El estudio de la empresa francesa NavBlue que determinó que técnicamente es posible la operación comercial y con vuelos internacionales la base aérea de Santa Lucia en paralelo al Benito Juárez de la Ciudad de México, presenta tres diseños conceptuales para el movimiento óptimo de vuelos entre los dos aeródromos que se aplicarían por etapas.

Hasta completar las tres etapas que significa una remodelación completa del espacio aéreo y una capacitación amplia de los controladores de tráfico aéreo se podría alcanzar la máxima capacidad de operación entre ambos aeropuertos con 130 y 140 operaciones por hora, como lo anunció Javier Jiménez Espriú, previsto como el Secretario de Comunicaciones y Transporte de la administración de Andrés Mabnuel López Obrador.

Este proceso podría tomar hasta cuatro años, afirma el estudio.

El estudio, que se enfoca en presentar un diseño conceptual de procedimientos de alto nivel, centrado en la seguridad y la interoperabilidad, señala que el aeropuerto Benito Juárez ha adquirido a lo largo de los años hábitos y métodos que permiten una gestión del tráfico muy eficiente que asciende a 97.3% de la capacidad de uso de sus dos pistas.

Afirma que la implementación de operaciones de vuelo con un nuevo aeropuerto internacional en un área relativamente cercana al que ya existe actualmente requiere un estudio exhaustivo y cambios importantes en muchos niveles enfocados en infraestructura, operaciones, seguridad y finanzas entre otros.

En ese sentido el primer escenario diseñado por la compañía, que ofrece soluciones de gestión de tráfico aéreo, sugiere cambios muy reducidos a la gestión actual del tráfico aéreo que entra y sale del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) además de integrar una serie de llegadas y salidas compatibles con el aeropuerto de Santa Lucia.

En esta etapa, advierte el estudio, se requeriría poca inversión y un periodo de entre seis y 18 meses para su implementación, así como en loa adaptación de los controladores de tráfico aéreo y los hábitos de operación de los pilotos, pero no alcanzaría la máxima eficacia entre la operación de estos dos aeródromos.

El segundo diseño conceptual propuesto proporciona una mejora del primer escenario a través de la integración de cambios mínimos al sistema de gestión del tráfico aéreo. Con este diseño se permitiría una mayor densidad de tráfico que se completaría en un periodo de entre 18 y 24 meses, afirma el estudio.

El tercer escenario establecido en este estudio técnico, cuya implementación estaría lista en un periodo de entre 24 y 48 meses,  apunta a considerar una remodelación profunda del espacio aéreo con un tráfico aéreo completamente separado entre el aeropuerto Benito Juárez y el de Santa Lucía para un máximo nivel de eficiencia y seguridad.

Además de grandes cambios en la estructura del espacio aéreo se necesitaría una capacitación completa de los controladores del tráfico aéreo. Con esta implementación se podría alcanzar una capacidad máxima de 130 a 140 operaciones aéreas por hora dependiendo del modo de operación de las pistas del actual aeropuerto y permitiendo la integración de hasta 72 aviones por hora en el Santa Lucia.

Cabe destacar que este estudio se presentó un día antes de la antes de que comience la consulta ciudadana para definir si se sigue con el nuevo aeropuerto en Texcoco, o si se cancela y el proyecto se muda a la base militar de Santa Lucía, y funcionaría de manera simultánea con el actual AICM.

 

Siguientes artículos

Detalla Javier Jiménez Espriú estrategia de desarrollo
Por

El próximo secretario de Comunicaciones detalla a Forbes México, la estrategia del presidente electo para el desarrollo...