El gobierno federal a través de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) cerró distinto verificentros en la Ciudad de México, debido a que éstos no cumplen la Norma Emergente de Verificación Vehicular que entró en vigor el 1 de julio.

Tras esta situación, el gobierno de la capital del país, mediante la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema), recriminó la falta de capacitación de los inspectores de la Profepa sobre los protocolos de calibración de los equipos de verificación, razón por la que se cerraron 63 centros.

Ayer, la titular de la Sedema, Tanya Müller, señaló que los operativos de inspección exigen condiciones que no se pueden cumplir al no existir la certificación que sólo laboratorios especializados pueden realizar, aunque la autoridad federal no ha emitido los lineamientos de operación para que lo hagan.

El 7 de junio, Rafael Pacchiano Alamán, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), subrayó que la nueva norma busca que circulen solo los vehículos que menos contaminan y reforzar los mecanismos de verificación para evitar la corrupción.

La Sedema dio a conocer ayer que tras el cierre de los 63 verificentros, sólo quedaron abiertos cuatro. Uno de ellos ubicado en la delegación Cuauhtémoc, otro en la demarcación Miguel Hidalgo y dos en Álvaro Obregón.

No obstante, el gobierno capitalino informó 3 verificentros que están dando servicio.

En la liga del Twitter de la Sedema se descarga un listado con los 13 verificentros que están dando servicio en la Ciudad de México.

 

Siguientes artículos

El smartphone antiespionaje puso a sus creadores en la quiebra
Por

El que es publicitado como el teléfono más seguro del mundo ha fracasado en su intento por seducir a los usuarios y gana...