Por Julio Pilotzi*

Hace un par de años atrás, el mercado de las cirugías estéticas en nuestro país era pequeño e incipiente, y apenas podía vislumbrarse un proyecto que pretendía posicionar a Tijuana, por su ubicación estratégica en la frontera, como el paraíso de la cirugía estética para los vecinos del norte. Sin embargo, hoy, unos cuantos años después, el terreno de juego ha cambiado y lo que parecía ser un destino convenientemente cercano para los americanos, ahora se ha convertido en un negocio floreciente, el cual, hablando en términos globales ha captado el 8% de una industria que vale 11 mil millones de dólares.

Y el potencial de crecimiento es enorme, porque cada día se suman más y más personas a esta cultura del cuidado físico y la belleza personal, para consumir de forma voraz cada vez más estos procedimientos.

No hay que ir muy lejos, sólo en 2017 se realizaron más de 957 mil procedimientos estéticos en nuestro país, esto se traduce en que 5 de cada 10 mexicanos se ha realizado una cirugía estética, las cuales van desde rinoplastias, aumento de busto hasta modelado del cuerpo.

PUBLICIDAD

Lo que parecía ser únicamente una cultura al ego y lo superficial, ha catalizado ese auge sin precedentes para consolidarse en una industria multimillonaria, ubicando a nuestro país en el tercer lugar en el mundo, solo por debajo de Estados Unidos y Brasil, quienes, junto con Japón e Italia, concentramos el 40% de las cirugías estéticas mundiales.

Pero este negocio tan grande, atrae la mirada de nuevos competidores como Colombia e incluso India, que buscan posicionarse como nuevos paraísos de la belleza, para llevarse una rebanada de este gran pastel, el cual tuvo un repunte del 8% el año pasado, pero “México sigue llevando la batuta en este rubro” afirma uno de los mayores expertos del área, Mauricio Casillas presidente del Colegio de Cirujanos Estéticos en Aguascalientes.

Por ello el reto de México para mantener este liderazgo es grande, lo cual ha creado un parteaguas de la industria de la cirugía estética en nuestro país, en el cual convergen el turismo y la medicina, para ser la coyuntura perfecta creando el turismo médico, el cual está tomando una relevancia sin precedentes en nuestro país para vender de forma conjunta paquetes de turismo y cirugía estética, que convenientemente permiten a extranjeros no sólo de Estados Unidos, sino también de Europa, conocer nuestro país y realizarse un procedimiento estético durante su visita.

De acuerdo con especialistas certificados por el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, la nariz es la principal cirugía estética a la que se someten los hombres, y a ella le sigue el del “six pack” (marcar los cuadritos del abdomen) denominada liposucción de alta definición. Sin embargo, también es frecuente en este sector la cirugía de liposucción. Pero hay cirugías que está llamando mucho la atención. Se trata de la Penoplastia y la Vaginoplastia.

La Penoplastia es un procedimiento cuya base es el alargamiento y engrosamiento de pene. Existen cirugías agregadas como complemento de la Penoplastia que son el agrandamiento de glande que se hace con rellenos de última generación llamados NEAUVIA, la liposucción de pubis, la liposucción general de muslos internos o de abdomen inferior y el levantamiento escrotal, dichas cirugías van enfocadas al embellecimiento de genitales teniendo impacto sobre un estado flácido y un estado erecto, la sensibilidad, la capacidad de erección, la capacidad de eyaculación, de fecundación, la firmeza, la dureza y el ángulo. Se utiliza para fines estéticos y funcionales en pacientes de micropene y en pacientes con la enfermedad de Peyronie. Es un procedimiento de hora y media aproximadamente, ambulatorio, se usa anestesia general y son tres días de recuperación. No es doloroso y no se pierde sensibilidad. Cuesta alrededor de 140 mil pesos.

La Vaginoplastia engloba procedimientos de rejuvenecimiento de genitales externos e internos, es decir, rejuvenecimiento de labios mayores y menores (labioplastia), el rejuvenecimiento de clítoris, el o-shot y las cirugías del cierre del orificio vaginal. Esto se hace con radiofrecuencia o con láser CO2 que van encaminados a hacer una contracción cicatrizal para hacer un estrechamiento de la luz intravaginal completa, desde el introito hasta el cérvix.

