La Conferencia de Obispos de Brasil repartió folletos con forma de tarjeta roja en iglesias y parroquias católicas, en donde se critica a los organizadores de la Copa del Mundo por el gasto en los estadios, en lugar de mejorar servicios públicos del país.

 

Reuters

SAO PAULO – Puede que el Papa Francisco sea un fanático del fútbol, pero su iglesia sacó “tarjeta roja” a los organizadores del Mundial de Brasil por gastar miles de millones de dólares en estadios en vez de mejorar los pésimos servicios públicos del país.

PUBLICIDAD

En un folleto con forma de tarjeta roja distribuido esta semana en iglesias y parroquias del país con más católicos del mundo, la Conferencia de Obispos de Brasil instó al Gobierno a respetar el derecho de la gente a manifestar contra el torneo que arranca el 12 de junio.

“La Iglesia quiere contribuir al debate público y expresar su preocupación con (…) la inversión de prioridades para el dinero público, que debería servir prioritariamente para la salud, la educación, el saneamiento básico, el transporte y la seguridad”, dijo.

Con ese mensaje, la Iglesia se suma al cuadro de brasileños que durante el último año han salido esporádicamente a la calle a protestar por el gasto en los estadios, considerados símbolos de derroche y corrupción.

Más protestas están previstas durante el torneo de un mes de duración.

El argentino Francisco, un ardiente hincha que durante las misas en el Vaticano recibe a menudo camisetas de fútbol de los fieles, tiene previsto transmitir un mensaje de paz con motivo del Mundial.

En el folleto, la Iglesia critica a los organizadores del Mundial por desalojar a personas pobres de las cercanías de los estadios, ignorar las leyes ambientales y entregar el deporte a “las grandes corporaciones”.

Pide también a las autoridades brasileñas que combatan la explotación sexual durante el evento, que atraería a unos 800.000 hinchas extranjeros a Brasil.

El éxito del Mundial, dijeron los obispos brasileños, no será medido en la cantidad de dinero que inyecte en la economía local o los beneficios que reporte a los patrocinadores.

“Una victoria de todos sólo ocurrirá si algunas exigencias fundamentales son cumplidas”, dijo la Iglesia.

 

 

Siguientes artículos

UE investiga disputa entre Amazon y Hachette por ebooks
Por

La compañía estadounidense ha retrasado el envío de algunos títulos del grupo editorial francés, además, retiró la opció...