

Y como tantas cosas en la vida, el grupo de música norteña Libro Abierto brotó por azar, el día en que David Norzagaray intentaba hacer que una de sus propuestas musicales encajara en el programa de una feria del libro en su natal Hermosillo, Sonora.

Libro Abierto, hoy: Ringo García, Malik Peña, David Norzagaray, Juan Pablo Maldonado, Carlos Valenzuela.

Libro Abierto, hoy: Ringo García, Malik Peña, David Norzagaray, Juan Pablo Maldonado, Carlos Valenzuela.

Era el año de 2010 y David —que es un hombre revolucionado con una larga y lisa cabellera semejante a la de los apaches de las películas vaqueras— hacía una propuesta a los organizadores de la feria, y le decían que no; luego hacía otra, y la misma respuesta; una más, sin cambios; hasta que dijo: “¿Por qué no un grupo de música norteña que cante corridos literarios?” Entonces sí, adelante, puede usted tocar, le dijeron. Dos años después de aquella experiencia, Libro Abierto grabaría su primer CD.

Leyendo de corrido (Instituto Sonorense de Cultura) se intitula aquel disco debut. Fue grabado en 2012 y David decidió utilizar los 30 mil pesos que obtuvo de un fondo municipal de apoyo a la cultura para grabar 500 ejemplares. Una pequeña biblioteca hecha de corridos norteños con versiones adaptadas por el propio David y cantadas por Luis Fernando Peralta, con Malik Peña al bajo, Luis Carrera en el acordeón y Ringo García en la docerola o guitarra de doce cuerdas. Canciones que, como la literatura misma, nada tienen de inocentes y fofas, sino por el contrario son divertidas, críticas, irónicas, sarcásticas y algunas hasta pícaras:

PUBLICIDAD
Disco debut.

Disco debut.

Así sucede, por decir, cuando en “Caperucita Roja” nos damos cuenta de que “Como ese lobo feroz/ Con su maldad inaudita/ También en la vida real/ Hay mucha gente maldita/ Yo conozco a dos o tres/ Que no tienen abuelita”; o cuando en “Redondillas” la voz del grupo pregunta: “Dime, ¿cuál será de más culpar?/ La que peca por la paga/ O el que paga por pecar”; o cuando entre el sonido de un ardiente e intenso acordeón el amante recuerda que: “Aquella noche corrí/ El mejor de los caminos/ Montado en potra de nácar/ Sin bridas y sin estribos/ No quiero decir por hombre/ Las cosas que ella me dijo/ La luz del entendimiento/ Me hace ser muy comedido/ Sucia de besos y arena/ Yo me la llevé del río/ Con el aire se batían/ Las espadas de los lirios/ Y no quise enamorarme/ Porque teniendo marido/ Me dijo que era mozuela/ Cuando la llevaba al río”, en, obvio, “La casada infiel”; o cuando una voz nasal y aguda afirma que la historia de Blanca Nieves “Debe ser casualidad/ Se parece en muchas cosas/ A nuestro México actual/ La madrastra era malvada/ Y tenía todo el poder/ Dominaba todo el reino/ Decidía quién era quién/ Opresora de las masas/ Asesorada muy bien/ Por un lambiscón espejo/ Que nos hace comprender/ Que en los cuentos infantiles/ Se cuecen habas también”.

Tan poco inocentes son las versiones de Norzagaray, que unos años después estaba de vuelta Libro Abierto con una fórmula mejorada para este linimento sonoro: Leemos para haSer corridos, una producción patrocinada por el Fonca, del extinto Conaculta. Ahora con el cantante de ópera Juan Pablo Maldonado en la voz y Carlos Valenzuela en el acordeón, Libro Abierto volvía a musicalizar y registrar en CD la literatura, su crítica y su visión de la sociedad desde una postura más radical en muchos sentidos: letras más agudas y certeras para dar en el lugar a donde apuntan, sonidos más ricos y claros, y, sobre todo, una manera de cantar las versiones literarias apegada al corrido tradicional pero con ese énfasis, esos gestos en la voz que puede darle un ejecutante de dramas musicales.

Su más reciente álbum.

Su más reciente álbum.

