Por Lucrecia Iruela*

En las últimas décadas, el concepto de networking ha adquirido una importancia monumental en el mundo empresarial y profesional. Esta herramienta se ha vuelto esencial para el crecimiento y desarrollo tanto personal como corporativo. Sin embargo, la sobresaturación del mercado y la falta de confianza en los entornos tecnológicos como Silicon Valley están generando desafíos significativos.

Pertenecer a un grupo de referencia siempre ha sido clave para desarrollar nuevos pensamientos y crecer en el ámbito de interés. Desde el Renacimiento hasta el Siglo de Oro, pasando por los innovadores tecnológicos, éste concepto ha demostrado ser fundamental. Hoy en día, es crucial para el avance profesional, pero no todo está a nuestro favor. Como coach ejecutivo, trabajo constantemente con mis coachees para encontrar y mantener conexiones valiosas. No es una tarea fácil; requiere constancia y estrategia.

Para conectar con un grupo de referencia de manera efectiva, es fundamental identificar el grupo adecuado, evaluar nuestra compatibilidad y aportar valor. Esto implica desarrollar habilidades relevantes, adquirir conocimientos especializados y finalmente entender y poner en práctica soft skills. Es un proceso holístico que exige compromiso y dedicación.

Un ejemplo claro de éxito en este ámbito es el denominado “PayPal Mafia”. Este grupo, formado por ex empleados y fundadores de PayPal, ha tenido un impacto significativo en el mundo de la tecnología y los negocios. Su éxito fue único ya que la camaradería entre los pertenecientes al grupo fomentaba la innovación y proyectos revolucionarios.

En México, hemos visto ejemplos notables en el ámbito tecnológico con empresas como Softtek, Kavak, Clip y Konfío. Estas empresas han surgido alrededor de emprendedores y expertos que han sabido conectar y colaborar eficazmente.

Sin embargo, los retos de 2024 presentan un panorama desafiante. No se observa un movimiento significativo en la formación de nuevos círculos de innovación y colaboración, y la falta de expansión junto con la incertidumbre económica complica la aparición de nuevos grupos de referencia.

En el Silicon Valley estamos viviendo una falta de motivación entre los empleados, este panorama está creciendo debido a la disminución de las plantillas, la reducción de la confianza y la falta de retos nuevos. Este ambiente de parálisis y la falta de cohesión están afectando negativamente la innovación. Es fundamental que los líderes en tecnología y negocios trabajen para restaurar la cultura de los años gloriosos. Sin la confianza y el entusiasmo de los empleados, la capacidad de Silicon Valley para seguir siendo un centro de innovación está en riesgo.

El desarrollo profesional y personal depende en gran medida de la capacidad de conectarse con grupos de referencia, lo cual se puede lograr participando en symposiums, conferencias y grupos de recursos de empleados (ERG). Estas plataformas de networking facilitan la creación de conexiones valiosas y permiten a los profesionales mantenerse al día con las últimas tendencias y desarrollos en su campo. Sin embargo, la falta de conciencia sobre la importancia de estos grupos, junto con los problemas del día a día que impiden ver el largo plazo, complica la situación. Lamentablemente, las grandes empresas tecnológicas están reduciendo notablemente los recursos financieros destinados a la creación y formación de grupos de interés, lo que limita las oportunidades de networking y desarrollo profesional, esenciales para la innovación y el crecimiento.

El trabajo está siendo más individualista de lo que debería ser, influenciado por la falta de apoyo de las empresas y la dificultad de conexión. Cada profesional no está aportando elementos a su grupo de referencia dentro de su mercado. No se está aprovechando la constancia, la estrategia y la aportación de valor necesarias para integrarse en estos círculos, hacerlos más expansivos y contribuir al avance de nuevas ideas y proyectos innovadores. La clave, que es ser proactivo y estar dispuesto a invertir tiempo y esfuerzo en construir y mantener estas relaciones, no se está poniendo en práctica.

La importancia de estos grupos no puede subestimarse. No solo proporcionan oportunidades de crecimiento y aprendizaje, sino que también ofrecen un sistema de apoyo invaluable. En tiempos de incertidumbre, tener una red sólida puede marcar la diferencia entre el éxito y el estancamiento.

Para enfrentar los desafíos de 2024, tanto en México como en Silicon Valley, es esencial que los profesionales y líderes empresariales se enfoquen en crear y mantener entornos de trabajo que fomenten la colaboración. Esto incluye no solo apoyar la formación de nuevos grupos de referencia, sino también revitalizar los existentes. Fomentar una cultura de apertura, innovación y apoyo mutuo es crucial para superar los obstáculos actuales y futuros.

A través de un networking estratégico, auténtico y constante, podemos  cambiar el panorama.

Como siempre digo, podemos Do Better. Get Better. Be Better®.

Contacto:

*Lucrecia Iruela, Abogada, Coach Ejecutivo, Empresaria y Escritora

IG @melioranet

Twitter: lucreciart

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/lucreciai/

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

 

Siguientes artículos

Francia y la complejidad de formar un gobierno
Por

Funcionó la barrera contra la ultraderecha. La mayoría ciudadana así lo dispuso, pero sin conceder una mayoría absoluta...