El lujo abarca mucho más que las etiquetas habituales. Hoy, las marcas de alta costura tienen que convivir con las de fast fashion, los imperios textiles han comido espacio a los conglomerados deluxe y, dentro de nuestra lista de los hombres más ricos en el universo de la alta gama, nos encontramos con visionarios que apuestan por nuevos modelos de negocio.

Bernard Arnault. Foto: Foc Kan/WireImage/Getty Images.

LVMH / Bernard Arnault / 72,000 mdd

El emperador del buen gusto dirige con mano firme un holding de 70 marcas, entre las que se encuentran Louis Vuitton, Fendi, Loewe, Céline, Givenchy, Sephora y Dom Pérignon. Este año, su fortuna ha crecido en 30,000 mdd con un golpe maestro: comprar el 100% de las acciones de Christian Dior. Además, dirige una fundación de arte, diseñada por Frank Gehry, ubicada en el Bois de Boulongne, cuyo valor asciende a 135 mdd. El origen de su fortuna proviene de su padre, quien logró construir un pequeño imperio inmobiliario, que él heredó y decidió transformar en el grupo LVMH, cuya primera apuesta fue Christian Dior, en 1985, casa que este año ha adquirido en su totalidad.

Foto: Zara.

Foto: Zara.

ZARA / Amancio Ortega / 70,000 mdd

PUBLICIDAD

Es uno de los hombres más ricos de Europa y el minorista más rico del mundo. Pionero de la fast fashion, cofundó Inditex en 1975, con su ex esposa, Rosalia Mera. Es dueño de aproximadamente el 60% de Inditex, que tiene sede en Madrid, y posee ocho marcas, entre las que destaca Zara, con 7,500 tiendas en todo el mundo, que le reportan unas ganancias anuales de 400 mdd. Ha invertido sus dividendos en bienes raíces en todo el mundo.

Foto: L’Oréal.

L’ORÉAL / Francoise Bettencourt / 42,200 mdd

Posee el 33% de las acciones de L’oréal, el holding de la familia que ella preside. Se convirtió en la heredera de este emporio cosmético cuando su madre, Liliane Bettencourt, en ese momento la mujer más rica del mundo, falleció a los 94 años el año pasado. Es nieta del fundador de este emporio y ha escrito tres libros, uno de ellos sobre los dioses griegos.

Foto: Nike.

NIKE / Phil Knight / 29,600 mdd

En 2016, después de 52 años, Phil Knight se retiró como presidente de Nike, la empresa de calzado deportivo que él mismo fundó en 1964, con 500 dólares, junto con su entrenador de atletismo en la Universidad de Oregón, Bill Bowerman. Hoy, la empresa tiene ingresos anuales de 34,000 mdd, posee una plantilla de 74,400 empleados y tiene oficinas en 52 países.

Foto: Kering.

KERING / François Pinault / 27,000 mdd

En 1963, era dueño de una empresa de materiales de construcción, pero, en 1999, con la adquisición de una participación de control en Gucci Group, decidió internarse en el mundo del lujo. Hoy posee las marcas Saint Laurent, Alexander McQueen y Stella McCartney, además de una colección de obras de arte de más de 3,000 piezas.

Te puede interesar: Las marcas de lujo: entre la permanencia y lo nuevo

BMW / Stefan Quandt / 22,000 mdd

Aproximadamente el 90% de la fortuna de Stefan Quandt deriva del trío de marcas automotrices BMW, Mini y Rolls-Royce. El hijo del fallecido Herbert Quandt heredó una participación del 17.4% en el grupo BMW. Tras la muerte de su madre, Johanna Quandt, en 2015, se ha convertido en uno de los hombres más ricos de Alemania, ya que ella contaba con el 16.7%, que ahora se han repartido sus dos hijos, además de otras participaciones en diversas empresas. Ambos hermanos comparten un perfil muy discreto.

LUXOTTICA / Leonardo del Vecchio /21,200 mdd

Luxottica es propietaria de Sunglass Hut, LensCrafters, Ray-Ban y Oakley, además fabrica lentes para marcas como Bulgari, Chanel y Armani. El año pasado se fusionó con el fabricante de lentes Essilor para crear el mayor productor de artículos de visión del mundo. Su fundador fue enviado a un orfanato a los siete años porque su madre viuda no podía permitirse mantener a sus cinco hijos. Hoy, es dueño de una compañía billonaria.

