Forbes Centroamérica en alianza SNIP de Panamá

A mediados de octubre 2016, los clientes del Grupo Rey, que agrupa a los Supermercados Rey y Romero; las farmacias Metro y Mr. Precio, se sorprendieron por ver letreros con disculpas en algunos productos, que no podrían ser vendidos por problemas técnicos. Semanas más tarde esos anaqueles empezaron a estar vacíos, la gerencia aseguró que se trataba de una situación temporal.

Pasaron unos meses hasta que finalmente la operación se normalizó al 100%, pero las secuelas habían quedado. El año fiscal de la empresa (período de 12 meses en el que la empresa evalúa ganancias y pérdidas) que va de octubre a septiembre terminó con una pérdida neta de 26.9 millones de dólares (mdd) para el 2017, muy distante de la ganancia neta de 20 millones que tuvieron en el 2016. La pérdida fue atribuida en gran parte a estos problemas tecnológicos.

En los estados financieros del grupo, uno de los más grandes del país, que están publicados hace algunas semanas en la Bolsa de Valores de Panamá, se indica que este resultado negativo fue generado en su gran mayoría por gastos no recurrentes, ajustes y cambios en las políticas contables. Pero que en su gran mayoría no implicó un desembolso en efectivo.

PUBLICIDAD

Puedes leer:  Utilidades de Walmart de México crecen 1.7% en cuarto trimestre de 2017

SNIP-Noticias conversó con Juan Pablo Durán, director de planificación financiera y Santiago Mangiante vicepresidente de Finanzas de Grupo Rey, quienes aseguraron entre otras cosas, que a pesar de la pérdida ocurrida en el 2017, en las cifras del primer trimestre de este año, ya se puede ver una recuperación.

“Ya estamos por publicar los resultados del primer trimestre de nuestro año 2018 (octubre-diciembre), y son bastante buenos”, fueron las primeras frases de Durán al inicio de la entrevista.

Mangiante por su parte, explicó la situación ocurrida en el 2017. “Prácticamente lo que ocurrió allí fue que en octubre de 2016 nosotros tuvimos la implementación del sistema tecnológico, esto hizo que de alguna manera perdiéramos visibilidad de inventario y la implementación fue un poco defectuosa”.

Explicó que el nuevo sistema empezó a instalarse en octubre de 2016, luego se hicieron cambios en el equipo de tecnología y se logró estabilizar a principios del 2017, y el volver a llenar la mercadería en las tiendas finalmente fue hasta marzo o abril de ese año cuando pudieron estar totalmente estabilizados.

La situación en el inventario tuvo un impacto fuerte en la venta de octubre a abril, y los meses siguientes enfrentaron otras circunstancias. “Estamos hablando de un 2017 en el cual el consumo estuvo bastante retraído y los competidores también decrecieron en ventas” dijo Mangiante.

De acuerdo con el estado financiero, durante todo el ejercicio de 2017 las ventas cayeron en un 12%, pasando de 703.4 mdd a 618 mdd.

El patrimonio del Grupo disminuyó en 29.4 mdd por las pérdidas en la operación. Al cierre de septiembre de 2017 el patrimonio del conglomerado se ubicaba en 49.3 mdd.

 

Siguientes artículos

El empresario que está transformando la educación en El Salvador
Por

El empresario Reynaldo Carballo asegura tener la "fórmula" para revolucionar el sector educativo de su país. Aquí te con...