DW.- Europa se ve afectada actualmente por otra ola de calor. Con temperaturas por encima de los 40 grados centígrados, la gente se está quedando sin ideas para combatir las altas temperaturas. Dado que no se espera que el calentamiento global se desacelere con el ritmo actual de la actividad industrial, se necesitan desesperadamente soluciones para hacer frente a los veranos sofocantes.

En un artículo publicado en octubre de 2017, Ned Cramer, redactor jefe de la revista Architect, sostiene que el cambio climático es ante todo un “problema de diseño”. “La amenaza que plantea el cambio climático es existencial, y los edificios son enormemente cómplices, incluso más que el culpable de siempre, el automóvil”, dice, desafiando a arquitectos y diseñadores de todo el mundo a cambiar la forma en que se construyen casas, oficinas y ciudades enteras para adaptarlas a las temperaturas más cálidas.

TAMBIÉN LEE: Europa enfrenta la ola de calor más intensa desde 2003

Afortunadamente, existe una larga tradición arquitectónica que utiliza un diseño inteligente para frenar el impacto que los veranos calurosos pueden tener en la salud y el bienestar humanos, así como en el planeta.

Mucho que aprender de otras culturas

También hay mucha sabiduría antigua de la que aprender. Después de todo, las temperaturas cálidas no son algo nuevo, solo llegan a zonas que no están acostumbradas a ellas.

La gente en las zonas desérticas ya se ha adaptado hace tiempo, encontrando formas de mantener su entorno lo más fresquito posible, antes de que la electricidad les permitiera siquiera considerar el aire acondicionado. Las culturas en el Lejano Oriente tienen una larga historia de construir casas sobre pilotes, no solo para proteger sus casas de inundaciones, sino también para permitir un mecanismo de enfriamiento desde abajo. Esto se ha copiado en las zonas costeras de Estados Unidos, especialmente en las comunidades pesqueras a lo largo del Golfo de México.

Casa sobre pilotes. FOTO: Dean Moriarty/Pixabay.com

En la historia más reciente, los centros urbanos de Europa se han preparado para veranos largos y calurosos incorporando patios y parques en su planificación urbana. Entre otras escuelas de diseño, los arquitectos de la Bauhaus incorporaron algunas soluciones prácticas para que sus edificios pudieran hacer frente al clima de forma más eficiente.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

 

Siguientes artículos

AMLO
AMLO confía que Poder Judicial desahogará pronto amparos por Santa Lucía
Por

Ayer, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) consideró que el proyecto del Aeropuerto de Santa...