Luis Videgaray, titular de la dependencia federal, dijo que los estímulos fiscales se destinarán para apoyar a las empresas afectadas por el huracán Odile y se implementará una deducción del 100% en el ISR y el IVA para todas las inversiones de las reconstrucciones. 

 

 

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) otorgará estímulos fiscales para reactivar la actividad económica de Baja California Sur, debido a las afectaciones ocasionadas por el huracán ‘Odile’, que tocó tierra la noche del domingo.

PUBLICIDAD

Entre las medidas que la dependencia implementará para apoyar a los comercios damnificados, están la deducción del 100% del Impuesto sobre la Renta (ISR) y al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) a todas las inversiones que realicen las empresas para cualquier reconstrucción.

Al respecto, Luis Videgaray, titular de la SHCP, explicó este miércoles en una entrevista para un noticiario de Televisa que “muchos de los daños no son solamente en la infraestructura pública, sino a los hoteles, comercios y restaurantes, por lo tanto, el presidente de la República anunció un conjunto de medidas de estímulos económicos para que las empresas pequeñas, medianas y grandes de Baja California Sur tengan incentivos, tengan liquidez y financiamiento para invertir en lo que debe de ser una recuperación pronta de uno de los principales destinos turísticos de nuestro país”.

Asimismo, Videgaray comentó que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ya trabajan en el restablecimiento de los servicios y aseguró que aún no se tienen cuantificados los daños en Baja California Sur, ni el monto que la dependencia federal otorgará, pero en los próximos días se darán a conocer ambas cifras.

 

Evacuación de turistas

Las autoridades mexicanas comenzaron a evacuar el martes a los turistas varados por el paso del huracán Odile en la península de Baja California y a evaluar los daños dejados por el fenómeno climático, que seguía descargando lluvias sobre el noroeste de México con la fuerza de una tormenta tropical.

En tanto, la tormenta Polo, que se formó en aguas del Pacífico mexicano, amenazaba con convertirse en huracán y dirigirse por una ruta similar a la que tomó Odile, en paralelo a la costa occidental y en dirección a la península, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Odile tocó tierra como un poderoso huracán categoría 3 la noche del domingo con vientos máximos sostenidos de más de 200 kilómetros por hora (kph) y a su paso volteó automóviles, dañó hoteles, casas y negocios -que en algunos casos fueron saqueados- y dejó sin energía eléctrica a casi todo el estado de Baja California Sur.

Enormes marejadas castigaron a los centros turísticos de Cabo San Lucas y San José del Cabo, conocidos popularmente como Los Cabos y muy visitados por estadounidenses, donde postes y árboles fueron derribados, y casas de cientos de pobladores quedaron dañadas.

Desde las pistas del aeropuerto internacional en San José del Cabo, cuyo edificio quedó seriamente afectado tras el paso del ciclón, comenzaron a salir los primeros vuelos de aviones de las Fuerzas Armadas, de la Policía Federal y de líneas aéreas comerciales con vacacionistas varados que autoridades cifraron en unos 30,000, la mayoría extranjeros.

 

Con información de Reuters.

 

Siguientes artículos

UE México
México, atractivo socio comercial para Europa
Por

México ocupa el lugar 17 como mayor exportador para la UE y el 24 como importador, mientras que la UE se ha consolidado...