UNIQLO / Tadashi Yanai / 19,500 mdd

Deslumbrado por la mentalidad estadounidense, Tadashi Yanai montó Uniqlo, un imperio textil desde Japón. Su lema, “Crece o muere”, ha hecho que su empresa ya cuente con más de 1,000 establecimientos en 14 países y tenga cifras de crecimiento tan impresionantes como esta: un incremento del 65% de ventas en el ámbito internacional.

H&M / Stefan Persson / 16,800 mdd

Persson es la persona más rica de Suecia gracias a H&M (Hennes & Mauritz), el gigante de ropa low cost, donde posee una participación del 29% y ocupa el cargo de presidente. Su padre, Erling Persson, fundó la cadena el año 1947, y hoy es su hijo, Karl Johan, quien está al frente de la compañía como CEO. Sus hijas, Charlotte Söderström y Lottie Tham, también son multimillonarias gracias a los beneficios que perciben de la marca familiar. H&M es una de las empresas pioneras en hacer alianzas con diseñadores de marcas de lujo, proponiendo colecciones cápsula accesibles para todos los bolsillos.

Te puede interesar: Lujo: exclusividad, hemisferios e inclusividad

CHANEL / Alain y Gerard Wertheimer / 13,000 mdd (cada uno)

Alain: El nieto del cofundador de la casa Chanel es un hombre de perfil bajo que cada día es más rico y más invisible. Prefiere dejar el protagonismo al director creativo de la maison, Karl Lagerfeld, y también tiene inversiones en otras marcas, como los relojes Bell & Ross, así como diversas bodegas en Francia de vinos premium.

Gerard: Junto a su hermano Alain, presidente de Chanel, Gerard Wertheimer, quien encabeza la división de relojes, posee la icónica marca de la doble C, que además de ropa de alta costura y prêt-à-porter, comercializa accesorios, perfumes y cosméticos. Cumpliendo con la tradicional discreción familiar, no revelan datos financieros sobre su compañía y evitan asistir a eventos de la marca.

ESTÉE LAUDER / Leonard Lauder / 12,900 mdd

Conocido como el rey de la cosmética, Leonard Lauder es el mayor accionista y presidente emérito de Estée Lauder, un holding que, además de esta marca, incluye a otras como Clinique, MAC Cosmetics, Aveda, Bobbi Brown, Smashbox y La Mer. Su colección de arte cubista se exhibe en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

GIORGIO ARMANI / 8,900 mdd

Fundó su firma con 40 años y, sin haber empuñado jamás una aguja, revolucionó la moda. Propietario de una de las últimas marcas independientes, que no ha sido engullida por ningún conglomerado del lujo, ha sido pionero en la conquista del mercado asiático, el desarrollo de segundas líneas de negocio y de licencias. Además de la moda, el diseñador ha ampliado su imperio con una cadena de hoteles y el diseño de interiores made by Armani.

RICHEMONT / Johan Rupert / 7,000 mdd

Johann Peter Rupert es un empresario sudafricano, presidente de la compañía suiza Richemont, un emporio del lujo que reúne las marcas Cartier, Montblanc, Van Cleef & Arpels, Piaget, Jaeger-LeCoultre o Chloé. Su compañía es la octava más grande de la Bolsa suiza y la tercera de bienes de lujo más grande en el mundo, tras LVMH y Kering.

Foto: De Beers.

DE BEERS / Nicky Oppenheimer / 6,600 mdd

Nicky Oppenheimer heredó de su familia un nombre mítico en el universo de los diamantes: De Beers. En 2012, se retiró del negocio y ha mantenido un perfil bajo desde entonces. Por casi 90 años, su familia ha controlado el comercio de los diamantes en el mundo, aunque en 2012 decidió vender su participación del 40% de Beers al conglomerado minero Anglo American por 5,100 millones de dólares.

 

Siguientes artículos

El negocio de limpieza para prendas crece y se renueva con Pressto
Por

A través de un modelo de negocio singular y rentable, Pressto se ubica como líder del sector de tintorerías con más de 1...