Por Natalí Faxa

En febrero del 2016 el presidente Danilo Medina encabezaba el primer picazo de lo que sería Hard Rock Hotel & Casino Santo Domingo, una infraestructura con 400 habitaciones y un casino “ultramoderno” en pleno casco urbano de la capital dominicana.

Era la ocasión para que las autoridades del Gobierno y los mismos inversionistas hablaran de las excelente oferta-confianza de inversión que el país gozaba.

Pero lo que comenzó como una obra favorable halló en los vecinos del exclusivo sector Ensanche Piantini, que es donde se levantaría el proyecto, un frente que todavía no ve fin: una litis judicial que camina hacia la Suprema Corte de Justicia y el anuncio reciente, por parte del alcalde del Distrito Nacional, David Collado, de que Hard Rock había desistido de construir.

PUBLICIDAD

La abogada de la junta de vecinos de Piantini, Mirian Paulino, informó que todavía la cadena no ha notificado su decisión.

“No tenemos una declaración oficial, no tenemos ni del Ayuntamiento ni de lo inversionistas. Lo que tenemos son declaraciones del alcalde a la prensa que no pueden surtir efecto jurídico de hacer archivar la litis”, explicó Paulino.

Esta semana, los comunitarios acudieron al Ayuntamiento a pedir que, en razón de que ya los inversionistas dijeron que no van a continuar con el proyecto, la Alcaldía deje sin efecto los actos jurídicos de aprobación remitidos.

Puedes leer: 5 obras que están transformando a República Dominicana

“Lo más sano, lo ideal para culminar con la litis es que se proceda a dejar sin efectos esos permisos… A esta petición el Ayuntamiento nos pidió un compás de espera de una semana o 15 días (que terminarían en abril)”, agregó la abogada, que asegura, son unas 38,000 familias de Piantini y zonas aledañas que están renuentes con la obra, por considerar que violenta las normativas que rigen el Distrito Nacional.

Hard Rock Hotel & Casino Santo Domingo tendría 400 habitaciones suites de lujo, además de un “ultramoderno” casino de clase mundial, de 23,000 metros cuadrados, 400 máquinas tragamonedas y 40 mesas de juego, un restaurante y discoteca.

El presidente de la Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana (Asonahores), Joel Santos Echavarría, lamentó “los beneficios para todos” que habría generado la obra en la ciudad capital.

“Promovemos el desarrollo del turismo por entender que genera inversión, recursos para el país, empleos directos e indirectos.  Cada vez que un proyecto que no se pueda realizar tiene un impacto para la economía local”, dijo.

Santos calculó que cada habitación que se construye en el país a nivel turístico genera un empleo directo y al menos dos adicionales.

“La inversión en República Dominicana puede andar entre los 150 mil a 300 mil dólares por habitación, todo depende del presupuesto”, explicó.

La abogada Paulino citó que Hard Rock Hotel Santo Domingo, de 38 niveles, violenta la resolución municipal 94-98 del Polígono Central que no permite más de 23.

Además, señaló que viola el reglamento de estacionamiento vehicular del Ministerio de Obras Públicas porque contempla unos 800 parqueos, cuando en realidad debería tener unos 1,300. También dijo que la obra viola la disposición de que un casino no puede estar a menos de 500 metros de distancia de hospitales y centros educativos.

“No estamos opuestos a que se haga el proyecto, sino que lo hagan de esa envergadura. ¡Señores!no tenga los parqueos necesarios, porque se me van a parquear frente a mi casa y son 500 parqueos de déficit que tienen”, se quejó Paulino.

La abogada contó que la litis inició en abril del año pasado, cuando el Ayuntamiento entregó a la junta de vecinos las especificaciones de la construcción, a petición de los mismos comunitarios.

La primera acción de junta fue presentar un recurso de reconciliación de la infraestructura ante el mismo Ayuntamiento que, según Paulino, al sol de hoy no ha sido respondido.

“Por eso dimos el siguiente paso, apoderar al Tribunal Superior Administrativo (TSA) a que declare nulo los permisos”.

En febrero pasado el TSA rechazó la solicitud de una medida cautelar que buscaba paralizar la obra, mientras se decidía el fondo del asunto. “Entonces acudimos a la Suprema Corte de Justicia, eso está pendiente en la Suprema y ahora ha vuelto al Ayuntamiento otra vez a raíz de que el alcalde David Collado hizo el anuncio (el 10 de marzo) de que el proyecto no va”.

Ahora la junta de vecinos espera que el Ayuntamiento anule los permisos emitidos “para nosotros poder archivar todos esos procesos, terminar esta litis y abrazarnos con el alcalde”.

 

Siguientes artículos

alonso-diaz-etienne2
México, un lugar para innovar con menos dinero: Amexcap
Por

45,000 millones de dólares (mdd) es la inversión de los fondos de capital privado en México, de ellos, 8% está enfocado...