cintillo_2013

Lo sabemos: buscar casa puede ser un dolor de cabeza en la caótica Ciudad de México. Para facilitar el proceso, te ofrecemos estos tips que te ayudarán a salir sano y salvo del viacrucis.

 

Si vivir en la Ciudad de México con frecuencia resulta caótico, mudarse lo es más. Una mudanza es siempre un trance engorroso y agotador que también puede resultar muy costoso, así que aquí te damos algunos consejos para hacerlo un poco más llevadero y menos agresivo para tu bolsillo.

PUBLICIDAD

 

¿Rentar o comprar?

Buscar opciones para mudarte es lo primero, y hacerlo en función de tu presupuesto es lo lógico. A pesar de la percepción generalizada, y de que vivimos en la ciudad más cara del país, hay alternativas para comprar en vez de rentar. Al respecto, Sandra Hendrix, directora comercial de Coldwell Banker México, recomienda acercarse a un bróker inmobiliario o a un banco para conocer las opciones que tienes.

“Muchas veces es mejor que empieces a generar patrimonio con un crédito hipotecario que rentando”, dice Hendrix y asegura que hay muy buenas oportunidades de compra en zonas que antes no tenían tanta demanda, como las colonias Narvarte, Doctores, Escandón o, incluso, por el rumbo de Magdalena Contreras o sobre la México-Toluca.

Con respecto al precio de la renta mensual, Hendrix recomienda que ésta no rebase una tercera parte de tu ingreso —o del ingreso conjunto de una pareja. Además, podrías plantearte un objetivo de ahorro para buscar dar el salto a un crédito hipotecario: pagar renta por “un plazo máximo de tres a 5 años es manejable sin pensar que tiraste tu dinero a la basura”, aconseja la experta.

Si se desea comprar, Octavio Novelo, director general de Casa Chilanga, recomienda que en un mercado como el DF, donde hay una mayor demanda que oferta, la mejor manera de hacerlo es de forma planeada y en preventa, en donde hay mejores condiciones y nos da oportunidad de ahorrar.

Por otra parte, Novello señala que con la apertura del crédito y las bajas en las tasas de interés, se ha generado una baja generalizada en los precios de las rentas para casa habitación, lo cual también plantea la posibilidad de encontrar un sitio para arrendar a un precio accesible.

 

Encontrar el lugar

Si ya decidiste rentar, ahora sí podemos entrar en materia. En esta etapa se encuentra la clave para ahorrar tiempo, dinero y dolores de cabeza. Para lograr una planeación adecuada del proceso, lo ideal es contar con entre 45 y 30 días de anticipación, de esta manera hay oportunidad de comparar opciones de inmuebles, servicios de mudanzas y, lo más tardado, empacar y clasificar tus pertenencias.

Lo primero es asegurarte de que reúnas los requisitos básicos, que varían dependiendo del arrendador, pero la lista usualmente incluye:

• Comprobante de domicilio.
• Identificación con fotografía.
• Un fiador con bienes inmuebles en el DF (algunos permiten escrituras del área metropolitana de la ciudad).
• Algunos arrendadores hacen una revisión al buró de crédito.
• Pagar una renta como depósito y una renta adelantada.
• Adicionalmente, hay algunos propietarios que piden el pago de una fianza.

Para verificar los trámites y requisitos, así como pedir informes sobre las propiedades que hay en renta, puedes acercarte a alguna de las muchas inmobiliarias que hay en la ciudad, varias de ellas pueden orientarte sobre opciones que se ajusten a tu presupuesto. Magdalena Hernández, subdirectora de administración de Lomelín, afirma que contratar a través de una inmobiliaria “da la seguridad de que el departamento no tendrá ningún problema, que nadie te sacará y que el departamento no tendrá ninguna cuestión ilícita”.

No obstante, también es una muy buena idea recorrer a pie las colonias que te interesan, botella de agua y celular con crédito en mano, pues hay un buen número de propiedades que no están listadas en ninguna inmobiliaria y el trato se realiza directamente con el propietario.

Algunos de los servicios más populares son:

lomelin.com.mx
goplaceit.com/mx
metroscubicos.com
avisooportuno.mx
segundamano.mx

Antes de decidirte por un departamento o casa, te aconsejamos verificar algunos aspectos sobre el lugar, como orientación, iluminación, instalación eléctrica e hidráulica, seguridad, estacionamiento, jaula de servicio o si permiten mascotas, así como servicios (recolección de basura, limpieza de áreas comunes, suministro de gas, etc.) y otros no relacionados con el inmueble, como perfil de los vecinos (¿hay alguien en el edificio afecto a ofrecer fiestas cada semana?) o los locales aledaños (¡cuidado con escuelas, bares e iglesias!).

Ya que encontraste el sitio ideal, te recomendamos que, en la medida de lo posible, puedas hacer uso de tu nueva casa al menos una semana antes de tener que dejar la actual, de esa manera tendrás oportunidad de hacer libremente trabajos de remodelación o personalización. Por ejemplo, si quieres pintar o poner o quitar algún tipo de piso o alfombra, lo podrás hacer sin problemas antes de que lleguen los muebles.

 

¿Qué vas a mover?

Mover todas las pertenencias de un lugar a otro puede resultar caótico si se carece de método. Por ello te recomendamos hacer un inventario de las cosas que vayas a meter en cajas y, sobre todo, que rotules cada caja con el contenido y la habitación destino, de esta forma no tendrás que decirle al mudancero en qué habitación va cada cosa.

