El Hotel Casa Grande Morelia se descubre como la opción más íntima para disfrutar del Festival Internacional de Cine de Morelia, que del 17 al 26 de octubre de 2014 celebrará su decimosegunda edición.

 

 

La armonía entre la esencia colo­nial y el diseño contemporáneo sorprenden a los huéspedes que traspasan el umbral de este hotel boutique. La estructura arquitectónica data de finales del siglo xvii y está reco­nocida como monumento histórico, pues incluye vestigios de pinturas realizadas hace más de 200 años, dos cielos rasos originales y una serie de detalles clásicos que ayudan a crear una atmósfera íntima, personal y acogedora.

PUBLICIDAD

Sólo 12 suites —cada una con su propio carácter y estilo— reciben año tras año a ilustres personajes del ámbito cinemato­gráfico; actores y directores del festival, como Almodóvar y Tarantino.

Es inevitable enamorarse de los de­talles en hierro forjado, de los hermosos balcones de herrería de los que presume el restaurante La Aldaba, ilustrados con vistas de la Catedral y la Plaza de Armas, y de las invaluables texturas de los pisos originales, restaurados cuidadosamen­te uno a uno. Además, las arcadas que generosamente configuran un espacio de cobijo para el transeúnte son ya recuerdos icónicos en la memoria de los múltiples huéspedes que han descansado en Hotel Casa Grande Morelia.

El espectáculo de luces que todos los sábados se lleva a cabo en torno a la cate­dral a las nueve de la noche —y que puede disfrutarse desde una posición privilegiada en la terraza—, sella el vínculo del hotel con el glamour del séptimo arte. Los jue­gos pirotécnicos recuerdan, en un alarde de espectacularidad y esperanza, que el hechizo de la gran pantalla cautiva a todas las almas por igual.

www.casagrandemorelia.com.mx

 

Siguientes artículos

Reccep Tayyip Erdoğan. El moderno Bozkurt turco
Por

Para lograr una mejor comprensión del proceso electoral turco a la poderosa influencia y liderazgo carismático que Erdoğ...