Miles de residentes de Florida recibían este martes advertencias de que se alejen de todo peligro mientras el huracán Michael se fortalecía en el Golfo de México en su camino a la parte noroeste del estado, tras un paso letal por Centroamérica y mientras se aleja de México.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua), a través del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informó que el huracán, que se ubica en el Océano Atlántico, se intensificó a categoría 3 en la escala Saffir Simpson, y que mantiene su trayectoria hacia la costa sureste de Estados Unidos y se aleja, por el momento, de costas nacionales.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) pronosticó que Michael se convertirá en una tormenta de categoría 3 antes de llegar a tierra el miércoles al mediodía. Con esa fuerza, sería la tormenta más poderosa que haya golpeado a Panhandle en más de una década.

“El huracán Michael es una tormenta monstruosa y cada vez es más peligrosa. Estamos a 12 horas de ver los impactos”, dijo el gobernador de Florida, Rick Scott, en una conferencia de prensa. “El momento de prepararse es ahora”, agregó.

Derivado de los fuertes vientos y lluvias torrenciales que pueden provocar inundaciones costeras, las autoridades pidieron a residentes y turistas en al menos 20 condados de Florida que evacuen 322 kilómetros de costa en la zona de Panhandle y la región adyacente de Big Bend.

El huracán ha interrumpido un quinto de la producción de petróleo en el Golfo de México.

El gobernador de Florida advirtió sobre posibles impactos mortales de una marejada que podría alcanzar los 3,7 metros sobre el nivel del mar y de vientos que podrían alcanzar los 177 kilómetros por hora. “Nadie va a sobrevivir” a una pared de agua de tal magnitud, agregó al hacer un llamado a las personas en las áreas potencialmente afectadas para no exponerse a ningún riesgo.

Las oficinas estatales, escuelas y universidades cerraron hasta el final de la semana en los condados de Panhandle. Las filas en las estaciones de servicio crecían a medida que la gente buscaba salir de la zona, mientras que quienes decidieron quedarse agotaban el agua y otras provisiones en las tiendas.

El presidente Donald Trump, hablando con periodistas en la Casa Blanca, dijo que el país estaba muy bien preparado para el huracán, y agregó que el fenómeno climático era mucho más grande que lo que se esperaba.

Las lluvias torrenciales e inundaciones repentinas causadas por Michael provocaron la muerte de 13 personas en Centroamérica después de que la tormenta se formó frente a las costas de Honduras.

Con información de Notimex y Reuters.

 

Siguientes artículos

De cada 10, 4 quieren el NAIM, 2 piden Santa Lucía y 3 no quieren nada: De las Heras
Por

El 42% de la gente no se siente informada para votar en la consulta sobre el NAIM; 40% no confiaría en los resultados.