2015 fue una montaña rusa emocional para los inversionistas, y parece que los próximos 12 meses no serán diferentes.

 

Por Steve Schaefer

PUBLICIDAD

Desde el continuo colapso de los precios del petróleo hasta la primera subida de tasas de la Reserva Federal en una década, 2015 fue un año difícil para los inversionistas. A aquellos que compraron las llamadas acciones FANG (Facebook, Amazon, Netflix y Google) les fue bien, pero las ganancias del año se concentraron en gran medida en ese grupo. La siguiente es una guía de lo que ocurrió en 2015 y una referencia de lo que podemos esperar en 2016.

 

A – Apple

La compañía más grande en el mundo sigue siendo la más importante para muchos inversionistas. Después de todo el ruido en torno a la música, los iPads y un posible auto, el fabricante de teléfonos inteligentes sigue siendo una marca de un solo producto. No obstante, es notable que el iPhone sea responsable del crecimiento de Apple. Eso podría cambiar en 2016, si Wall Street está en lo correcto, ya que varios analistas pronostican el primer descenso en ventas del iPhone.

 

B – Hamburguesas

Shake Shack era uno de los favoritos del mercado a principios de 2014, pero el resto del año lo pasó mal mientras sus acciones colapsaron desde el pico de mayo de 96.75 dólares a menos de 50 cada una. McDonald’s, por su parte, decidió no seguir una estrategia de aprovechamiento inmobiliario y apuesta fuerte por que sus desayunos –que ya están disponibles durante todo el día– impulsen sus utilidades netas.

 

C – China

Parecía que la burbuja estuvo a punto de estallar en 2015 mientras el crecimiento se desaceleraba –oficialmente, al 6.9% en el tercer trimestre– y las acciones chinas resintieron el impacto. No obstante, en el largo plazo el panorama se mantiene más bien intacto, el FMI añadió oficialmente la moneda del país a las grandes ligas, y muchos administradores de fondos pasaron la segunda mitad del recorriendo el mercado en busca de gangas.

 

D – Deuda

Las empresas de Estados Unidos han pasado los últimos años jugando un juego muy lucrativo: pedir dinero prestado a tasas baratas para usarlo luego para comprar otras empresas o bañar a sus accionistas en efectivo. Sin embargo, las condiciones del mercado se mueven y un entorno de tasas más altas no propicia repetir las mismas jugadas. Las empresas que han sacrificado la flexibilidad de su hoja de balance por un auge a corto plazo podrían pagar el precio.

 

E – Elección 2016

La carrera por la Casa Blanca será un sprint hasta el 8 de noviembre, y los traders podrían beneficiarse al adoptar una visión contraria a cualquier movimiento impulsado por uno de los punteros en la contienda. En 2012, la delantera reportada por Mitt Romney en las encuestas con frecuencia era seguida por ganancias en acciones de empresas como mineras de carbón que supuestamente se beneficiarían de una política medioambiental más laxa de una administración republicana. Barack Obama ganó la reelección, y las acciones de las mineras volvieron a colapsarse.

 

F – Fed

En diciembre de 2015, Janet Yellen y la Fed subieron las tasas de interés por primera vez desde 2006. Ese endurecimiento de la política monetaria será un tema que el mundo seguirá de cerca en 2016. Aunque algunos observadores del mercado se muestran pesimistas ante el abandono de la tasa cero por parte del banco central, la Fed tiene previsto un ritmo “gradual” de incrementos que, se espera, no frene el crecimiento.

 

G – Googlers

Larry Page y Sergey Brin disfrutaron de un gran año en términos financieros, pero hicieron mucho ruido reposicionando drásticamente la empresa que crearon en 1998. Bajo su nueva empresa matriz Alphabet, Google es ahora una subsidiaria que se encarga del negocio de búsqueda y de YouTube, mientras que otros segmentos se enfocarán en las iniciativas de salud y los “moonshots” como los coches autónomos.

 

H – Hoteles de fondos de riesgo

Valeant Pharmaceuticals y SunEdison son claros ejemplos de 2015 sobre cómo la ingeniería financiera puede salir mal, mientras que la sorpresiva compra de Keurig Green Mountain maltrató a los vendedores en corto. Las acciones más populares entre los administradores de fondos de cobertura han tenido un impacto perjudicial sobre los resultados de 2015 para celebridades como Bill Ackman y David Einhorn, que se buscarán tener un mejor año este 2016.

