Reuters.- El productor cinematográfico Harvey Weinstein se entregó a la policía de Nueva York el viernes acusado de violación y abuso sexual, y fue trasladado esposado a un tribunal, meses después de caer en desgracia desde su sitial de poder en Hollywood tras las acusaciones de decenas de mujeres de conducta indebida.

Más de 70 mujeres han acusado al cofundador del estudio de cine Miramax y de Weinstein Co de conducta sexual inapropiada, incluyendo violaciones, y algunos casos se remontan a hechos que habrían sucedido hace décadas.

Weinstein ha negado haber tenido alguna vez sexo sin consentimiento y su abogado Benjamin Brafman dijo que planeaba declararse no culpable.

Las acusaciones, publicadas primero por el diario New York Times y la revista New Yorker el año pasado, dieron origen al movimiento #MeToo, en que cientos de mujeres han contado públicamente conductas inapropiadas de hombres poderosos en el mundo empresarial, político y del entretenimiento.

PUBLICIDAD

Weinstein, de 66 años, enfrenta dos cargos de violación y otro por ejecución de acto sexual criminal contra dos mujeres, dijeron los fiscales. Las autoridades no identificaron a las víctimas.

“Este acusado usó su posición, dinero y poder para atraer a mujeres jóvenes a situaciones que le permitieron violarlas sexualmente”, dijo la fiscal Joan Illuzzi durante la lectura de cargos contra Weinstein en la Corte Penal de Manhattan.

Vestido con una chaqueta oscura sobre un suéter azul y una camisa blanca de cuello abierto y jeans oscuros, Weinstein lucía pálido de pie junto a Brafman, observando desde media distancia mientras los fiscales describían un acuerdo de fianza.

El juez Kevin McGrath ordenó que Weinstein pagara 1 millón de dólares en efectivo como fianza. El magnate entregó su pasaporte y acordó usar un dispositivo de monitorización que rastrea su ubicación.

Oficiales de policía habían escoltado a Weinstein al llegar a la estación policial cerca de las 7:25 (1125 GMT), con tres libros bajo el brazo, incluyendo lo que parecían ser las biografías de los exponentes del teatro musical Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II, y de Elia Kazan, director de clásicos de Hollywood como “Nido de Ratas” y “Un Tranvía llamado Deseo”.

Unos 90 minutos después, el empresario cinematográfico fue trasladado por la policía a la corte esposado, con la cabeza baja y sin los libros a la vista, para comparecer a la lectura de cargos tras una investigación de varios meses que involucró a la oficina del fiscal del distrito de Manhattan.

La actriz Rose McGowan, una de las primeras en acusar a Weinstein de abuso sexual, dijo que las imágenes del productor esposado eran surrealistas. En declaraciones en la cadena televisiva NBC, McGowan dijo: “Realmente no creí que llegaría este día (…) Este es un gran golpe al corazón del abuso de poder”.

 

Siguientes artículos

Corea del Norte se dice abierta aún a conversaciones con EU
Por

Ayer, Trump escribió una carta a Kim para anunciar su retirada abrupta de la que habría sido la primera reunión entre un...