Un festival de música es una experiencia única, pero también costosa. Por eso te presentamos las coordenadas básicas para que planees mejor tu expedición financiera de melómano.

 

Con marzo llega la primavera, el calor… y los festivales de música. Todo el mundo se pone en sintonía para entrar en una vorágine maratónica a fin de ver a sus artistas favoritos. Quienes han asistido a un festival saben que la experiencia va más allá de sólo ir a una serie sucesiva de “miniconciertos”, pues se suman variables como el clima, la gente, los tiempos y, en particular, el dinero.

Los festivales de música han aumentado a niveles incalculables. Parece increíble darse cuenta que han pasado más de cinco décadas desde el mítico festival de Jazz de Newport o el histórico Woodstock. Los festivales no son sólo música aglomerando multitudes: también son un despliegue logístico de dimensiones titánicas, un trabajo de coordinación muy minucioso, que implica un trabajo de meses atrás para que dos o tres días de fiesta lleguen a buen puerto.

La experiencia festivalera comienza desde la planeación del itinerario, la elección de la ropa adecuada para no sufrir inclemencias del tiempo, coordinar horarios, elaborar un presupuesto que contempla no sólo tu entrada al evento, sino también el costo de tu traslado al lugar, tu comida y bebida, entre otras cosas. Es también un evento social y un diálogo intercultural que queda impregnado en todos los amantes de la música.

Para muchos, la experiencia de viajar a Coachella, en Indio, California, o a Glastonbury, en Inglaterra, ha sido descrita como lo mejor del mundo. Sin embargo, sí requiere de un ahorro considerable, un gasto sustancioso para los que no son nativos de los países sede y que la mayoría de las veces deviene en un dispendio financiero que seguro se notará en tu economía todo un año.

¿Quieres una experiencia de concierto poco convencional? ¿Ya checaste el cartel que más te llama, el precio del dólar, dónde te vas a quedar, cuánto y en qué gastarás? Quizás hacer una previsión de viajero no está de más, pero siempre ten en mente que no costará lo mismo un Austin City Limits que un Roskilde en Dinamarca.

 

Low Cost

Si deseas viajar por primera vez para ir a un festival, pero te diste cuenta que tu presupuesto no es el más holgado aún, puedes comenzar a experimentar con festivales muy buenos a nivel local o regional, como el Vive Latino, el Corona Capital, Ceremonia, Bahidorá, NRMAL o el Hell & Heaven. La experiencia local suele dotarnos de cierta experiencia para ser más acuciosos en nuestras “finanzas de conciertos”. Por ejemplo, Lollapalooza, en Chile, cuesta cerca de 3,000 pesos mexicanos por dos días, pero el costo de viaje y estancia es sustancialmente menor que cualquiera a nivel internacional.

Ir a cualquiera de los grandes en Estados Unidos ya es más accesible que antes, con paquetes que incluyen atractivas ofertas con vuelo, hospedaje, entrada e incluso alimentos. Ir a Coachella, Lollapalooza, en Chicago, el Austin City Limits o el Bonnaroo pueden salirte entre 14,000 y 30,000 pesos todo incluido.

Si, como en nosotros, tu hambre de festivales no para y estás pensando a qué festival internacional acudir este año, pero el factor dinero sigue siendo determinante, te presentamos esta guía para elegir mejor esa jornada musical, que seguro te dejará con un dolor inolvidable en los pies y los oídos sensibles, pero a la que seguro querrás regresar el año entrante.

 

1. Rock in Rio Lisboa

Fecha: mayo 2016.
Headliners: Sin confirmar.
Costo aproximado: 12,000 pesos por tres días.

El Rock in Rio vendió 64.48% de sus entradas a compradores internacionales en 2014. Su entrada cuesta cerca de 3,800 pesos por día, a lo que habría que agregar un promedio mínimo de 1,000 pesos por día para alimentos y bebidas, más tu viaje, más tu hospedaje. Hay que considerarlo. Su demanda eleva las cosas, y si tan sólo la experiencia completa de concierto resulta en cerca de 12,000 pesos la entrada, el resto infla todo.

2. Glastonbury

Fecha: 24-28 de junio.
Headliners: Foo Fighters, Lionel Richie.
Costo aproximado del boleto: 4,000 pesos (agotados).