 

I – Icahn

Después de involucrarse en compañías como Ebay y Apple, Carl Icahn está llegando al ámbito político y al mundo de los bonos basura. El accionista activista pretende ser un factor en las elecciones de 2016 con sus severas advertencias sobre la política de impuesto corporativo y se enfrascó en una discusión con Larry Fink, de Blackrock, sobre la seguridad de los bonos ETF.

 

J – Jeff Bezos

Resulta que a los inversionistas de Amazon realmente no les preocupan las ganancias, siempre y cuando les sugieran la posibilidad de recibirlas algún día. Unos cuantos detalles acerca del poderoso negocio en la nube Amazon Web Services fueron más que suficientes para superar los temores de que los ingresos de rápido crecimiento no apoyarán aumentos del gasto significativos para siempre, y el repunte gigantesco de las acciones de Amazon de 2015 más que duplicó la fortuna de Bezos.

 

K – Kinder Morgan

El gigante de la energía de Richard Kinder es un emblema de la amplitud y la profundidad de la caída de los energéticos. Aunque la empresa es un importante productor de petróleo, se supone que su negocio principal de oleoductos al menos está un poco aislado del colapso de los precios. Esto en cuanto a eso. Sus acciones cayeron 65% en 2015 y el alto dividendo, uno de los principales argumentos de venta para la acción, no sobrevivieron intactos.

 

L – Costos laborales

Aparentemente, la inflación en Estados Unidos es tan baja que no puede encontrarse por ningún lado, pero las presiones salariales le dieron una mordida al repunte del mercado laboral. Se habló mucho de cómo las tiendas Wal-Mart recortaron su previsión para 2016 durante el otoño pasado, pero los problemas de la minorista tienen mucho menos que ver con los artículos en los estantes que con las personas que los ponen ahí y cuánto ganarán en el los próximos años.

 

M – Mark Zuckerberg

El fundador de Facebook fue noticia una vez más en diciembre, cuando acompañó el nacimiento de su hija con una promesa de regalar prácticamente toda su fortuna a lo largo de su vida y el lanzamiento de un vehículo diseñado para invertir en esfuerzos filantrópicos. Otro año como 2015 –sus acciones subieron 34%– y habrá mucho más dinero para la causa.

 

N – Netflix

Las mejores acciones del S&P 500 en 2015 tuvieron el tipo de año que hace a los críticos comerse sus palabras. Pero las preguntas planteadas por los escépticos no tienen fundamento, y a medida que más proveedores de contenido mantienen sus películas y programas de televisión para sus propias ofertas desagregadas, Netflix enfrenta a un mundo en el que sus fuentes se han convertido rápidamente en sus competidores.

 

O – Oprah

Quien fuera durante mucho tiempo la reina de la televisión incursionó en la bolsa de valores en 2015. Oprah Winfrey invirtió en Weight Watchers y su acuerdo para ser una promotora del programa de pérdida de peso ayudó a darle un impulso a la compañía, sumando 700 mdd a su capitalización de mercado en tan sólo dos días. Sin embargo, el apoyo de una celebridad no es ninguna garantía, por lo que los inversionistas tienen razón para ser cautelosos.

 

P – Petrobras

La corrupción y el colapso de los precios del petróleo se combinan para hacer de 2015 un año terrible para el gigante petrolero brasileño, y las cosas pueden poner más feas antes de mejorar. Wall Street espera que el productor de energía venda activos en su intento por enderezar el barco.

 

Q – QE3

La política monetaria laxa asumida por la Fed luego de la crisis se está endureciendo, al menos un poco, y muchos observadores del mercado han estado esperando que el Banco Central Europeo tome el relevo. Pero Mario Draghi y el BCE no ampliarán sus compras de activos tanto como se había previsto en diciembre, mientras que los reguladores muestran resistencia a nuevas medidas de estímulo.

