Forbes

Después de haber diseñado y operado más de 500 sitios de internet para empresas, hace tres años los clientes de Jonatan Vazquez Piña comenzaron a pedirle apps, pues su desarrollo interno era costoso y tomaba tiempo. Para hacer este proceso menos tortuoso, creó AppHive, una plataforma que permite a cualquier compañía, incluso si es Pyme, crear sus aplicaciones sin tener conocimientos de programación y a un precio accesible.

La historia de este joven comenzó hace poco más de 10 años, cuando, después de terminar la preparatoria, se aventuró a ofrecer a las empresas los pocos conocimientos que tenía de programación, para crear y administrar páginas web.

“Lo que sucedió fue que me empecé a dar cuenta de que, mientras en el desarrollo de páginas web ya existían herramientas que facilitaban el desarrollo de los sitios, como WordPress, en el tema de las aplicaciones no había nada. De ahí, la idea de hacer algo”, explica.

El funcionamiento de AppHive es sencillo: La persona interesada en desarrollar la aplicación entra a la plataforma, responde una serie de preguntas sobre el objetivo de la app, selecciona o diseña la interfaz (carátula) que le gustaría que tuviera y va agregando, de un pull de opciones, sus funcionalidades. Mientras esto sucede, puede ir probando la operación en tiempo real desde su celular.

Cuando el interesado termina de crearla, tiene dos opciones: guardarla en la tienda interna de la startup y utilizarla de manera gratuita sólo desde este lugar, sin posibilidad alguna de que alguien la descargue, o abrirla a cualquier persona al publicarla en las tiendas de Google Play (Android) o AppStore (iOS).

Esta última opción es la parte central del modelo de negocio, toda vez que, por la publicación de la app, cobra, a quien la desarrolló, una mensualidad que va de 1,300 a 1,700 pesos, dependiendo de si está exhibida en la tienda de Google, en la de Mac, o en ambas.

“Es un costo mucho menor al necesario para crear una app en una empresa de desarrollo especializada, además de que se le da posibilidad de realizar actualizaciones y conectarla con las API [plataformas] de otras firmas, como los bancos, un sector clave para las Pymes fintech”, comenta.

Crecimiento

Para poner en marcha la startup utilizó la mayor parte de los ingresos que iba generando con la compañía de páginas web; pero, al final del año pasado, se convirtió en beneficiario del hoy extinto Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), que le otorgó 70% del capital conseguido (3.0 mdp). A esto hay que agregar los 1.2 mdp que obtuvo de 500 Startups.

Ahora, su objetivo es cerrar 2019 con 15,000 usuarios en su plataforma y 500 aplicaciones publicadas.

“Ha sido muy interesante, porque estamos teniendo usuarios de México, pero también de países, que van desde Estados Unidos hasta India, Sudáfrica, Rusia o Francia. Ésta es una necesidad global”, cierra Vazquez.

Las apps exitosas generan valor

Para Karlo Valentín Rodríguez, especialista en tecnología y fundador de Klustera, las aplicaciones móviles no son necesarias en todas las compañías, sino sólo en aquellas que encuentran la manera de extender su oferta a través de ellas.

“Si una app no genera valor, entonces no es necesaria. Si te fijas, aquellas aplicaciones que alcanzan el éxito y que están en tu celular son aquellas que logran esto. Es muy importante que las empresas lo tengan claro y no piensen en apps sólo por moda”, comenta.

 

Siguientes artículos

Stibo Systems, el software que gestiona el esqueleto de las empresas
Por

El manejo de los Datos Maestros, es vital para cualquier compañía en su evolución a una digitalización estructural, gest...