El miércoles le conté que de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), América Latina y el Caribe son las regiones que menos ahorran en el mundo, con excepción del África Subsahariana.

En su estudio Desarrollo en las Américas 2016, el organismo explicó que el gasto público en la región es demasiado alto en subsidios y muy bajo en inversiones de capital. Le expliqué que ésa es la causa de nuestra pobreza perpetua, y que era una gran mentira que se pudiera salir de la pobreza con apoyos del gobierno.

Pese a lo anterior, lo cierto es que tanto personas como empresas no debemos dejar de ahorrar e invertir –claro está, aquellas que tengan esa posibilidad– si bien no es una buena idea hacerlo en instrumentos financieros denominados en pesos.

El contexto internacional pinta adverso no sólo en el corto plazo por un posible Brexit o una eventual victoria de Trump en Estados Unidos, sino de aquí a que estalle la próxima inevitable crisis global. De esto ya le hemos dado mayores detalles en entregas anteriores. Por eso, antes que mejorar, las probabilidades apuntan a que la economía mundial empeore, una mala noticia para países emergentes y sus dividas.

PUBLICIDAD

En ese escenario es que muchos comienzan a preocuparse y correr a comprar dólares, oro, plata o lo que pueden. Pero ¿es un buen momento? Es una pregunta que recibimos con frecuencia por email o redes sociales.

La recomendación de Citi de salirse de pesos y comprar dólares resonó por todas partes, pero lo cierto es que llegó tarde. Aquí sí la hicimos oportunamente.

El precio del dólar ya rebasó esta semana en algunos bancos la barrera de los 19 pesos. La onza de plata libertad ronda los $400 y el centenario de oro ya rebasó los $30,000 en la Casa de Moneda de México. Está en niveles récord, lo que quiere decir que el peso mexicano nunca había estado tan devaluado con respecto al dinero real, el oro.

Pero la regla número uno de las inversiones es: “compre barato y venda caro”. No al revés. En nuestra opinión, tanto el dólar como el oro y la plata se han encarecido como parte del “vuelo a la seguridad” de los inversionistas globales, pero vemos como probable todavía que los precios mejoren en pesos.

Si el Reino Unido decide no salir de la Unión Europea, es posible que la volatilidad desaparezca por un rato. Si, en cambio, vota por dejarla, sin duda veremos cotizaciones más elevadas. Pero incluso en este caso apostamos a que la Comisión de Cambios y el Banco de México actuarán para bajar el precio del dólar vendiendo reservas y subiendo la tasa de interés interbancaria a un día.

Aunque eso no servirá para detener el mercado bajista mayor que padece el peso, sí le daría un respiro que deberá ser aprovechado para que los inversionistas puedan salir de él a precios más convenientes.

¿Qué hacer entonces? Más que comprar caro como ahora, por el momento es una mejor idea esperar. A veces no hacer nada y sólo observar con atención es conveniente, porque comprar cerca de máximos históricos, en el activo que sea, suele ser un gran error.

Es muy probable que lleguen precios de oportunidad en el dólar, el oro, la plata y otros activos en el futuro cercano en pesos, y aquí le estaremos informando para que los aproveche, porque el peso es y seguirá siendo una divisa muy vulnerable.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @memobarba

Facebook: Inteligencia Financiera Global

Blog: GuillermoBarba.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La demanda es la prioridad. No la oferta. No el negocio: Penchyna
Por

La construcción y financiamiento a la vivienda debe responder a la demanda, no al negocio. El barco andaba perdido; hay...