Ante un panorama marcado por la cercanía de la elección presidencial en EU, el Banco de México (Banxico) no descarta nuevos episodios de volatilidad en los mercados financieros y las presiones en el tipo de cambio, de acuerdo con la minuta de la última reunión de la Junta de Gobierno.

El documento, que detalla la última decisión de política monetaria, señala que la mayoría de los integrantes de la Junta de Gobierno coincidió en que otros factores de presión son la eventual normalización de la política monetaria en Estados Unidos y las reducciones potenciales en el precio del petróleo.

Asimismo, algunos miembros consideraron que ante los posibles riesgos para el peso, podría ser necesario implementar medidas fiscales, monetarias y cambiarias. Esto debido a que la moneda acumula en lo que va del año una pérdida del 7.1%, en medio de especulaciones sobre el futuro de la política monetaria en EU y preocupaciones sobre la economía mundial.

Lee también: Deuda, el foco rojo para la calificación de México

PUBLICIDAD

Por otra parte, el pasado 11 de agosto la Junta de Gobierno decidió de forma unánime mantener su tasa clave en 4.25%, al considerar que el escenario central para la inflación en el corto y mediano plazos continúa siendo congruente con la meta permanente del 3.0%, más o menos un punto porcentual.

No obstante, Banxico aseguró que se seguirá muy de cerca la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas de mediano y largo plazo, en especial del tipo de cambio y su posible traspaso a los precios al consumidor.

“En este contexto, se mantendrá vigilante de la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos, sin descuidar la evolución de la brecha del producto”, menciona el documento.

Te puede interesar: Ni con Hillary, ni con Trump

Ante los riesgos, los cinco miembros recalcaron la importancia de redoblar esfuerzos para mantener sólidos los fundamentos económicos del país, sobre todo en materia de finanzas públicas.

En particular, destacaron “que continúan siendo deseables acciones adicionales de consolidación en las finanzas públicas, tales como procurar un superávit primario a partir de 2017”, señaló la minuta.

La Secretaría de Hacienda dijo esta semana que está preparando el paquete económico para el 2017, en el que contempla proponer al Congreso lograr un superávit primario ese año por primera vez desde 2009.

Asimismo, se destacó que las perspectivas para el crecimiento mundial siguen revisándose a la baja, reflejando en parte el impacto estimado de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, así como el hecho de que otras economías avanzadas se han expandido a un ritmo menor al esperado.

En lo referente a las tasas de interés, la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno sostuvo que las tasas de corto y mediano plazo mostraron alza, en tanto que las correspondientes a horizontes de largo plazo tuvieron disminuciones, con lo que la curva de rendimientos registró un aplanamiento.

 

Siguientes artículos

Una metodología de seis pasos para emprendedores
Por

¿Es posible crear una metodología que ayude a los emprendedores a entender que tan viable es el desarrollo de una idea,...