La semana pasada dos películas sobre emprendedores están a disposición del público. La primera cuenta una historia real, trágica, cómica y, curiosamente, bastante graciosa para ser un documental. Se trata de Fyre: The Greatest Party That Never Happened (2019), disponible entre la abundante programación de Netflix. La segunda, es una ficción que toma para sus momentos de mayor inspiración más de una historia real, lleva por título Mirreyes vs Godínez (2019) y es, de manera clara, el primer gran taquillazo del cine mexicano este año.

Ambas cintas tienen en su base retratos de emprendedores, jóvenes ansiosos por disfrutar de todo aquello que llega con el poder y el dinero. Yates, modelos, famosos, cenas privadas, hoteles de lujo, coches último modelo y un gran etcétera. En las dos, sus protagonistas han buscado la manera de dar la impresión de éxito, aun si están lejos de lograrlo, si es que alguna vez lo logran. Son emprendedores ambiciosos porque así se los ha enseñado el capitalismo, mejor vivir todos los días como si fuera el último antes que descubrir la farsa de su cotidiano. No están solos, tienen una red de amigos, conocidos, familiares y extraños amistosos que les permiten mantener la ilusión, también negados de apreciar la realidad.

Fyre: The Greatest Party That Never Happened narra, como su título lo indica, la infame historia del festival de lujo Fyre, una legendaria activación en una isla exclusiva donde, en teoría, sucedería un encuentro musical y socialité inolvidable. Así lo promocionaba un video (única pieza verdadera de promoción, junto a unos cuadritos naranjas) lleno de esculturales modelos en paisajes impresionantes que provocó el sold-out de las entradas en apenas un par de horas, a pesar de los precios exorbitantes y las promesas bastante vagas sobre el evento en sí.

El “genio” detrás del fraude se llama Billy McFarland. Cuando lo conocemos en la película, el director Chris Smith (Jim & Andy: The Great Beyond, también en Netflix) nos muestra el estilo que lo ha llevado hasta ese momento. Carismático y siempre rodeado de gente, el clasemediero Billy se ha alzado hasta la cima gracias a su intelecto y olfato para los negocios. Todo es una pantalla, pero es precisamente debido a esa ilusión que puede convencer a cientos de personas de su ambicioso proyecto: una app para contratar a tus artistas favoritos, con un festival VIP como gran arma de publicidad.

Una a una las cabezas parlantes del documental (programadores, publicistas, productores, cocineros, obreros) hablan a cuadro de su experiencia con Billy, del embeleso que les provocaba su presencia y la confianza generada por cada una de sus palabras. Todos evaden su parte de la culpa, todos fueron engañados por esta fuerza irrefrenable del capitalismo más salvaje. Queda claro que Smith no busca condenarlos, imagino porque aceptaron aparecer a cuadro y no en el documental rival sobre el mismo tema que estrenó Hulu unos días antes. Uno de ellos, que se ha convertido en materia de memes, estaba dispuesto a tomar una bala por el equipo (hacer una felación) para que acelerar unos trámites aduanales. Es más sencillo que todos achaquen sus fallas al encarcelado Billy que aceptar su culpa en el fraude millonario. El engaño (y la cultura del emprendedor que lo hizo posible) fue mayúsculo.

Del lado mexicano, el tema es tratado con mayor suavidad y con el objetivo de generar risas. Mirreyes vs Godínez (2019) es la enésima versión de la historia de ricos contra pobres que en sus diferencias encuentran la mejor forma de olvidar su estatus económico y social. Muy diferente a nuestro México real, claro, pero que parece siempre satisfacer al público nacional aun cuando la historia misma no tenga muchas novedades narrativas que ofrecer. Como el sabor de una tinga recalentada en envase de lácteo, de sabor dudoso, aunque lo suficientemente familiar para dejarlo pasar.

Don Francisco (Hernán Mendoza) es el orgullo dueño de una fábrica de zapatos, toda la vida ha intentado involucrar a su hijo mayor, Santi (Pablo Lyle), en el negocio y ha relegado a su hija, La Mich (Regina Blandón), a mantenerse en el hogar como buena hija de familia. Un accidente obliga a sus retoños a sumergirse de lleno en la compañía, donde se enfrentarán irremediablemente a los godínez del lugar, los trabajadores que dan todos los días el 100% para mantener vivo el negocio: el recién ascendido gerente, Genaro (Daniel Tovar); el todasmías, Conan (Christian Vásquez); la reina del catálogo, Nancy (Diana Bovio); y la siempre responsable, Sofía (Gloria Stalina).

El choque entre grupos es inminente, debido a que, como marca el lugar común, sus orígenes hacen imposible el entendimiento (y porque sin él el guion se quedaría sin un acto). Aquí el emprendedor con ínfulas de vida glamourosa, los hijos de Francisco junto con sus amigos (uno judío y otro amante de los remedios caros), es en realidad bastante torpe para leer la realidad que lo rodea y el dinero de sus padres los ha convertido en un engaño. Ser emprendedor, en este contexto, no es tanto una aspiración empresarial sino de superación personal. No se trata de ser, sino de parecerlo.

La cosa no se pone más sombría (se perdió una gran oportunidad de abordar con humor negro el fenómeno) porque esto es una comedia bastante predecible que llama al “entendimiento” entre clases. Una canasta básica de los chistes que han compuesto la última década de éxitos de la cinematografía mexicana, aderezados con más de una cucharada de sexismo y clasismo. Eso no quita que la cinta dirigida por Chava Cartas (Inquilinos, Amor xtremo) aproveche con eficacia la experiencia que viven diariamente miles de mexicanos dentro de una oficina y las dinámicas que se generan en éstas. A todos nos han robado un tupper del que todavía nos faltan un buen número de mensualidades.

 

Contacto:

Twitter: @pazespa

Tumblr: pazespa

Página web: Butacaancha.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Qué podemos esperar de la franquicia Anthem
Por

Primeras impresiones del demo de uno de los nuevos videojuegos de aventura más esperados del año, Anthem la nueva franqu...