Durante algún tiempo hemos sostenido que el difícil entorno económico en Latinoamérica está impulsando un cambio político positivo que podría tener consecuencias importantes para las inversiones.

 

La reciente victoria del candidato de centro-derecha Mauricio Macri en las elecciones presidenciales de Argentina y la moderación por parte de Michelle Bachelet de su conflictiva agenda de reformas en Chile son ejemplos de un cambio hacia una política más afín al mercado y orientada a las reformas en la región.

Los resultados del 6 de diciembre en Venezuela constituyen otra manifestación más de esta tendencia. El hecho de que el partido en el poder, el PSUV, haya perdido el control de la Asamblea Nacional por primera vez en 16 años es significativo y representa un paso inequívoco en la dirección correcta, incluso si el periodo poselectoral se caracterizara por una mayor tensión y polarización política.

PUBLICIDAD

En 2016, los vientos de cambio políticos probablemente seguirán soplando en Latinoamérica. En Perú, las elecciones se celebrarán el 10 de abril y los últimos sondeos señalan que la ex legisladora promercado Keiko Fujimori lidera por amplio margen las intenciones de voto. Un dato importante es que la siguen varios candidatos afines al mercado.

En Brasil también se vislumbran cambios en el horizonte. Tras cuatro mandatos presidenciales consecutivos en manos del Partido de los Trabajadores (PT), de centro-izquierda, los votantes están cada vez más insatisfechos. Según las últimas encuestas, 71% de la población considera que el gobierno actual es malo o pésimo.

El nivel de aprobación de la gestión de Dilma Rousseff se sitúa en tan sólo 8%, el más bajo para un presidente brasileño. Todo indica que la oposición afín al mercado ganará influencia en las elecciones de gobernadores del año próximo –en que se juegan distritos importantes con presupuestos abultados, como es el caso de São Paulo– y en los comicios presidenciales de 2018. El cambio político en Brasil podría producirse aun con mayor rapidez si resulta exitoso el proceso de juicio político recién iniciado contra la presidente.

Estamos vigilando muy de cerca estos sucesos políticos y sus consecuencias para la inversión, y continuaremos haciéndolo. Con base en nuestras expectativas de un cambio en la política, por ejemplo, ahora tenemos una visión más favorable de los bonos de deuda pública argentinos, aunque continuamos viéndolos con cautela.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Microsite: UBS Platiquemos

Microsite: UBS

 

Consideraciones legales. El presente artículo ha sido preparado por el equipo de análisis de Wealth Management Research de “UBS A.G.” y adaptado por Adolfo Acebras, Analista para México de UBS Asesores México, S.A. de C.V. (en adelante, “UBS Asesores” y en conjunto con UBS AG, “UBS”).
UBS expresamente rechaza cualquier responsabilidad derivada del uso del presente artículo y no garantiza de manera expresa o tácita, la fiabilidad o integridad de la información, así como tampoco garantiza que estas estimaciones o proyecciones serán cumplidas. Los resultados finales variarán de las proyecciones y dichas variaciones podrían ser sustanciales. La información contenida en el presente artículo no es ni debe ser considerada como una promesa o garantía con respecto al pasado o al futuro. Toda la información, opiniones y precios establecidos en este documento, son actuales únicamente al momento de su publicación y pueden ser alteradas sin previo aviso. UBS expresamente rechaza cualquier responsabilidad derivada del uso del presente documento. Es importante destacar que los valores referidos en este artículo por los autores fueron valuados sobre la base de precios aproximados y de mercado utilizados comúnmente por la banca. Esos valores deberán considerarse como únicamente indicativos y UBS no está obligado para con ellos. Este artículo no debe ser interpretado como una oferta de adquisición o venta de valores o instrumentos financieros relacionados por parte de UBS, ha sido preparado exclusivamente con fines informativos y  su contenido no debería interpretarse como una recomendación o asesoría legal, tributaria, contable o de inversión para persona determinada. Ningún acto o decisión de inversión, enajenación u otro acto o decisión financiera, debería basarse exclusivamente en la información contenida en el presente artículo. Por lo anterior, este documento no substituye el análisis de riesgo que cualquier persona debe hacer antes de tomar una decisión de inversión. UBS Asesores México, S.A. de C.V. es una subsidiaria indirecta de UBS AG Suiza.
UBS Asesores México, S.A. de C.V. es un asesor en inversión constituido de conformidad con la Ley de Mercado de Valores, no es una institución de crédito y se encuentra impedido a recibir depósitos o mantener valores en custodia.
UBS Asesores México, S.A. de C.V. no forma parte de UBS Grupo Financiero, S.A. de C.V. ni de ningún otro Grupo Financiero Mexicano y sus obligaciones no se encuentran garantizadas por ninguna tercera parte.
UBS Asesores México, S.A. de C.V. no ofrece rendimientos garantizados.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Rotoplas busca adquisición de empresa de tratamiento de agua
Por

Rotoplas señaló que la operación sería financiada 100% con recursos de la compañía y representaría la primera adquisició...