Invertir en bienes raíces es una manera de generar empleos y también de conseguir la residencia permanente (Green Card) para los extranjeros en Estados Unidos, explica Emilio Guzmán, director de Relaciones con Inversionistas de Houston EB5, una firma fundada en 2010 que ayuda a los inversionistas internacionales a través del programa de Visa EB-5.

“Somos desarrolladores inmobiliarios en Texas, con más de 25 años de experiencia en edificios verticales de usos mixtos, condominios y departamentos. Y somos un centro regional, que es un permiso que nos da migración, para aceptar a extranjeros a participar en los programas (EB-5)”, explicó el empresario.

En 2010, la empresa fue aprobada por el gobierno de Estados Unidos como un centro regional, lo que implica que la empresa tiene la capacidad de aceptar a inversionistas extranjeros para los programas migratorios con base en la creación de empleos e impacto económico en la zona donde desarrollen proyectos.

De acuerdo con el sitio de Seguridad Nacional estadounidense, un centro regional es una unidad económica, pública o privada en ese país que está involucrada en fomentar el crecimiento económico, y es designada para participar en el Programa de Inversionistas Inmigrantes.

PUBLICIDAD

Mediante el programa EB-5, los inversionistas, sus cónyuges e hijos menores de 21 años son elegibles para la Green Card si realizan la inversión necesaria en una empresa comercial en Estados Unidos y planifican crear o conservar 10 empleos permanentes para trabajadores estadounidenses cualificados, según información gubernamental.

Hasta la fecha, la compañía ha realizado edificios por un valor de 500 millones de dólares, lo que incluye condominios, departamentos, dos torres en Galleria, dos más en el centro de Houston y están construyendo un edificio de condominios y cuartos de hotel llamado Thompson San Antonio Hotel en River Walk, San Antonio, Texas.

En Houston EB5 han invertido alrededor de 180 familias, al tiempo en que el 60% de los inversionistas de la compañía provienen de México, el 15% es de China y el resto es de partes como África, Europa y Latinoamérica.

Te recomendamos: Autos y restaurantes, los negocios atractivos para Japón en México

“Tenemos una aprobación del 100% de residencias permanentes, trabajamos con los mejores despachos de migración, los mismos que avalan a cada inversionista, no sólo que su dinero sea lícito, sino que también venga documentado. La otra parte importante es la producción de empleos tanto directos como indirectos. Aseguramos que, al construir estas torres, generemos los suficientes empleos, que cubran a la cantidad de inversionistas que invitamos por proyecto”, explicó Emilio Guzmán.

Para programa, la inversión mínima es de 500,000 dólares, aunque a finales del verano se espera que el monto aumente a 925,000 dólares, debido a la mayor demanda.

“Es un programa sobre demandado porque hay muchos países que tienen conflictos políticos, de seguridad o no hay oportunidades de crecimiento y empleo, por lo que la gente busca un mejor porvenir y la forma más fácil es a través de este programa EB-5. También puede ser que mandaste a tus hijos a estudiar y ya no quieren regresar”, explica Guzmán.

Por otra parte, el ejecutivo señaló que se han acercado condados para trabajar en proyectos de infraestructura pública, aunque no hay nada definido.

 

Siguientes artículos

Esta cadena de autoservicio se liberará de CFE con energía limpia
Por

La energía limpia vendrá de generadores con plantas de gas e hidroeléctricas. El suministrador eléctrico adelantó que ta...