El gobernador del Banxico previó que la inflación cerrará este año por debajo del 4%, mientras que en 2015 se espera que sea del 3%.

 

Acapulco, Guerrero.- El reto de las economías emergentes se encuentra en preservar sus fundamentales económicos para lograr el crecimiento sostenido frente a la inestabilidad de los países desarrollados.

“No hay espacio para fundamentos mediocres”, aseguró Agustín Carstens Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico) durante su participación en la 77 Convención Bancaria.

PUBLICIDAD

Para ello es necesario que economías como la de México mantengan pilares como mantener fundamentos macroeconómicos sanos.

“La política monetaria se debe de concentrar en mantener la inflación bajo control, puesto que esto último es un prerrequisito para que los tipos de cambio flexibles puedan fungir de manera efectiva como amortiguadores de choques externos”, argumentó Carstens.

Otra tarea que tienen los emergentes se concentra en asegurar la fortaleza del sector externo bajo escenarios de estrés, por eso es importante mantener la flexibilidad de las tasas de interés domésticas y del tipo de cambio, al mismo tiempo que se anclan con fundamentos económicos sólidos.

Pero no eso no fue todo dentro de las recomendaciones de Agustín Carstens: “contar con reservas internacionales altas y otras instancias de apoyo, como la línea de crédito flexible al Fondo Monetario Internacional, sería altamente recomendable”.

El banquero central advirtió que uno de los principales riesgos de los países emergentes es que sean confrontados con salidas masivas de capitales foráneos por las vulnerabilidades de las naciones, combinados con cambios abruptos en la política monetaria en los principales países avanzados, en particular, Estados Unidos.

Asimismo, instó a las economías emergentes a ser más competitivas a través del aumento de la productividad total de los factores que traigan consigo el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), vía que se puede seguir por medio de la implementación de reformas estructurales, como sucedió en el caso de México.

“Deseo dejar claro que el Banco de México apoya sin duda las reformas que al incrementar la recaudación fortalezcan las finanzas públicas, pues esto último es un factor estructural necesario para tener inflaciones bajas de manera sostenible”, dijo el gobernador del Banxico.

Al concluir este año, el banquero previó que la inflación cerrará por debajo del 4%, mientras que para 2015 se espera que sea del 3% anual.

 

Siguientes artículos

CNBV vigilará de cerca control de riesgos de la banca
Por

Jaime González Aguadé, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, afirma que la regulación bancaria no te...