Quien por años fungiera como el líder de los empresarios frente al poder político, ahora se alista para enfrentar nuevas batallas. ¿Una secretaría de Estado? ¿Ser un actor relevante de la política? Por lo pronto, sostiene que hay un grave problema de deuda de Pemex y estados con las empresas que debe ser resuelto ya.

 

¿Cuál será el camino que tomará Gerardo Gutiérrez Candiani? ¿Una secretaría de Estado? ¿Jugará un papel relevante en el gobierno de Oaxaca, una entidad acostum­brada a la beligerancia y que parece conde­nada a vivir en la eterna pobreza?

PUBLICIDAD

Quien se desempeñara hasta hace unas semanas como presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) habla de los retos por resolver en la relación empresarios-gobierno durante este 2016 y de sus nuevas apuestas.

“Tengo una trayectoria donde siempre he competido y he lucha­do, mucha gente me ha acompaña­do pero nadie me ha regalado nada, esa es la verdad. Creo profunda­mente en mi país, estoy absoluta­mente convencido de que México tiene un gran futuro, pero también que hay que construirlo entre to­dos ya que es una responsabilidad compartida”.

Sin protocolos de por medio, el empresario advierte que además de pagar deudas y corre­gir el problema del endeudamiento de los estados antes de que explote, dice que hay que avanzar en la democra­cia fortaleciendo las instituciones, la participación ciudadana, pero sobre todo con énfasis en velar por la libertad de expresión.

Cuando Forbes México le preguntó a Gutiérrez Candiani que podría aportar un empresario a la política con respecto a sus aspiraciones de contender por la gubernatura de Oaxaca, esto fue lo que contesto.

“Quiero muchísimo a Oaxaca y creo que Oaxaca también tiene un gran futuro, pero se tiene que traba­jar mucho en la unión y en que realmente cambien las condiciones que venimos arrastrando de mucho tiempo atrás. Mira, yo creo que al final la diferen­cia entre político y empresario es la persona humana, por lo que estoy convencido de que hay que buscar a los mejores perfiles.”

Gerardo Gutiérrez Candiani sabe muy bien el difícil terreno que representa la política y que los ataques son algo inevitable.

“En Oaxaca les encantan las injurias, pero pues ya sé quiénes son, los que precisamente más cola tienen siempre, todo Oaxa­ca sabe que ellos se han comportado exactamente de esa manera, a base de corrupción… Yo no voy a entrar nunca en esa dinámica. Yo tengo mis negocios, de eso vivo y de eso voy a vivir, no voy a vivir nunca de la polí­tica y menos del erario público.

 

Encuentra la entrevista completa con Gerardo Gutiérrez Candiani en la edición de enero de la revista Forbes México.

 

Siguientes artículos

Walmart pone a la venta tiendas Suburbia
Por

La minorista aclaró que este proceso se encuentra en una etapa inicial “y no puede garantizarse que la venta se vaya a l...