Reuters

Los niveles de hambre en el mundo aumentaron por primera vez en más de una década, por lo que afectan ahora a 11% de la población global debido a conflictos, el cambio climático y las crisis económicas que siguen asolando al planeta, indicaron este viernes organismos de la ONU.

El año pasado, 815 millones de personas sufrieron hambre -38 millones más que en 2015- dijeron cinco organizaciones en su primera evaluación global desde que los gobiernos establecieron un objetivo internacional de eliminar el hambre y la desnutrición para 2030, dentro de los denominados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODM).

Las cinco agencias son la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés).

PUBLICIDAD

El número de víctimas de hambruna empezó a aumentar en 2014, pero esta es la primera vez en más de una década en la que la proporción de la población mundial que pasa hambre se ha incrementado.

“En la última década, el número de conflictos ha aumentado de forma dramática y se han vuelto más complejos e irresolubles por su naturaleza”, apuntaron los líderes de los cinco organismos de la ONU en el prólogo del informe de 2017 titulado “El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo”.

“Esto ha hecho saltar alarmas que no podemos ignorar: no acabaremos con el hambre y todas las formas de desnutrición para 2030 a menos que abordemos todos los factores que socavan la seguridad alimentaria y la nutrición”, añadieron. “Garantizar sociedades pacíficas e inclusivas es condición necesaria para ese objetivo”.

Lee también: ¿Los transgénicos en verdad pueden combatir el hambre en el mundo?

El hambre golpeó zonas de Sudán del Sur a principios de este año y hay un alto riesgo de que este mal vuelva a afectar al país. Las agencias añadieron que además hay peligro de que las poblaciones empiecen a pasar hambre en el norte de Nigeria, Somalia y Yemen, ya que estos también países están asolados por conflictos.

David Beasley, director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), describió los últimos resultados como “una acusación a la humanidad”.

“Con todos los desarrollos de tecnología y riqueza tendríamos que estar absolutamente yendo en otra dirección”, dijo Beasley en la presentación del informe.

“Instamos a los líderes del mundo a que apliquen la presión que sea necesaria para terminar con estos conflictos para que alcancemos el nivel cero de hambruna”, agregó.

 

Siguientes artículos

México y Canadá buscan profundizar relación comercial y financiera
Por

En una reunión privada entre el Secretario de Hacienda y Crédito Público y el Ministro de Finanzas de Canadá se dio segu...