Con respecto al precio de la mudanza, ésta responderá a la cantidad y tamaño de cosas que desees mover, al tipo de lugar de origen y de destino (si vives en un quinto piso y no hay elevador y te mudas a otro quinto piso, espera una tarifa más alta) y a qué tanto trabajo desees delegar.

Hay empresas que sólo se encargan de mover cosas desde A hasta B, pero otras ofrecen servicios adicionales, como renta de cajas de plástico para que metas tus cosas (así te olvidas de conseguir cajas de cartón), embalaje de muebles (cubrirlos con plástico especial para protegerlos de golpes, polvo o raspones), desarmado-armado de muebles grandes y hasta rastreo satelital en tiempo real del camión.

La mudanza local de un departamento promedio de dos recámaras, de 50 a 65 metros, por ejemplo, puede costar entre 2,500 y 4,000 pesos por el servicio básico, y aproximadamente 5,700 pesos por un servicio completo que incluye embalaje y otros.

Algunos links que te podrían ser de utilidad son:

rentacajas.com
mudanza.mx
movinghome.mx
mudanzasallmysons.com

Además, una de tus mejores aliadas en este punto puede ser la Sección amarilla. Sus aplicaciones, que están disponibles para todos los dispositivos móviles, tienen la ventaja de arrojar resultados basándose en tu geolocalización, lo cual es de enorme ayuda cuando se busca un servicio específico cerca de casa, como un pintor, plomero, electricista o una lavandería o tintorería.

Otras alternativas para la localización de servicios cercanos son Foursquare y LocalScope.

 

Qué y cuándo

45 días antes
• Comienza a buscar tu nueva casa. Haz una lista con teléfonos y empieza a concertar citas.

30 días antes
• Emprende la recolección de cosas que ya no quieras o necesites. Haz una habitación a la vez. Reúne todo al final y tira/regala/vende lo más que puedas.

15 días antes
• Consigue cajas de cartón y también plástico con burbujas, y empieza a empacar las cosas que utilices menos (ropa, libros, sala, comedor, cocina, etc.). Etiqueta tus cajas con la habitación de origen para agilizar el proceso.
• Consume paulatinamente lo que tengas en el congelador y los perecederos del refrigerador.

1 semana antes
• Pide la reubicación de tus servicios de telefonía, luz, cable, etc., y verifica que reconecten en tu nueva casa.
• Haz las obras que requiera tu nueva casa (pinta e instala cortineros, por ejemplo).• Cambia de cerradura, así estarás seguro de que los vecinos anteriores o el casero no podrán acceder a tu casa.
• Comienza a llevar tú mismo las cosas más pequeñas y delicadas a tu nuevo hogar.
• Contrata la mudanza.
• Si es necesario, pide ayuda a familiares o amigos para que te ayuden a cargar o supervisar las maniobras.

Un día antes
• Cerciórate de que lo único que no esté empacado sea lo indispensable para sobrevivir mientras te instalas en tu nueva casa.
• Verifica que todos tus muebles quepan por la puerta de salida o prevé las maniobras necesarias para moverlos.
• Confirma que la mudanza estará ahí a la hora acordada.
• Desconecta el refrigerador, es necesario que repose antes de moverlo para que no se dañe.

“El día D”
• Relájate, éste será un largo día.
• Desconecta todos los aparatos de las tomas de agua, luz y gas.
• Asegúrate de que todos tus objetos sean tratados con cuidado, particularmente los muebles.
• Verifica todas las habitaciones de la casa para no olvidar nada.
• De ser posible, conduce detrás del camión de la mudanza para realizar el trayecto juntos.
• Una vez en tu nueva casa, checa que todas las cajas y los muebles sean colocados en sus habitaciones de destino y en sus posiciones finales. Procura que todas las maniobras pesadas las hagan los encargados de la mudanza.

Si todo salió conforme a lo planeado, esa noche deberán dormir en su cama y estar instalados completamente en menos de una semana.

 

Bonus: derechos y obligaciones

Ya que decidiste rentar, que haya transparencia y certeza es fundamental. Al respecto, Guillermo Mauricio Navarro, Coordinador del Buffet Jurídico del Tecnológico de Monterrey CCM, detalla que desde hace poco más de una década “se ha cuidado mucho alcanzar un equilibrio entre arrendador y arrendatario, pero la tendencia se ha inclinado en los últimos años a proteger al arrendatario. Un arrendatario cumplido tiene más derecho a permanecer más tiempo en el inmueble aunque no se pacte, inclusive se le ha otorgado el derecho de preferencia para el caso de que el arrendador quiera rentar el inmueble”, lo cual aplica también para el caso de que la casa/habitación se ponga en venta.

Navarro nos cuenta además que en caso de que haya alguna controversia entre ambas partes, la dependencia indicada para presentarlas es la Procuraduría Social del Distrito Federal, y en caso de que sea de orden jurisdiccional, el caso deberá llevarse a los juzgados civiles especializados en la materia de arrendamiento.

 

Siguientes artículos

Las 5 playas que más aman los mexicanos
Por

< Cinco destinos de playa son los preferidos del 50% de los mexicanos para vacacionar en verano, según un estudio de Exp...