 

R – Rusia

El desplome de los precios de la energía ha hecho la vida imposible a una gran cantidad de inversionistas que tratan de salir del problema en Rusia. Las acciones sin duda están baratas pero apostar por que ellas no permanecerán así para siempre es un juego sólo para el paciente y al audaz.

 

S – Star Wars

The Force Awakens hizo un debut en taquilla récord, y ésa es una buena noticia para un grupo de empresas en la órbita de Lucasfilm. La matriz, Walt Disney, por supuesto espera que los primeros retornos sobre su inversión de 4,000 millones de dólares (mdd) sean alentadores, pero los fabricantes de juguetes Hasbro y Mattel, la compañía de videojuegos Electronic Arts e IMAX también están a punto de beneficiarse de una temporada navideña copada de Star Wars.

 

T – Tesla Motors

Olvídense de intentar valuar al fabricante de automóviles de Elon Musk con base en su producción. En su apogeo, la capitalización de mercado de Tesla rondaba los 15,000 mdd de Ford y GM, a pesar de vender sólo una fracción de sus vehículos. Pero con el lanzamiento del Model X y un modelo más asequible esperado para 2017, los inversionistas apuestan a que el sueño de Musk de tener un auto eléctrico atractivo para las masas se está haciendo realidad.

 

U – Unicornios

La altas valuaciones de las startups de tecnología como Uber, Airbnb y docenas más son objeto de un intenso escrutinio, y para muchos 2016 será una dura prueba. La salida a bolsa de Square en noviembre marcó un hito en el mercado público, dejando claro que un alto valor previo a la salida no siempre corresponde a la realidad.

 

V – Valuación

Las bajas tasas de interés y el crecimiento mundial mediocre han puesto una prima en empresas con ventas que no están creciendo. Sin embargo, el S&P 500 tiene un múltiplo de 16 y la relación Shiller PE a largo plazo es de 25. Si los márgenes han alcanzado su punto máximo, los múltiplos parecen mucho más propensos a contraerse que a subir.

 

W – Warren Buffett

La caída de Wal-Mart golpeó la cartera de Berkshire Hathaway en 2015, y un año terrible para IBM tampoco ayudó. A pesar de ello, Buffett tuvo un gran año de fusiones y adquisiciones con la compra de Precision Castparts la fusión de Heinz, en la que tiene una participación, con Kraft Foods.

 

X – Axovant Sciences

Lo sabemos, hacemos trampa con esto, pero Axovant tuvo la mayor salida a bolsa del sector de la biotecnología en junio, recaudando 315 mdd. Fue una de las ofertas que más ruido hicieron en un mercado vacilante de nuevas ofertas, pero la acción no pudo mantener ese nivel. Con todo y su fármaco para combatir el Alzheimer, Axovant está 35% por debajo de su precio máximo.

 

Y – Yahoo!

La empresa de tecnología de Marissa Mayer motivó abucheos en noviembre cuando contrató a la consultora McKinsey para dar la vuelta a su esfuerzo de salvamento que lleva años en proceso, y recibió aún más críticas cuando dio un giro de 180 grados en la escisión prevista de su participación de Alibaba. Aunque Mayer y la junta dijeron que aún creen que esa separación habría estado libre de impuestos, los inversionistas se muestran escépticos. Yahoo debe vender o salvar su negocio principal, añadiendo otro año a sus esfuerzos de salvamento y dando parque a los especuladores que creen que los días de Mayer en el timón podrían estar contados.

 

Z – Presupuesto base cero (por Zero, en inglés) 

Todo auge de fusiones y adquisiciones tiene su palabra de moda –raiders corporativos en los 80, compras apalancadas antes de la crisis financiera de 2008– y éste es el de 2015. Significa que los directivos tienen que justificar cada gasto para el próximo año, en lugar de aumentar o disminuir el presupuesto del año anterior, y ha sido popularizado por 3G Capital, los inversionistas detrás de las lucrativos fusiones del mundo cervecero (Anheuser-Busch InBev y SAB Miller), alimentos envasados (Kraft Heinz) y restaurantes (Burger King, Tim Hortons).

 

Siguientes artículos

Gabriel Orozco: crear arte sin esperar nada a cambio
Por

Gabriel Orozco es el artista mexicano más cotizado en el mercado internacional del arte contemporáneo. Su práctica respo...