Si bien los contenidos audiovisuales serán mucho más propensos a generar engagement, para que realmente conecten con el público es necesario contar con una estrategia clara.

 

La semana pasada comentábamos sobre las redes sociales que tendrán un desarrollo importante en 2014, y el punto en común de todas ellas es que requieren del desarrollo de contenidos audiovisuales a mayor escala que antes, pues eso será la tendencia para este año que empieza.

Los contenidos audiovisuales representan una nueva manera de acercarnos a los consumidores. Sin embargo, una buena estrategia de marca requiere tener en cuenta varios elementos para que sea exitosa. En primer lugar, debemos considerar que los contenidos deben ser no sólo visualmente atractivos, sino contener algún elemento que transporte la experiencia de la marca a las redes.

PUBLICIDAD

Como hemos señalado en otras ocasiones, las redes sociales funcionan con base en la meritocracia, es decir, con ofrecer siempre algo a los consumidores. A diferencia de los medios tradicionales cuya pauta publicitaria debe observarse a fuerza, en las redes sociales no se puede obligar a los usuarios a seguir una cuenta o hacerlos ver por la fuerza un spot o banner.

Por el contrario, sucede que cuando un usuario sigue a una marca en redes sociales, es porque tiene un interés genuino. En otras palabras, si una persona sigue a una cuenta es porque se siente identificado con ella. En ese sentido, debemos crear los méritos suficientes para que seamos seguidos en Internet.

Además debemos considerar que los audiovisuales serán mucho más propensos a generar engagement, más que cualquier otro tipo de entrada, ya sea a través de su viralización o a base de los comentarios que generen.

He aquí 3 recomendaciones para iniciar campañas con contenidos audiovisuales en las redes que traen todo el hype para 2014.

Infografías. Las infografías añaden un valor extra a la información, pues no sólo se trata de hacer más fácil de entender un tema complicado a través de un esquema o mapa mental, sino se trata de compartir el expertise de la marca a través de otorgarle al cliente un conocimiento significativo sobre las actividades que son del ramo.

En ese sentido, podemos enseñarle a catar vinos, a combinar ciertas telas y estampados; a conseguir un mayor rendimiento en sus computadoras. En fin, la idea es que de acuerdo a la naturaleza de la marca, ofrezcamos a nuestros clientes un conocimiento que comparta la experiencia de la marca, que fidelice la identidad al cliente y que le enseñe algo que no sabía.

Una infografía es el medio idóneo pues su naturaleza puede volverlo viral rápidamente, además de proporcionarle un conocimiento que valorará y que nos dará méritos como cuenta. Es importante que, al menos, publiquemos una vez al mes, para que tengamos tiempo suficiente de investigar, diseñar y conceptualizar el gráfico que compartiremos.

He aquí un buen ejemplo de cómo una infografía puede ayudar en el branding:

info

 

Mini series en Vine. Son sólo 6 segundos de video sin editar, pero algunas marcas han logrado sacar partido de los videos que constantemente se suben a las redes sociales.

La idea en este caso es crear una experiencia, sumamente sencilla, concreta y basada en imágenes, sobre todo basados en la técnica de stop motion. Aquí, más que un spot, la idea es sintetizar visualmente un concepto central de nuestra marca y convertirlo en una especie de gif animado.

Las experiencias que ha creado Dove son bastante recomendables pues a través de una animación muy sencilla ha podido llevar la experiencia de su campaña y su marca a una red como Vine.

Otro buen ejemplo es lo que ha hecho General Electric, pues a través de una etiqueta como #6secondsscience ha logrado crear animaciones sencillas, pero espectaculares que le dan a sus usuarios la sensación de aprender algo.

Vine puede resultar una experiencia muy agradable para el consumidor si el contenido está brandeado adecuadamente. Incluso, puede darle consejos bastante simpáticos que los usuarios pueden aprovechar. Como fue el caso de Oreo.

Branded Playlist. No hay una mejor manera de conectar emocionalmente con una marca que a través de la música. En este sentido, los usuarios no sólo quieren escuchar la música de sus grupos favoritos, sino quieren recomendaciones sobre la música y el estilo de vida que les gusta llevar. Así, una recomendación musical no sólo es una es una mera ocurrencia: se trata de reforzar lo que el usuario piensa de sí mismo y establecer una relación más profunda con la marca. Crear playlists y compartirlas es una buena manera de permanecer siempre en el top of mind de los consumidores.

La idea de utilizar contenidos audiovisuales es también la de establecer un vínculo más profundo con los usuarios, pues no sólo ofreceremos contenidos propios, sino trataremos de convertir a usuarios en curadores y hacerlos partícipes de la experiencia que estamos creando. Por tanto, es muy importante que empecemos a etiquetar nuestro contenido. Sin embargo, no exagere, no le vaya a dar el síndrome de #instagram #y #quiera #escribir #así.

Contacto:
Twitter: @sincreatividad

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Soluciones a la medida vs productos en la nube, ¿cuál es la mejor opción?
Por

La adopción de soluciones móviles para incrementar la productividad en las empresas es cada vez más común; pero ¿cómo co...