Hay, pues, en el nuevo disco, de un total de 13 piezas, una antibullying (“Corrido del Patito Feo”), otra dedicada a las muertas de Juárez (“Corrido de Jack el Destripador”), una más que nos obliga a no olvidar que no debemos menospreciar a los (en apariencia) débiles (“Corrido de la Liebre de Cumpas”), una que narra cómo el ayuntamiento contrata a un flautista muy caro para librarse de las ratas y una vez que se las lleva al baile (o que ellas lo siguen por puro amor al arte) el presidente municipal lo echa del pueblo sin darle un céntimo del precio acordado (“Corrido del Flautista de Hamelin”), y una que sorprende: “¡Como ves! ¡Vas a creer!/ Que nos dejamos llevar/ Por las malas apariencias/ Que no nos dejan mirar/ Que lo bueno de la gente/ Está de la nariz p´atrás” (“Corrido de Cyrano de Bergerac”); también está el corrido más breve de la historia (“Corrido del Dinosaurio”) y, claro, aquel que dibuja a esos oportunista que ascienden un peldaño en la escala social y pierden su memoria de clase, el “Bolero del Sapo, la Princesa y la Prole”: “Pero ayer esta princesa/ Hasta mi charco llegó/ Una cosa llevó a otra/ Y de mí se enamoró/ Con un beso apasionado/ Conjuró la maldición/ Y aunque guapo en apariencia/ Sigo sapo en mi interior/ […] No sé qué hago platicando con usted/ Si la prensa me ve/ Al lado de alguien tan pobre/ Podrían publicar mi foto/ Conviviendo con la prole/ Me dan ñáñaras los pobres/ Que trabajan como peones/ Y que viven de ilusiones…”.

Libro Abierto, está claro, no ha vencido al narcotráfico con canciones, como han dicho algunos medios. Simplemente porque esta pretensión no es parte de su origen, mucho menos de su trabajo cotidiano. El corrido buchón, el alterado, el que celebra a los capos y su vida, su muerte y la violencia cotidiana que generan continúa. Pero no es el único. También siguen sonando bellos corridos interpretados por Miguel y Miguel o Los Montañeses del Álamo o Ramón Ayala o Los Tigres del Norte. Como bien lo expresa el propio David Norzagaray: “El corrido cuenta lo que le pasa a muchas personas en el día a día, por más que hoy haya derivado principalmente en contar los ires y venires de narcotraficantes.”

El dinero seguirá llegando a raudales a este género que da cuenta del crimen y sus protagonistas. Miles, millones de dólares que Libro Abierto y sus canciones no han visto jamás. Ni lo pretenden. Su labor es la promoción de la lectura haciendo e interpretando corridos basados en historias de escritores como los Hermanos Grimm, Miguel de Cervantes Saavedra, Sor Juana Inés de la Cruz, Franz Kafka, Federico García Lorca, William Shakespeare, Hans Christian Andersen, José Zorrilla, Esopo, Augusto Monterroso, Gabriel García Márquez, Pablo Neruda o Patrick Süskind.

Libro Abierto —este grupo que renueva en su nombre aquella melódica composición homónima de Fidel Valadés (canción que algunos atribuyen al buen Paulino Vargas o a Gerardo Reyes)— sigue tocando en festivales culturales, ferias de libro y actividades relacionadas con la promoción del arte. Su más reciente disco tiene una pésima distribución. Así que, como el anterior, pasa de voz en voz, de mano en mano. Sin embargo, para los arrojados, para los curiosos melómanos ahí están las redes sociales como Facebook (Libro Abierto Música Norteña y Literatura), Twitter (@Libro__Abierto) y las más importantes tiendas de música online para conseguir los dos discos grabados hasta ahora por esta agrupación de Hermosillo.

Libro Abierto, en su inicios: Malik Peña, Luis Fernando Peralta, David Norzagaray, Ringo García, Carlos Valenzuela.

Libro Abierto, en su inicios: Malik Peña, Luis Fernando Peralta, David Norzagaray, Ringo García, Carlos Valenzuela.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @floresnavajj

Facebook: Juan José Flores Nava

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

carlos slim
Moody’s asigna perspectiva negativa a calificación de América Móvil y Telmex
Por

La intensa competencia y los cambios regulatorios inyectaron presión a las notas crediticias de las empresas de Carlos S...

También te puede interesar