La experiencia de enlodarse a la inglesa y acampar en las campiñas resulta un tanto más económica que Rock in Rio, promediando cerca de 800 a 1,000 pesos por día, incluyendo comidas y bebidas. Aquí el detalle es que el clima te obligará a gastar en botas e impermeable. Glastonbury es un gran festival, pero algo complejo en su dinámica y experiencia si no estás acostumbrado a los extremos.

3. Fuji Rock Festival

Fecha: 24-26 de julio.
Headliners: Muse, Foo Fighters, Belle & Sebastian.
Costo aproximado del boleto: 5,067 pesos por tres días .

Ver a Mötorhead, Muse o los Foo Fighters en Naeba, Japón, en uno de los festivales más importantes de rock del mundo, no suena para nada mal. Sin embargo, el detalle está en la distancia de viajar hasta Japón, el idioma, el tipo de cambio y un sinfín de elementos más que quizá no habías contemplado. La experiencia total puede rebasar los 60,000 pesos sólo por esos tres días de festival.

4. Primavera Sound

Fecha: 28-30 de mayo.
Headliners: Patti Smith, Interpol, Caribou, Antony and the Johnsons.
Costo aproximado del boleto: 3,500 pesos por tres días.

Barcelona, calor, poca ropa y la mejor música del planeta. Añade que el costo por una cerveza ronda los 10 euros y así escala con la comida, los souvenirs y demás. Contempla que el calor no es poca cosa y requerirás abundantes líquidos. Como extranjeros, muchas veces omitimos esos pequeños detalles, propios de cada localidad, que pueden disparar el costo de tu estancia o, en el peor de los casos, derivar en una experiencia poco grata. La travesía completa en plan austero puede salirte en 30,000 pesos, aproximadamente.

5.- Roskilde Festival

Fecha: 1-4 de julio.
Headliners: Paul McCartney, Pharrel Williams, Muse, Disclosure.
Costo aproximado del boleto: 3, 500 pesos por tres días.

Quienes han tenido los arrestos de viajar desde México hasta Dinamarca (cerca de 24,000 pesos) aseguran que es una de las mejores experiencias musicales jamás vividas. Sus cuatro días de conciertos continuos y peculiares escenarios, así como lo espectacular de su cartel, que puede ir desde lo muy especializado (Kronos Quarter) hasta lo más popular del momento (Pharrell Williams), han hecho de Roskilde el segundo festival más importante después de Glastonbury. Al costo de la entrada habría que sumar un promedio de 1,800 pesos por día para no pasar hambre. Con suerte, y poniéndose hábil con las promociones, la experiencia puede salirte en 40,000 pesos.

Los festivales aumentan su demanda año con año y el tipo de cambio suele encarecerlos. Las ventas a nivel internacional siguen aumentando, por lo que rara vez se verá que un boleto de entrada baje o permanezca en los niveles de su edición pasada.

 

Consejos

Como te recomendamos en tu guía para el primer viaje, toma en cuenta lo siguiente:

  • Infórmate del tipo de cambio. Acércate a los expertos y planea con tiempo holgado el mejor momento para comprar los boletos del festival, avión, hospedaje, guías y transportes.
  • Prevé al máximo tu vuelo. Busca promociones y pregunta varias veces en la mayor cantidad de agencias posible por paquetes y ofertas. Si compras tu vuelo con suficiente antelación, el costo baja sustancialmente.
  • Austeridad y ahorro. Ir a un festival implica hacer un esfuerzo financiero considerable. Ahorrar la mayor cantidad posible y tratar de gastar lo menos quizá te brinde una sorpresa a la hora de llegar al festival. Investiga lo más que puedas sobre el costo de las cosas y trata de no hacer gastos innecesarios.
  • Toma en cuenta los factores de la localidad: clima, idioma, economía y, en algunos casos, hasta la cultura, que pueden influir en el costo de las cosas. Recuerda que la emoción del viaje puede hacer que olvides que viajar a Europa o Asia no es tan sencillo después de todo.
  • Contempla que las entradas a los festivales van por etapas y vuelan. Si decidiste que es un hecho que irás al festival y dice ‘early bird’, no dudes en comprar tus boletos: puede que pagues hasta 50% menos del costo final.

 

Fuentes: Ticketbis, Live Tours, Despegar, Superboletería, sites oficiales de los festivales.

 

Siguientes artículos

La pieza clave para lograr el triunfo en la Formula 1
Por

Toto Wolff es la pieza clave que le faltaba a los autos de carreras para revolucionar un negocio que ya no aceleraba.