La Vaginoplastia cura la incontinencia urinaria de esfuerzo leve a moderada, mejora la sensibilidad, mejora la hidratación y mejora la densidad de la mucosa vaginal. Los costos van de 12 mil pesos a 200 mil depende que qué tan completo se quiera el tratamiento. Regularmente es un procedimiento ambulatorio con una recuperación rápida y con bajo grado de complicación. Son tres sesiones de 30 minutos con 30 días de separación cada una, bajo una anestesia local de cremas. En México sólo hay un cirujano certificado en para la realización de la Penoplastia y el único a nivel mundial en combinarla con el Vaser. Se trata de Miguelangel Guevara.

Lo curioso de todo esto es que cuando se hizo la introducción de la Penoplastia en México, hace tres años aproximadamente, las solicitudes de consulta en su mayoría eran por parte de las parejas de los caballeros, hoy en día es un 30 o 40%. México es el segundo lugar a nivel mundial en la realización de Penoplastia atrás de Italia de acuerdo a la ISAPS.

Turismo Medico en México

Ubicado inicialmente en la frontera de nuestro país, con destinos como Tijuana o inclusive Guadalajara, hoy existen otros destinos como Cancún, Aguascalientes, León, Guanajuato y San Luis Potosí que se perfilan como los nuevos paraísos de la cirugía estética, la razón en términos simples son los costos; mientras que en Estados Unidos una cirugía de aumento de busto oscila en los 12,000 dólares frente a los paquetes de Turismo Medico en nuestro país que llegan a costar la mistad de ese precio incluyendo el mismo procedimiento y viajar por la región, hacen que no haya competencia.

Pero no solo se trata de la convergencia del turismo y estos procedimientos, la razón del crecimiento exponencial de esta industria es que esta sociedad esa conectada intrínsecamente con la belleza y el cuidado personal, lo cual se traduce en un crecimiento del 300% del mercado de las cirugías estéticas en nuestro país.

Ahora el reto por venir es para la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), quien tendrá que regular y controlar a esta creciente industria la cual no solo incluye a los cirujanos estéticos de México, sino que a la par también deberá mantener en regla a otros participantes de este negocio, que fuera del margen de la ley operan en la clandestinidad, algunos con falsas banderas y credenciales.

Finalmente hay que mencionar que la medicina estética es una de las ramas de la medicina que actualmente se encuentra en su mejor época generando ganancias millonarias para la industria farmacéuticas de rellenos y otros tipos de tratamientos, con un crecimiento exponencial día a día se desarrollan e investigan nuevos protocolos de tratamientos de esta especialidad generando un valor económico comparable con las industrias medicas de más alto rendimiento en el mercado; por ello el labor de México dentro de este negocio es muy importante, no solo para seguir dentro de los primeros lugares del mundo, sino para lograr este liderazgo, sin embargo, hacerlo será un reto muy grande el cual exige a sus jugadores una máxima profesionalización.

Este reto exigirá a los cirujanos estéticos una actualización constante y continua, no solo en nuestro país, sino en otros lugares del mundo para conocer las últimas técnicas, así como lo más moderno y sofisticado de la ciruja estética para estar a la vanguardia con médicos especialistas que estudien, publiquen e investiguen en este nuevo competitivo sector.

Además de médicos especializados en constante actualización se deben sumar a esta tarea el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (CMCPER) para regular a la profesión, así como la Cofepris, órgano que actualmente está bajo el cargo de José Alonso Novelo Baeza quien acaba de recibir estos días su reciente nombramiento, cuya labor será poner en orden a todos los participantes de este juego, con un padrón de 1,800 cirujanos más cosmetólogas, cosmeatras, spas y demás sitios que realizan prácticas estéticas.

La tarea es inmensa, pero con una debida profesionalización y regularización México podría colocarse como el primer lugar en el negocio de la belleza.

*Analista de temas económicos.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Esta casa para perro elimina el ruido de los fuegos artificiales
Por

Se trata de un prototipo creado en Europa para anular el ruido de los fuegos artificiales.