Las condiciones geográficas del país nos vuelven más vulnerables a los eventos hidrometeorológicos, en los que se pierden decenas de miles de viviendas.

 

 

La lista de eventos hidrometeorológicos en nuestro país es basta y extensa; no sólo se trata de lluvias, también hay granizadas, huracanes, deslaves, desbordamiento de ríos, nevadas, inundaciones, heladas, etcétera, que pueden provocar afectaciones en nuestros bienes y sobre todo en nuestro hogar.

PUBLICIDAD

Para poner en contexto, basta mencionar que en las décadas que comprenden los años 1980 al 2000 se registraron unas 3,000 muertes y pérdidas por 4,544 millones de dólares.

Sin embargo, en la actualidad los resultados del aumento del cambio climático han incrementado este tipo de fenómenos naturales. Tan sólo en 2005 se registraron 31,600 millones de dólares en pérdidas y el año pasado la cifra incrementó a 40,791 millones de dólares, donde lamentablemente sólo el 9% del monto perdido estaba asegurado.

Las condiciones geográficas del país nos vuelven más vulnerables a este tipo de eventos, en los que se pierden decenas de miles de viviendas que podríamos proteger con un seguro que es sencillo de contratar y a precios accesibles.

 

Nadie se salva

En las últimas semanas, lluvias y granizadas torrenciales han paralizado a la Ciudad de México y algunas vías estratégicas como Periférico, Santa Fe y otras zonas que se han mostrado vulnerables ante los estragos de Tláloc.

En el Distrito Federal se mantienen protocolos de emergencia por las recientes lluvias, mientras que en el Estado de México, Protección Civil ha levantado alertas permanentes por las eventuales inundaciones que se han registrado en algunos de sus municipios.

 

Estar protegido

Proteger nuestro hogar no es complicado. Basta con adquirir un seguro de casa habitación que tiene un costo que oscila entre los 2,000 y 3,000 pesos por año, y en caso de que se registre un evento que lastime la casa, simplemente habrá que pagar entre 500 y 600 pesos para recibir una indemnización.

Adicional a estos riesgos básicos se puede ampliar la protección contra sismos y eventos hidrometeorológicos, que podrían incrementar su costo otros 2,000 pesos por año.

Las ventajas son enormes, pues entre otros riesgos la póliza indemnizará en caso de rotura de cristales, afectaciones a equipos electrónicos si se afectan en la caída de un rayo, protección a mascotas y por supuesto al personal de servicio que se encuentre en su hogar trabajando, así como a los miembros de la familia. Además, en algunos casos el seguro incluye servicios de asistencia como cerrajería, plomería, etcétera.

Una pequeña inversión para proteger el patrimonio más importante de nuestra vida.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @AXAMexico

Facebook: axamexico

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Llegar a meta del 3% de inflación será un desafío: Banxico
Por

Manuel Sánchez, subgobernador del Banco de México aseguró que la economía mexicana ha empezado a repuntar, sin embargo e...