Big Blue anunció asociaciones con Apple, Johnson and Johnson y Medtronic para ampliar sus esfuerzos en big data, analytics e internet de las cosas en el área médica.

 

Por Matthew Herper

PUBLICIDAD

 

Los expertos en el cuidado de la salud y tecnología de la información están de acuerdo en que una de las mayores oportunidades que el futuro plantea es la creación de un nuevo modelo computacional que conectará a todas las computadoras que actualmente contienen información médica. La pregunta sigue siendo ¿quién va a construirlo, y cómo?

IBM afirma que es un jugador importante en la creación de esa nube, y que está usando a Watson –su proyecto de inteligencia artificial, el mismo que ganó en Jeopardy!– para dar sentido al tsunami de datos que se generará como resultado. El nuevo esfuerzo usa innovadores sistemas para mantener seguros los datos, dicen los ejecutivos de IBM, incluso al tiempo que permiten usar el software de forma remota.

“Estamos convencidos de que por el tamaño y la escala de lo que estamos haciendo podemos transformar esta industria”, dice John Kelley, Vicepresidente Senior de IBM Research. “Estoy convencido de que el momento es ahora.”

Sin duda Big Blue, está metiendo el acelerador a fondo en el campo de la medicina. Unos 2,000 empleados estarán involucrados en una nueva unidad de negocio médico de Watson. El gigante de la informática con sede en Armonk, NY, está haciendo también dos adquisiciones: Explorys, una empresa de análisis con sede en Cleveland que tiene acceso a 50 millones de registros médicos de pacientes en Estados Unidos, y Phytel, una de las principales compañías de Life Sciences, una firma que provee retroalimentación a los médicos y pacientes para dar cuidados posoperatorios adecuados. IBM no reveló los precios de los acuerdos.

La empresa también anunció tres grandes asociaciones:

  • Apple trabajará para integrar aplicaciones basadas en Watson en sus herramientas para desarrolladores HealthKit y ResearchKit, que permiten el registro de datos personales sobre salud, así como el uso de dichos datos en ensayos clínicos.
  • Johnson & Johnson, uno de los mayores fabricantes de implantes de rodilla y cadera, utilizará a Watson para crear un servicio de concierge personal para preparar a los pacientes para la cirugía de rodilla y ayudarles a lidiar con sus efectos posteriores.
  • Medtronic, fabricante de implantes cardiacos y productos para la diabetes, utilizará a Watson para crear un “internet de las cosas” en torno de sus aparatos médicos. Recopilará datos, tanto para el uso personal de los pacientes como para su uso anónimo en análisis que servirán para comprender mejor cuán bien funcionan. Inicialmente, la atención se enfocará en la diabetes.

IBM dice que será capaz de crear una nueva capa intermedia en el sistema de cuidado de la salud, conectando a los antiguos sistemas de registros electrónicos, algunos de los cuales tienen componentes que datan de la década de 1970, con una nueva arquitectura basada en la nube, gracias a su vasta experiencia en el campo.

Y no hay duda de que hay una necesidad de incorporar la ciencia de datos que analice la explosión de información que pronto será creada por cada paciente. Ya hay demasiada información para el cerebro humano. “Si eres oncólogo hay 170,000 ensayos clínicos en el mundo cada año”, dice Steve Gold, vicepresidente de IBM Watson.

La cuestión es cuán listo se encuentra Watson para enfrentar el reto. IBM no es el único que ve oportunidad aquí. El multimillonario Patrick Soon-Shiong tiene el objetivo de crear un sistema para hacer muchas de esas mismas cosas con su startup NantHealth. Flatiron Health, una popular startup de Nueva York, está desarrollando analítica para el cáncer. Dos gigantes de TI de salud existentes, Cerner y Epic, ciertamente tienen la mira puesta en este nuevo mercado interconectado.

Hasta ahora, Watson ha sido una caja negra en lo que respecta al cuidado de la salud. IBM ha anunciado colaboraciones con Anthem, la aseguradora de salud, y varios centros médicos, incluyendo a MD Anderson, al Memorial Sloan-Kettering Cancer Center y la Cleveland Clinic. Hay montones de informes anecdóticos positivos, pero hasta el momento la única publicación importante de Watson es un documento informático publicado por el Colegio Baylor de Medicina que identifica las proteínas que podrían ser útiles en ensayos farmacológicos.

“Creo que, al final, alguien va a encontrar la manera de integrar todas estas fuentes de datos, analizarlas y ordenarlas, y cuando alguien pueda hacerlo se mejorará el sistema de atención de salud”, dice Robert Wachter, autor de The Digital Doctor: Hope, Hype and Harm at the Dawn of Medicine’s Computer Age y jefe asociado de medicina de la UCSF.

“¿(Watson) es capaz de hacer eso mañana mismo? No, pero ¿necesitamos crear la infraestructura necesaria para hacerlo? Sí. ¿Y probablemente son la empresa mejor posicionada y con el mejor historial? Creo que sí.”

 

Siguientes artículos

Cuando las quejas de los consumidores sí generan cambios
Por

Los litigios iniciados por consumidores que sienten afectado su patrimonio por un mal producto o servicio, o que salen e...