El 14 de noviembre se aprobó el Presupuesto de Egresos de la Federación 2022 y, como lo mencioné anteriormente en esta columna, era fundamental que las y los diputados destinaran los recursos suficientes para garantizar los derechos de la niñez y adolescencia en México. 

Desde Save the Children llevamos a cabo distintas acciones para motivar a que las y los diputados priorizaran y atendieran sus demandas. Por ejemplo, en nuestras redes sociales hicimos que la voz de las niñas y los niños resonara a través de un breve video en el que se exponían algunos de los motivos para otorgarles mayores recursos (visualízalo dando clic aquí). Asimismo, participamos en mesas y foros con distintas dependencias para propiciar un diálogo profundo y razonable. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Todas estas acciones tuvieron la intención de que las instituciones y programas que velan por el bienestar de la niñez no se vieran carentes de recursos, pero ¿logramos nuestro cometido? 

La respuesta deberá pensarse en matices. Por ejemplo, hubo rubros que tras la reflexión tuvieron mejoras muy importantes, como el caso del Programa de Vacunación Universal (PVU) al cual se le aprobó un aumento de $670,393,386.00 respecto al proyecto que en un inicio se había presentado; lo cual permitirá atender y revertir los rezagos existentes en materia de vacunación, así como prevenir brotes por enfermedades. 

Sin embargo, hubo otros programas que no tuvieron modificaciones pese a las recomendaciones señaladas. En este grupo se encuentran algunos relativos a la educación, que tienen como objetivo asegurar el acceso a la educación inicial y básica de calidad en zonas de alta y muy alta marginación como el E066 Educación Inicial y Básica Comunitaria que opera el Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE), de igual manera, también podemos mencionar al programa E005 Ejecución a nivel nacional de acciones de promoción y vigilancia de los derechos laborales, el cual da lo recursos para contratar a más personas inspectoras laborales, que son las encargadas de detectar y prevenir el trabajo infantil dentro de los centros de trabajo.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

En cualquier caso, la aprobación de los recursos no garantiza per se una mejora inmediata.  Necesitamos que el dinero sea utilizado de forma efectiva y transparente; y, desde la sociedad civil, seguiremos trabajando para que las niñas y los niños de México tengan el presente que merecen, sin realizar actividades peligrosas como el trabajo infantil.  

Ese será el verdadero reto del gobierno, hacer que nadie se quede atrás con los recursos que ha decidido asignar.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Conoce más en: www.savethechildren.mx 

Josefina Menéndez es directora general de Save the Children

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

tecnología digital, ciberseguridad,
La fortaleza y fragilidad de la tecnología en el mundo
Por

Una caída del sistema no solo va a generar una tensión graciosa, sino una verdadera tragedia.