Producto de lujo y técnica francesa nunca pasan de moda, y para convencernos, el chef Hubert Keller preparó una cena exclusiva y memorable.

 

Convocatoria a las 19:30 horas en Casa Biko un miércoles cualquiera de febrero (concretamente un 18 de mes): Hubert Keller está en la Ciudad de México con la intención de apoyar a la Oficina de Turismo de Las Vegas, cuyo objetivo es promocionar la excelencia culinaria de la Sin City, donde se dan cita nombres como Joel, Robuchon, Alain Ducasse, Pierre Gagnaire, Gordon Ramsay, Guy Savoy o el suyo, Hubert Keller, entre otros… Y para convencernos, el chef de origen francés, afincado en Estados Unidos desde los años ochenta, preparó una cena exclusiva para apenas 20 personas entre periodistas, líderes de opinión y responsables del Bureau LV.

2Para empezar, el espontáneo chef preparó personalmente, y rodeado de todas las cámaras, un clásico de su recetario: las Ostras con granizado de Margarita y un toque de caviar Osetra, y una Velouté de cebolla blanca con trufa. Estos aperitivos fueron arropados por champagne Veuve Clicquot. El paso a la mesa dio la bienvenida a un tiradito de Yellowtail con ají amarillo, un homenaje a la cocina nikkei que sirvió como excusa para probar un vino elaborado por el propio Keller: Pinot Gris-Terroir 2010. A continuación, una obra maestra de la cocina francesa, el Foie Gras Au Torchón, que el chef acompañó de miniberenjena encurtida, reducción de Oporto con vainilla y brioche (está forma tradicional de preparar el foie desvenado y macerado en sal, azúcar, pimienta y licor dentro de una estameña es poco frecuente hoy día por su laboriosa ejecución). Su acompañante perfecto fue un Muscat de Saint Jean de Minervois. Le siguió un mar y montaña de lujo, Callo de Hacha, langosta de Maine y Pork Belly ahumado sobre una base de lentejas Beluga que fue servido junto a un Chardonnay de Freemark Abbey. Cerró el apartado salado una trilogía de carnes de primera: Minihamburguesa de Angus con cebolla caramelizada, Lomo de Wagyu con un toque `mex´ que aportó un mole y un filete Rossini acompañado de Foie Gras fresco a la plancha y trufa de Perigord. Un francés Rozeta de Corbieres complejo fue el maridaje perfecto. El broche de oro lo puso el postre insignia de Le Fleur, un Soufflé de chocolate con helado de Bayley´s y un Oporto Quinta de Crasto.

PUBLICIDAD
Hubert Keller, María Forcada y Charles Beard

Hubert Keller, María Forcada y Charles Beard

En resumidas cuentas, producto de lujo y técnica francesa (excepto los entrantes fríos, en los que aplica una fusión japo-peruana cítrica y refrescante), dos factores que nunca pasan de moda y que vuelven a colocar en lo más alto a los grandes titanes de la `french cuisine´. Hubert Keller trabajó con chefs de la talla de Paul Haeberlin, Lenôtre Gaston, Paul Bocusse o Roger Vergé antes de viajar a San Francisco y abrir Fleur de Lys junto a su esposa. En 2004, Mandalay Bay, perteneciente a la cadena MGM, le confía la apertura de dos establecimientos, el informal pero exquisito Burguer Bar, y Fleur, un elegante restaurante donde la bodega adopta un protagonismo a tener en cuenta.

5

Rafael Villanueva, Senior Director International Sales Las Vegas Convention (izq.), escucha al chef Keller

 

Contacto:

Facebook: Maria Forcada

Página web: Revista Strogonoff

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

30 promesas de negocios: emprendedores sociales
Por

30 promesas de negocios, la serie: Sus historias nos permiten ver que el desarrollo social y los negocios no están pelea...