A sus 28 años, Hope Hicks despegó el año pasado su prominente carrera como la secretaria de Prensa de la campaña presidencial del ahora presidente electo Donald Trump, un hombre conocido por su facilidad para evadir temas de discusión y conferencias de prensa, pero con predilección a lanzar declaraciones polémicas vía Twitter .

Hicks tiene reputación de ser una mujer cuidadosa con sus palabras pero cuando tu jefe es Donald Trump entonces te enfrentas a un gran problema. “Ya sea Twitter, en un ring o en un show de televisión”, dice Hicks, “él es magnético. La gente se siente atraída hacia él y creo que es por el poder de su presencia, su personalidad pero también por el poder de su mensaje y su habilidad de cautivar”.

Comenzó su carrera de relaciones públicas en Hiltzik Strategies en Nueva York, donde trabajó para The Trump Organization, y luego dejó su empleo para trabajar directamente en los negocios familiares.

En Washington, ahora como directora de Comunicación Estratégica, continuará defendiendo el cuarto poder para su “cliente ideal” y espera ser exitosa en ese “rol pequeño” de la administración de Trump. La vida en la Casa Blanca será una nueva experiencia para esta nativa de Connecticut, que acostumbra acostarse a las 9:30 de la noche. “No duermo mucho, pero cuando lo hago, lo hago bien”.

PUBLICIDAD
 

Siguientes artículos

Lo que Trump puede hacer (y no) en su administración
Por

Trump y los republicanos pueden poner las bases para un crecimiento mayor pero no tendrán ningún impacto en lo absoluto...