El 51% de las exportaciones de México a Grecia entre enero y abril están relacionadas con la pesca y la agricultura, así que debido a la crisis económica en ese país, ambos sectores podrían dejar de percibir más de 4 millones de dólares. Nuestros productores le venden a la nación de las grandes tragedias tequila, pulpo, cerveza de malta y garbanzo, entre otros.

 

Para los informados de economía y para el ciudadano de a pie, Grecia se ha convertido en una palabra que se ve con letras gigantes en los encabezados de los periódicos de todo el mundo.

Para quienes apenas se están interesando por el tema es importante recapitular: durante décadas, el país estuvo financiando a través de préstamos internacionales gastando más de lo que producía, lo que hizo que ahora tenga una deuda de aproximadamente 358,000 millones de dólares, dinero que, simple y sencillamente, su gobierno no sabe de dónde va a sacar.

PUBLICIDAD

En este mundo en el que todos los países quieren sentirse “hermanos” y todo está globalizado, la furia económica de los dioses griegos ya contagió a las bolsas de valores de distintas regiones, también al mercado de divisas, y tiene a los líderes de las potencias europeas, como Alemania, contra las cuerdas y sin conciliar el sueño.

A pesar de que es un país que está a muchos kilómetros de distancia, el contagio también se ha hecho palpable en México, donde, como siempre pensamos en la macroeconomía, nos hemos centrado en los efectos que esta crisis ha tenido en la paridad peso-dólar, pero ni siquiera se nos ha ocurrido que también puede llegar a afectar al sector agropecuario y pesquero.

Hasta abril de este año, México le había vendido a Grecia, según estadísticas del Sistema de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, 8.2 millones de dólares, cifra que podría parecer insignificante, pero que para los productores mexicanos, si no reciben el pago correspondiente, puede traerles graves problemas, y ahora explico por qué.

Los principales productos que México exporta a Grecia son: pulpo (13%), garbanzo (12.9%), cerveza de malta (12.9%), extractos, esencias y concentrados de café (12.6%) y tequila (7.5%), es decir, el 51.4% de las exportaciones a la nación europea están relacionadas con el sector agroalimentario. Esto quiere decir que si los exportadores no hicieron tratos en los que recibieron un porcentaje del valor de la mercancía o cobraron por adelantado, productores y empresas mexicanas perderían más de 4 millones de dólares.

Para sectores como el de la cerveza y el tequila, que mueven miles de millones de dólares al año, la pérdida podría no ser tan importante, pero para otros que han encontrado en la exportación la única manera de subsistir, el dejar de percibir estos ingresos sí se puede convertir en una tragedia griega.

De estos sectores, al menos tres se encuentran en una grave crisis: desde 2012, Yucatán, Quintana Roo y Campeche reportan bajas en la pesca de pulpo. Sólo Yucatán envía cada año a Europa entre 6,000 y 7,000 toneladas, más de la mitad de su producción –estimada para 2014 en 10,000 toneladas, y uno de sus principales clientes es Grecia.

Del garbanzo es poca la información disponible; sin embargo, se sabe que en enero de 2013 su precio se contrajo 13% –según un dato del Centro de Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, publicado en febrero de 2013, llamado Análisis Mensual de Productos Básicos–. En el ciclo agrícola otoño-invierno 2014, el país produjo 169,492 toneladas, con un consumo per cápita de sólo 200 gramos.

Y del café, ni hablar. Aunque lo que se vende a Grecia son esencias y concentrados, este cultivo está eternamente en problemas, ya sea por las importaciones, el cambio climático, las plagas, etcétera, por lo que se podría decir que es una raya más al tigre.

¡Como si el campo mexicano no tuviera suficientes problemas! Y éste puede ser uno “chiquito”, si así se quiere ver, por el monto del que estamos hablando, pero como mencioné anteriormente, para un productor en crisis el que se le deje de pagar una cantidad, aunque sea mínima, puede hacer la diferencia entre seguir adelante o adoptar la actitud de millones de mexicanos del “ya ni modo”.

 

Contacto:

Twitter: @julianafregoso

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La inseguridad pone en alerta máxima a Pemex… y la reforma energética
Por

El histórico desabasto de gasolina en varios estados es sólo la punta del iceberg de los muchos problemas que la insegur...